Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#672 - Impuestos para la Sustentabilidad, 13-Oct-1999

La sustentabilidad significa satisfacer las necesidades humanas de
manera justa y sin destruir los ecosistemas que mantienen la vida. El
conflicto entre las economías modernas y el medio ambiente natural yace
en el corazón del "uso sustentable del planeta". (El conflicto entre
las economías modernas y la "justicia" también es un problema inmenso,
el cual retomaremos otro día. Vea también el Anuncio de la Conferencia,
más adelante en este número).

¿Cómo pueden modificarse las economías modernas para que sostengan los
ecosistemas en lugar de destruirlos?

Las políticas impositivas definitivamente pueden ayudar. La idea básica
es gravar las cosas que no deseamos (como la contaminación y los
desperdicios) y eliminar los impuestos de las cosas que sí queremos
(por ejemplo, el trabajo, los ingresos y los ahorros). Muchos
economistas han venido promoviendo los impuestos a la contaminación
durante años [1].

La idea no es aumentar los impuestos --en la mayoría de los casos, la
idea es "cambiar" una clase de impuesto por otra sin aumentar la carga
impositiva total. Por supuesto, poner los impuestos sobre la
contaminación aumentará la carga impositiva de los contaminadores,
quienes frecuentemente son personas adineradas y poderosas. Así que el
cambio de los impuestos pudiera causar una lucha política, pero lo
mismo hace casi todo lo que beneficia a grandes cantidades de personas
en estos días.

Un nuevo reporte recién publicado esta semana por la organización
Sustainable America (SA), describe 10 clases de impuestos "favorables
para el medio ambiente" que pueden sustituir a los impuestos
tradicionales [2]. Los nuevos impuestos le proporcionan ingresos al
gobierno, pero lo que es mucho más importante: ellos proporcionan
incentivos para que los individuos y las empresas se comporten de
manera que protejan el medio ambiente, aprovechando así las "fuerzas
del mercado" a favor de la protección ambiental.

Los 10 impuestos de Sustainable America pueden reducir un amplio
conjunto de peligros ambientales: el calentamiento global; las
descargas de venenos industriales en el aire y agua; los tóxicos
agrícolas (fertilizantes y pesticidas); el "smog" producido por los
vehículos de motor; la expansión suburbana descontrolada y las ruinas
urbanas; las tierras contaminadas (también llamadas "brownfields"); la
basura municipal; el uso excesivo del agua; la destrucción de los
bosques y el agotamiento de las pesquerías. Los impuestos favorables
para el medio ambiente pueden ayudar a solucionar muchos problemas
importantes. Estos impuestos no sustituyen otras políticas ambientales
(tales como las prohibiciones, acciones preventivas y regulaciones),
ellos las complementan.

El reporte "impuestos favorables para el medio ambiente", de SA, es
mucho más que sólo un reporte tradicional --es un "equipo organizador"
dirigido a los ciudadanos que quieren lanzar campañas para cambiar a
estos nuevos impuestos. El Equipo le proporciona a usted todo lo que
necesita para llevar a cabo una campaña. Para cada una de las 10 clases
de impuestos, el Equipo describe:

* cuál es el problema que necesita ser resuelto

* qué debería ser gravado para ayudar a solucionarlo

* quién debería pagar el impuesto

* cómo deberían usarse las rentas resultantes

* de qué manera cambiará este impuesto el comportamiento de la gente

* cómo resultarán afectados los individuos y las comunidades

* quién está usando estas políticas hoy en día

* dónde puede usted obtener más información

He aquí una breve discusión de algunos de estos "impuestos para la
sustentabilidad":

IMPUESTO AL VALOR DE LA TIERRA PARA IMPEDIR LA URBANIZACION DESORDENADA

La urbanización desordenada destruye las áreas naturales, pavimenta las
tierras agrícolas, acaba con los pocos lugares abiertos, aumenta el
tráfico de los que viajan diariamente al lugar de trabajo y por
consiguiente incrementa la contaminación del aire, aísla a los pobres
en los centros de las ciudades, disminuye la base impositiva urbana,
reduce el número de empleos disponibles para los residentes de las
ciudades, aumenta la cantidad de lotes y edificios vacantes o
abandonados en las ciudades, destruye el tradicional sentido de
comunidad encontrado en los vecindarios urbanos y aumenta la carga
impositiva sobre los residentes suburbanos. Para revitalizar nuestras
ciudades y reducir la contaminación creada por los automóviles,
necesitamos frenar el desorden [3].

El movimiento de gente fuera de las ciudades y hacia los suburbios está
siendo promovido por muchas políticas públicas. Por ejemplo, los
gobiernos subsidian el uso del automóvil (pagando por las autopistas,
el control del tráfico, el cumplimiento de la ley, los
estacionamientos, los efectos sobre la salud pública, etcétera). Las
leyes de la Dirección Federal de la Vivienda (Federal Housing
Administration, FHA) han favorecido los préstamos para las viviendas
unifamiliares (en los suburbios) pero no para las viviendas
multifamiliares (en las ciudades). Las regulaciones de la FHA también
han hecho que sea más barato comprar una vivienda nueva (en los
suburbios) que renovar una vivienda vieja (en las ciudades). Las
deducciones impositivas federales para los intereses hipotecarios de
las viviendas subsidian a los propietarios de viviendas (en los
suburbios) frente a quienes alquilan (en las ciudades). Al aumentar el
desarrollo suburbano el precio de las tierras cultivables en los
suburbios, los impuestos a las herencias pueden forzar a los hijos de
los agricultores a vender las granjas sólo para pagar los impuestos.
Para revitalizar las ciudades y prevenir la tan destructiva
urbanización desordenada, cada uno de estos subsidios a los suburbios
debería ser reducido o eliminado.

Pero eso no es todo. SA sugiere que el impuesto a la propiedad podría
cambiarse de una manera inteligente para reducir los incentivos a la
urbanización desordenada. Si se eliminaran los impuestos de propiedad
de los edificios urbanos y se concentraran en los terrenos debajo de
los edificios, se penalizaría la especulación de las tierras y se
recompensaría a la gente que construyó sobre su terreno. Los
especuladores de tierras mantienen los terrenos sin desarrollar,
esperando obtener un precio más alto en el futuro. Esto promueve el
desarrollo "a saltos" fuera de la ciudad y hacia los campos de los
alrededores. El cambio propuesto desde el tradicional impuesto a la
propiedad hacia el "impuesto al valor de la tierra" penalizaría la
especulación de las tierras y favorecería el desarrollo urbano.
Eliminar (o reducir) el impuesto sobre los edificios hace que sean más
baratos de construir y operar y más accesibles para comprar o alquilar.
La construcción urbana crea empleos urbanos.

De la manera como están las cosas ahora, al desintegrarse los edificios
urbanos, los propietarios frecuentemente no hacen reparaciones porque
su impuesto a la propiedad aumentará. Así que el tradicional impuesto a
la propiedad crea un incentivo hacia el desorden suburbano y la
desintegración urbana. Cambiar el impuesto a la propiedad de los
edificios a los terrenos transpone estos incentivos.

Gravar la tierra más que los edificios reducirá los impuestos para los
propietarios de viviendas. Los especuladores de terrenos, por el otro
lado, verán aumentar sus impuestos. Y existen otros beneficios. Según
el Instituto Henry George en Columbia, Maryland, la ciudad de
Harrisburg en Pennsylvania ha cambiado del sistema tradicional de
impuestos a la propiedad al "impuesto al valor de la tierra". En
Harrisburg había 4200 estructuras abandonadas y ahora hay 500 porque ya
no se penaliza a nadie por reparar un edificio viejo. (Ver
www.smart.net/~hgeorge/).

Puede haber una desventaja importante de este cambio al impuesto a la
propiedad: podría crear un incentivo para construir en espacios
abiertos y en áreas ecológicamente sensibles; así que estas áreas
necesitarán ser protegidas vigorosamente mediante la zonificación y el
establecimiento de límites estrictos de crecimiento urbano, como las
que han sido promulgadas en ciudades como Portland, Oregon. Pero, por
supuesto, tales áreas también necesitan protección bajo el actual
sistema de impuestos de propiedad.

IMPUESTOS A LA CONTAMINACION Y LOS DESPERDICIOS

Las otras 9 clases de impuestos defendidas por Sustainable America son
más conocidas para muchas personas --un impuesto al carbón en los
combustibles; un impuesto a las emisiones de los vehículos de motor; un
impuesto a las descargas industriales contaminantes en el aire y en el
agua; un impuesto a los desechos sólidos municipales; un impuesto a los
fertilizantes y pesticidas; un impuesto a la tala; un impuesto a los
usos despilfarradores del agua (la irrigación y la energía
hidroeléctrica); y un impuesto al pescado recolectado.

En cada caso, el objetivo y efecto principal es impedir una actividad
que envenena la tierra o que disminuye su capacidad para proporcionar
un flujo continuo de beneficios para nosotros y para las generaciones
futuras.

El EQUIPO ORGANIZADOR de SA ha sido preparado muy concienzudamente.
Cuando hay razones para pensar que un impuesto particular tendrá
efectos opuestos (como penalizar a los pobres, por ejemplo), el EQUIPO
lo dice y sugiere soluciones. Si un impuesto no ha sido probado en
muchos lugares, de manera que los resultados no se comprenden bien, el
EQUIPO lo dice.

Este EQUIPO ORGANIZADOR hace una contribución sustancial en la
traducción de la "sustentabilidad" en políticas públicas que la gente
pueda defender en sus comunidades y al nivel estatal. Aquí hay mucho
sobre lo cual meditar. Muchas cosas buenas sobre las cuales meditar.

A finales del siglo 20 la tendencia más importante ha sido la campaña
de las corporaciones transnacionales para crear "mercados libres
globalizados", lo que es decir el flujo de materiales y dinero a través
de límites internacionales sin restricciones. Las corporaciones
estadounidenses han encabezado esta campaña mundial durante los últimos
30 años.

He aquí una corta lista de los efectos observables de las políticas
del "mercado libre globalizado": (1) Las naciones están perdiendo el
derecho a hacer cumplir las regulaciones ambientales y otras normas
tradicionales de las sociedades civilizadas (por ejemplo, la fijación
progresiva de impuestos y la imparcialidad de la ley); (2) Los salarios
de los trabajadores se encuentran sometidos a una presión descendente
constante hacia un nivel de subsistencia; (3) La agricultura autóctona
para el consumo local es sustituida por la agricultura mecanizada
industrial, dirigida a los mercados de exportación; los campesinos son
obligados a dejar el campo e ir a barrios urbanos bajos y marginales;
(4) Las tradiciones indígenas, las creencias y las formas de aprender
son deshonradas y sustituidas a la fuerza por formas "avanzadas"
de 'cultura plástica'; (5) Las desigualdades en los ingresos y las
riquezas están aumentando en cada país que participa en los "reajustes
estructurales" u otros requerimientos del mercado libre globalizado;
(6) Las creencias políticas conservadoras tradicionales han
desaparecido notablemente, sustituidas por la ética que ahora vigoriza
a las autoproclamadas políticas "conservadoras" en los E.U.A. (y en el
extranjero): el interés avaricioso en sí mismo y la elección del
consumidor son DE FACTO las únicas verdaderas virtudes; (7) El papel
tradicional del gobierno --de proporcionarle seguridad a sus ciudadanos-
- resulta debilitado fundamentalmente al ser anuladas las redes de
seguridad social alrededor del mundo; (8) Como resultado de lo
anterior, familias y comunidades resultan presionadas y frecuentemente
se desintegran y aumenta el desorden. Como solución a esto, los E.U.A.
están experimentando con la prisión de las masas (con más de un millón
de ciudadanos presos actualmente); (9) Las formas democráticas están
desapareciendo forzosamente porque son incompatibles con la campaña por
los mercados libres globalizados, la cual es uno de los intentos de
ingeniería social más grandes jamás concebidos; (10) En muchos países,
incluyendo los E.U.A., están aumentando los extremistas de derecha, los
fundamentalistas y quienes fomentan el odio; (11) Las guerras por los
recursos que escasean, los problemas étnicos y la religión están
barriendo el globo. Así que el culto corporativo del "mercado libre
globalizado" está intentando reingeniar el mundo, a pesar de las
consecuencias para las sociedades humanas, justo frente a nuestros
ojos. (Si desea documentarse, vea, por ejemplo: John Gray, FALSE DAWN
[New York: The New Press, 1998; ISBN 1-56584-521-8]; Gray es profesor
de la Escuela de Economía de Londres).

Felizmente, el esfuerzo por crear un mercado libre globalizado está
casi seguramente condenado al fracaso. En todas partes la gente se está
organizando para devolverle el sentido común a las políticas públicas,
para poner a las corporaciones de nuevo en su lugar, y para reclamar
una apariencia de control democrático sobre las instituciones claves.

Una conferencia importante llamada "Coordinating Challenges to
Corporate Globalization" ("Coordinando los desafíos a la globalización
corporativa") está siendo organizada por el Preamble Center (Centro del
Preámbulo) [de Washington, D.C.] para los días 12 al 14 de noviembre en
Chicago. El costo es de $75,00. Para más información, envíele un correo
electrónico al personal de la conferencia a: wep@preamble.org, o llame
a Matt Siegel, director del proyecto, al (202) 265-3263.

--Peter Montague (National Writers Union, UAW Local 1981/AFL-CIO)

=====

[1] Por ejemplo, ver Allen Kneese y Charles Schultze, POLLUTION,
PRICES, AND PUBLIC POLICY (Washington, D.C.: Brookings Institution,
1974). ISBN 0815749937.

[2] Elaine Gross, ENVIRONMENT-FRIENDLY TAXES ORGANIZER KIT ["EQUIPO
ORGANIZADOR PARA IMPUESTOS FAVORABLES AL MEDIO AMBIENTE"] (New York:
Sustainable America, 1999). Sustainable America, 42 Broadway, Suite
1740, New York, N.Y. 10004-1617. Teléfono: (212) 269-9550. Fax: (212)
269-9557. Correo electrónico: sustamer@sanetwork.org. Web:
www.sanetwork.org. En pro de la divulgación total, debo mencionar que
mi nombre está en la lista de la portada como uno de los autores del
EQUIPO ORGANIZADOR.--P.M.

[3] Ver http://www.sierraclub.org/sprawl/report98/ y
http://www.sierraclub.org/sprawl/report99/ .

Palabras claves: impuestos; fijación de impuestos; políticas públicas;
sustentabilidad; desorden; uso de la tierra; impuestos a la
contaminación; economía;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (21)