Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#624 - Desarrollo Sostenible -- Parte I, 11-Nov-1998

La frase "desarrollo sostenible" fue acuñada en 1987 por la Comisión
Mundial para el Ambiente y el Desarrollo (World Commission on
Environment and Development) (la "Comisión Bruntland"). La Comisión
definió el "desarrollo sostenible" como el mejoramiento material
necesario para satisfacer las necesidades de la generación actual sin
comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus
propias necesidades [1]. Esta definición enfatiza un aspecto importante
de nuestra relación ética con quienes no han nacido, pero sin embargo
permanece demasiado vaga para ser verdaderamente útil como una guía para
la actividad humana debido a que nosotros no nos podemos poner de
acuerdo sobre el significado de las "necesidades". Nosotros no podemos
saber a ciencia cierta cuáles serán las "necesidades" de las
generaciones futuras, y ni siquiera podemos ponernos de acuerdo sobre lo
que nosotros mismos "necesitamos" frente a lo que simplemente deseamos.

Afortunadamente, están entrando en foco definiciones más útiles de
"desarrollo sostenible". Con "más útiles" quiero decir definiciones que
nos permitirán llegar a un acuerdo, dándonos así una base común para la
acción. En su libro BEYOND GROWTH (MAS ALLA DEL CRECIMIENTO) [2], el
economista Herman Daly define el "desarrollo sostenible" como el
"desarrollo sin crecimiento" --sin crecimiento en "throughput" (o
"capacidad de flujo"), más allá de la capacidad de regeneración y
absorción ambiental" [2, pág. 69]. Esta es una definición importante,
que vale la pena examinar.

Primero, consideremos el "throughput". "Throughput" es el flujo de
materiales y energía a través de la economía humana. Incluye todo lo que
nosotros producimos y hacemos. Cuando hablamos de "crecimiento" estamos
hablando del crecimiento en "throughput" --cuando la gente produce (y
desecha) más cosas y usa más energía para hacerlo. La totalidad de la
economía humana es "throughput". Se calcula como el número total de
personas multiplicado por su consumo.

La "capacidad de regeneración y absorción del ambiente" se refiere a la
capacidad del ambiente para proporcionar (a) materiales para nuestro
uso, y (b) sitios donde podamos tirar nuestros desechos. Esto se vuelve
un poco más complicado. Se refiere a dos cosas --(1) la capacidad del
ambiente para proporcionarnos los materiales crudos de alta calidad que
necesitamos para fabricar cosas, y (2) la capacidad del ambiente para
descomponer nuestros desechos y convertirlos de nuevo en materiales
crudos, un servicio esencial.

Tomemos primero la basura. Cuando nosotros tiramos cosas [a la basura],
la naturaleza comienza a descomponerlas y a reciclarlas. Por ejemplo,
cuando tiramos madera, agentes naturales (llamados "descomponedores"),
como las termitas, comienzan a comer nuestros desechos de madera y a
descomponerlos en materiales crudos --carbono, hidrógeno, oxígeno,
nitrógeno, azufre y otros más. Criaturas como los gusanos de tierra usan
los desechos de las termitas como materiales crudos para la tierra, los
cuales proporcionan los nutrientes para que crezcan árboles nuevos. Esta
es la llamada "cadena alimentaria del detrito" y es esencial para la
vida en la tierra, aunque en gran parte es invisible desde la
perspectiva humana. La cadena alimentaria del detrito está formada por
insectos, bacterias, hongos y otras criaturas de las cuales la mayoría
de nosotros conocemos muy poco. Pero sin su trabajo, el mundo se
volvería sobrecargado con desechos y los procesos biológicos se
estancarían y dejarían de funcionar [3]. Si usted ha visitado alguna vez
una granja moderna de cerdos, usted tiene una idea de lo que significa
exceder la capacidad del ambiente local para absorber desechos. Es
desagradable y peligroso.

Un segundo gran beneficio que la naturaleza nos proporciona son los
materiales crudos de alta calidad que podemos usar. Herman Daly los
llama "capital natural", de los cuales hay dos clases. La primera clase
de capital natural toma la forma de una "reserva", una cantidad fija,
como el petróleo o carbón o los depósitos ricos en cobre. Nosotros
podemos usar estas reservas de capital natural a cualquier velocidad que
nosotros escojamos, pero cuando son usadas (dispersadas en el ambiente
como desechos), éstas ya no seguirán estando disponibles para nuestro
uso, o para el uso de las generaciones futuras. (La segunda ley de la
termodinámica garantiza que nosotros nunca podemos tomar átomos
altamente dispersos de, digamos, cobre y volver a ponerlos dentro de un
depósito altamente concentrado de cobre. Sencillamente, los
requerimientos energéticos de una operación como tal son demasiado
grandes. Si la segunda ley no fuese cierta, como dice Herman Daly,
nosotros podríamos hacer molinos de viento a partir de la arena de playa
y usarlos para hacer funcionar máquinas de extracción de oro a partir de
agua de mar. Desafortunadamente, la segunda ley SI es cierta, y una vez
que nosotros dispersamos metales altamente concentrados, no podemos
darnos el lujo de reconcentrarlos).

La segunda clase de capital natural toma la forma de un flujo. En
general, estos flujos son continuos (aunque la torpeza humana puede
interrumpir algunos de ellos). Entre los ejemplos se incluyen la luz
solar, la capacidad de las plantas verdes para fabricar carbohidratos
por fotosíntesis, la lluvia y la producción de peces en los océanos.
Estas formas de capital natural son eternamente renovables pero sólo
pueden ser usadas a una cierta velocidad --la velocidad a la que la
naturaleza las proporciona. Por ejemplo: mientras nosotros talemos
árboles a una cierta velocidad y no más rápido, entonces la naturaleza
producirá nuevos árboles suficientemente rápido para mantener un
suministro constante de árboles talables. Si nosotros talamos árboles a
una velocidad mayor que ésa, la naturaleza no será capaz de seguir a
nuestro paso y entonces la gente en el futuro tendrá menos árboles para
satisfacer sus necesidades. La capacidad de la Tierra para mantener la
vida habrá disminuido. Este es un ejemplo de [cómo se] excede la
capacidad del ecosistema de regenerarse a sí mismo.

El crecimiento, entonces, significa el aumento cuantitativo en tamaño
físico. El desarrollo, por el otro lado, significa el cambio
cualitativo, la realización de potencialidades, la transición a un
estado más pleno o mejor. En un planeta como la Tierra, la cual es
finita y no está creciendo, no puede haber algo como el "crecimiento
sostenible" debido a que el crecimiento inevitablemente se topará con
límites físicos. Debido a los límites físicos, el crecimiento de
"throughput" sencillamente no es sostenible indefinidamente. Pero el
desarrollo PUEDE continuar infinitamente al buscar nosotros mejorar la
calidad de vida para los seres humanos y para las otras criaturas con
las cuales compartimos el planeta.

Repitiendo entonces: el desarrollo sostenible significa el desarrollo
sin crecimiento en "throughput" que excede la capacidad de regeneración
y absorción del ambiente. El desarrollo sostenible y la ideología
habitual del crecimiento contrastan entre sí y, de hecho, son
incompatibles entre sí.

De manera que para ser sostenible, la economía humana (nuestro
"throughput") no debe exceder un cierto tamaño en relación al ecosistema
global debido a que comenzará a disminuir la capacidad del planeta para
mantener a los seres humanos (y a otras criaturas). Si la economía
humana se vuelve demasiado grande, comenzará a interferir con los
servicios naturales que mantienen toda la vida --servicios tales como
fotosíntesis, polinización, purificación del aire y agua, mantenimiento
del clima, filtración de radiación ultravioleta excesiva, reciclaje de
desechos, y así sucesivamente. El crecimiento más allá de ése punto
producirá consecuencias negativas que exceden los beneficios del aumento
del "throughput".

Existen evidencias considerables de que el "throughput" de algunas
partes de la economía humana ya ha excedido la capacidad de regeneración
y absorción del ambiente. El problema del cambio de clima y el
calentamiento global es un ejemplo; éste proporciona evidencias de que
nosotros hemos excedido la capacidad de la atmósfera para absorber
nuestros desechos de dióxido de carbono, metano y óxidos de nitrógeno.
Muchos de los peces de agua dulce del mundo ahora contienen niveles
peligrosamente elevados de mercurio tóxico debido a que nosotros, los
seres humanos, hemos duplicado la cantidad de mercurio normalmente
presente en la atmósfera --evidencia de que nosotros hemos excedido la
capacidad de la Tierra para absorber nuestros desechos de mercurio [4].
La reducción de la capa de ozono es una evidencia de que nosotros hemos
excedido la capacidad de la atmósfera para absorber nuestros desechos
clorados fluorocarbonados (CFC). Esta lista puede extenderse fácilmente.

Existe también evidencia considerable de que ya hemos disminuido varias
reservas importantes y flujos de capital natural. La economía de los
EUA, por ejemplo, ahora es dependiente del petróleo importado del Medio
Oriente debido a que hemos disminuido nuestras propias reservas de
petróleo. La mayoría de las diecisiete pesquerías marinas del mundo
están severamente reducidas --un flujo de capital natural que nosotros
hemos cosechado en demasía, en algunos casos llegando cerca del punto de
la extinción. (Ver REHW #587). Esta lista, también, puede extenderse
fácilmente.

En este punto, parece digno de mencionarse un límite en particular. En
1986, un grupo de biólogos de la Universidad de Stanford analizaron la
cantidad total de actividad fotosintética en todas las tierras
disponibles del planeta, y se preguntaron qué proporción de ellas se las
han apropiado los seres humanos ahora para su propio uso (principalmente
a través de la agricultura)?[5]. La respuesta es un 40%. Esto deja un
60% para el uso de los seres no humanos. Pero la población humana
actualmente está duplicándose cada 35 ó 40 años. Después de una
duplicación más, los seres humanos estarán usando un 80% de todos los
productos de la luz solar, y poco después de eso, un 100%. No me
malentienda --los seres humanos son importantes. Pero yo no conozco a
muchas personas que piensan que sería inteligente negarle a toda
criatura silvestre el acceso al alimento básico y a los recursos del
hábitat del planeta sólo para mantener a la economía humana en
expansión. Incluso si nosotros pensamos que teníamos el derecho de usar
un 100% de los productos verdes de la luz solar [de la fotosíntesis]
para nuestros propios propósitos, la población humana tendría que parar
de crecer en ése punto debido a que no habría más luz solar de qué
apropiarse. Ese tiempo es menor que el de una vida humana (70 años).

Así que nosotros pronto alcanzaremos --o probablemente ya hemos
alcanzado--el punto en el cual el crecimiento de la economía humana hace
más un daño que un bien. Lo que se necesita bajo estas circunstancias es
estabilizar el consumo total, el "throughput" total.

Existen dos razones básicas para hacer esto, una basada en la ciencia y
la otra en la religión. Herman Daly ofrece ambas. Nosotros hemos
escuchado el argumento científico, arriba, que dice que la capacidad de
la Tierra para mantener la vida está siendo --o pronto será-- disminuida
por el crecimiento del "throughput" y que más tarde o más temprano
nosotros sólo podremos hacernos daño a nosotros mismos y a nuestros
hijos si nosotros insistimos en esta ruta de "insostenibilidad". El
argumento religioso es como sigue:

"Creo que Dios el Creador existe ahora, al igual que en el pasado y en
el futuro, y es la fuente de nuestro compromiso hacia la Creación,
incluyendo otras criaturas, y especialmente incluyendo a los miembros de
nuestra propia especie que están sufriendo. Nuestra capacidad e
inclinación para enriquecer el presente a expensas del futuro y de otras
especies es tan real y tan pecaminosa como nuestra tendencia a seguir
enriqueciendo a los adinerados a expensas de los pobres. Devolverle a
Dios el regalo de la Creación en un estado degradado capaz de mantener
menos vida, menos abundantemente y para un futuro más corto, sin duda es
un pecado. Si es un pecado matar y robar, entonces sin duda es un pecado
destruir la capacidad de carga --la capacidad de la tierra para mantener
la vida ahora y en el futuro. A veces nosotros nos encontramos en un
impasse en el cual los pecados son inevitables. A veces pudiéramos tener
que sacrificar la vida futura para poder preservar la vida del
presente-- pero sacrificar la vida del futuro para proteger los lujos y
las extravagancias del presente es una cosa muy diferente" [2, págs.
222-223].

--Peter Montague
(National Writers Union, UAW Local 1981/AFL-CIO)

======

[1] Gro Harlem Brundtland y otros, OUR COMMON FUTURE (New York: Oxford
University Press, 1987).

[2] Herman E. Daly, BEYOND GROWTH (Boston: Beacon Press, 1996).

[3] Ver cualquier texto de ecología; por ejemplo, G. Tyler Miller, Jr.,
LIVING IN THE ENVIRONMENT Novena Edición (Belmont, California: Wadsworth
Publishing, 1996), capítulo 5, "Ecosystems and How They Work."

[4] F. Slemr y E. Langer, "Increase in global atmospheric concentrations
of mercury inferred from measurements over the Atlantic Ocean," NATURE
Vol. 355 (January 30, 1992), págs. 434-437.

[5] Peter M. Vitousek y otros, "Human Appropriation of the Products of
Photosynthesis," BIOSCIENCE Vol. 34, No. 6 (1986), págs. 368-373.

Palabras claves: crecimiento; desarrollo sostenible; brundtland
commission; world commission on environment and development; throughput;
economía; herman daly; beyond growth; funcionamiento de los ecosistemas;
cadena alimentaria del detrito; capital natural; desarrollo
(definición);

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (29)