Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#617 - Los Vertideros son Peligrosos, 23-Sep-1998

Un nuevo estudio realizado por el Departamento de Salud del Estado de
Nueva York (New York State Department of Health) reporta que las
mujeres que viven cerca de vertederos de desechos sólidos donde hay
escapes de gas tienen una probabilidad cuatro veces mayor de padecer
cáncer de la vejiga o leucemia (cáncer de las células de la sangre)
[1].

El nuevo estudio examinó la incidencia de siete tipos de cáncer entre
hombres y mujeres que viven cerca de 38 vertederos donde se piensa que
el gas que se produce normalmente en ellos está escapando hacia el aire
circundante. De los 14 tipos de cáncer estudiados (7 en hombres y 7 en
mujeres), se encontró que 10 (o un 71%) eran elevados pero sólo dos
(cáncer de vejiga y leucemia en las mujeres) fueron estadísticamente
significativos al nivel de un 5%. Los siete cánceres estudiados fueron
la leucemia, los linfomas no Hodgkin, los cánceres de hígado, pulmón,
riñón, vejiga y cerebro. En las mujeres que viven cerca de vertederos,
la incidencia de los siete tipos de cáncer fue elevada. En los hombres,
el estudio encontró una incidencia elevada (aunque no estadísticamente
significativa) de cáncer de pulmón, cáncer de vejiga y leucemia.

Lo que es más sorprendente acerca del estudio de Nueva York es que sólo
examinó 38 vertederos. El Departamento de Salud del estado comenzó
observando 131 vertederos, pero eventualmente estudiaron sólo 38 de
ellos (un 29%) alegando que era probable que sólo esos 38 estuvieran
liberando gases. A diferencia de esto, en 1990 un estudio de 356
vertederos en California encontró que 240 de ellos (o un 67%) emitían
uno o más solventes tóxicos [2]. No está claro por qué las autoridades
de Nueva York asumieron que sólo se están escapando gases de un 29% de
los vertederos de Nueva York cuando se han medido gases tóxicos
escapando de un 67% de los vertederos estudiados en California.

Los gases de los vertederos consisten de metano y dióxido de carbono
que se encuentran naturalmente en estos sitios, y que se forman dentro
de los vetederos cuando se descomponen los desechos. Al formarse los
gases aumenta la presión dentro del relleno sanitario, forzando a los
gases a moverse. Algunos de los gases escapan a través de la tierra
circundante o sencillamente se mueven hacia arriba a la atmósfera,
donde se dispersan.

Típicamente, los gases que se escapan de los vertederos arrastrarán
consigo químicos tóxicos tales como disolventes de pinturas, solventes,
pesticidas y otros compuestos orgánicos volátiles peligrosos (VOCs, por
sus siglas en inglés), muchos de ellos clorados.

El Departamento de Salud del estado de Nueva York buscó VOCs que
escapaban de 25 vertederos y reportó encontrar líquido de lavado al
seco (tetracloroetileno, o PERC), tricloroetileno (TCE, por sus siglas
en inglés), tolueno, 1,1,1-tricloroetano, benceno, cloruro de vinilo,
xileno, etilbenceno, cloruro de metileno, 1,2-dicloroeteno y cloroformo
en los gases que se escapaban [1].

Este no es el primer estudio que muestra que la gente que vive cerca de
vertederos tiene un aumento en la incidencia de cáncer. En 1995, un
estudio de familias que viven cerca de un gran relleno sanitario
municipal de desechos sólidos (la Cantera de Miron) en Montreal,
Quebec, reportó una incidencia elevada de cánceres del estómago,
hígado, próstata y pulmón entre los hombres, y cáncer del estómago y
cuello uterino/útero entre las mujeres [3].

En 1984, un estudio reportó que los hombres (pero no las mujeres) que
viven cerca del sitio "Superfund" Drake en Pennsylvania, tenían una
incidencia excesiva de cáncer de vejiga, aunque las exposiciones
laborales no se podían excluir como el origen de esos cánceres [4].

En 1990, un estudio encontró un aumento en la incidencia del cáncer de
vejiga en el noroeste de Illinois donde un relleno sanitario había
contaminado un suministro municipal de agua con tricloroetileno (TCE),
tetracloroetileno (PERC) y otros solventes clorados [5].

En 1989, un estudio realizado por la Agencia de Protección Ambiental de
los EUA (U.S. Environmental Protection Agency, EPA) examinó 593
vertederos de desechos en 339 condados de los EUA, revelando números
elevados de cánceres de la vejiga, pulmones, estómago y recto en los
condados con la mayor concentración de vertederos de desechos [6].

Se ha reportado un aumento en la incidencia de leucemia en una
comunidad cerca de un vertedero de desechos tóxicos en Renania del
Norte-Westfalia, Alemania [7].

En 1986, un estudio de niños con leucemia en Woburn, Massachusetts,
relacionó estadísticamente la enfermedad con los suministros de agua
potable que habían sido contaminados por un vertedero de desechos [8].

Así, las leucemias y el cáncer de vejiga son los cánceres más
comúnmente reportados entre las poblaciones que viven cerca de
vertederossanitarios, proporcionando apoyo para los recientes hallazgos
en Nueva York.

No debería ser una sorpresa que vivir cerca de un relleno sanitario sea
peligroso para su salud --y no importa si el relleno sanitario contiene
desechos sólidos o desechos peligrosos. Los vertederos de desechos
peligrosos contienen residuos tóxicos no deseados de procesos de
producción. Por el otro lado, los vertederos municipales de desechos
sólidos contienen productos descartados, muchos de los cuales fueron
fabricados a partir de materiales tóxicos. Los desechos salen por la
puerta trasera de la fábrica mientras que los productos salen por la
puerta del frente, pero después de que han sido enterrados en el suelo,
tanto los desechos como los productos crean peligros muy similares para
el ambiente, la vida silvestre y los seres humanos. El líquido
difundido que se produce dentro de los dos tipos de vertederos es
idéntico químicamente [9]. (Ver REHW #90).

Se reporta que el efecto más común de vivir cerca de un vertedero es el
bajo peso al nacer y la pequeña talla entre los niños. El primer
estudio cuidadoso sobre este tema tuvo lugar en Love Canal cerca de las
Cataratas de Niágara, Nueva York. En un estudio ciego publicado en
1989, investigadores encontraron que los niños que habían vivido al
menos un 75% de sus vidas cerca de Love Canal --el tristemente célebre
vertedero de químicos tóxicos-- tenían una estatura significativamente
menor que los niños que vivieron más lejos del vertedero. Estos
resultados se mantuvieron incluso después de tomar en cuenta el peso al
nacer, el nivel socioeconómico y la estatura de los padres [10].

Un estudio previo (1984) mostró que los niños que vivían cerca de Love
Canal tenían un peso al nacer anormalmente bajo [11]. Al año siguiente,
otro estudio confirmó bajo peso al nacer en niños nacidos de padres que
viven cerca de Love Canal [12]. No parece quedar ninguna duda de que
los niños de Love Canal fueron puestos en peligro por la exposición a
las 20.000 toneladas de desechos químicos enterrados en sus patios
traseros. Esos desechos continúan enterrados allí, y las familias que
se han mudado recientemente a hogares en Love Canal probablemente
también están en peligro.

Estudios de niños que viven cerca de otros vertederos han confirmado
estos hallazgos. Un estudio de familias que viven cerca del relleno
sanitario Lipari en Nueva Jersey reportó bajo peso al nacer entre los
bebés nacidos en el lapso de 1971-1975, cuando se piensa que el relleno
sanitario dejó escapar la mayor cantidad de materiales tóxicos al
ambiente local [13].

Un estudio de personas que vivían cerca del relleno sanitario BKK en el
Condado de Los Angeles, California en 1997, reportó una reducción
significativa en el peso al nacer entre los niños nacidos durante la
época de mayor vertimiento en el lugar [14].

En 1995, un estudio de familias que viven cerca de un gran vertedero
municipal de desechos sólidos (la Cantera de Miron) cerca de Montreal,
Quebec encontró un 20% de aumento en la probabilidad de bajo peso al
nacer entre aquellos más fuertemente expuestos a los gases del relleno
sanitario [15].

Al menos cinco estudios han reportado un aumento en la probabilidad de
los defectos de nacimiento entre bebés cuyos padres viven cerca de un
relleno sanitario. En Gales, las probabilidades de defectos de
nacimiento eran dos veces mayores entre las familias que viven cerca
del relleno sanitario Nant-y-Gwyddon [16]. En 1990, un estudio en la
región de San Francisco encontró una probabilidad 1,5 veces mayor de
defectos de nacimiento del corazón y sistema circulatorio entre los
recién nacidos cuyos padres vivían cerca de un vertedero de desechos
sólidos o peligrosos [17].

En 1990, un estudio de 590 vertederos de desechos peligrosos en el
estado de Nueva York encontró un aumento del 12% en los defectos de
nacimiento en familias que viven a una milla o menos de un vertedero
[18]. En 1997, un estudio de mujeres que viven en un cuarto de milla o
menos de un sitio "Superfund" mostró un aumento de dos a cuatro veces
en la probabilidad de tener un bebé con un defecto en el tubo neural o
un defecto en el corazón [19]. En 1997, un reporte preliminar encontró
un aumento estadísticamente significativo de un 33% en la probabilidad
de padecer un defecto de nacimiento que se produce en bebés nacidos en
familias que viven a 3 kilómetros o menos (1,9 millas) de cualquiera de
21 vertederos en 10 países europeos [20].

Investigadores de la Escuela Londinense de Higiene y Medicina Tropical
revisaron recientemente 46 estudios de los efectos de los vertederos
sobre la salud humana [21]. Los investigadores concluyeron: "Los
vertederos pueden representar riesgos reales en ciertas
circunstancias". También señalaron que sigue sin conocerse el mecanismo
exacto del peligro. ¿Es el mayor peligro la contaminación del aire o
del agua? Nadie lo sabe. Pero la evidencia parece abrumadora: vivir
cerca de un relleno sanitario puede ser peligroso. Mientras continuemos
siendo una sociedad adicta a la química del cloro y a otras tecnologías
tóxicas, nuestros desechos serán tóxicos; y los sitios donde los
enterremos serán peligrosos para la salud durante un largo tiempo.

--Peter Montague
(National Writers Union, UAW Local 1981/AFL-CIO)

=====

[1] State of New York Department of Health, INVESTIGATION OF CANCER
INCIDENCE AND RESIDENCE NEAR 38 LANDFILLS WITH SOIL GAS MIGRATION
CONDITIONS, NEW YORK STATE, 1980-1989 (Atlanta, Ga: Agency for Toxic
Substances and Disease Registry, June, 1998). Disponible a través de:
National Technical Information Service en Springfield, Virginia [1-800-
553-6847]; solicite la publicación PB98-142144.

[2] Lynton Baker, Renee Capouya, Carole Cenci, Renaldo Crooks y Roland
Hwang, THE LANDFILL TESTING PROGRAM: DATA ANALYSIS AND EVALUATION
GUIDELINES (Sacramento, Calif.: California Air Resources Board [1102 Q
Street, P.O. Box 2815, Sacramento, CA 95812], September, 1990). Ver
REHW #226.

[3] M.S. Goldberg y otros, "Incidence of cancer among persons living
near a municipal solid waste landfill site in Montreal, Quebec,"
ARCHIVES OF ENVIRONMENTAL HEALTH Vol. 50, No. 6 (November 1995), págs.
416-424.

[4] L.D. Budnick y otros, "Cancer and birth defects near the Drake
Superfund site, Pennsylvania," ARCHIVES OF ENVIRONMENTAL HEALTH Vol.
39, No. 6 (November 1984), págs. 409-413.

[5] K. Mallin, "Investigation of a bladder cancer cluster in
northwestern Illinois," AMERICAN JOURNAL OF EPIDEMIOLOGY Vol. 132 No. 1
Supplement (July 1990), págs. S96-S106.

[6] J. Griffith y otros, "Cancer mortality in U.S. counties with
hazardous waste sites and ground water pollution," ARCHIVES OF
ENVIRONMENTAL HEALTH Vol. 44, No. 2 (March 1989), págs. 69-74.

[7] E. Greiser y otros, "Increased incidence of leukemias in the
vicinity of a previous industrial waste dump in North Rhine-Westfalia,
West Germany [abstract]," AMERICAN JOURNAL OF EPIDEMIOLOGY Vol. 134,
No. 7 (1991), pág. 755.

[8] Kirk Brown y K.C. Donnelly, "An Estimation of the Risk Associated
with the Organic Constituents of Hazardous and Municipal Waste Landfill
Leachates," HAZARDOUS WASTES AND HAZARDOUS MATERIALS Vol. 5, No. 1
(Spring, 1988), págs. 1-30.

[9] S.W. Lagakos y otros, "An analysis of contaminated well water and
health effects in Woburn, Massachusetts," JOURNAL OF THE AMERICAN
STATISTICAL ASSOCIATION Vol. 81, No. 395 (1986), págs. 583-596.

[10] B. Paigen y otros, "Growth of children living near the hazardous
waste site, Love Canal," HUMAN BIOLOGY Vol. 59, No. 3 (June 1987),
págs. 489-508.

[11] N.J. Vianna y A.K. Polan, "Incidence of low birth weight among
Love Canal residents," SCIENCE Vol. 226, No. 4679 (December 1984),
págs. 1217-1219.

[12] L.R. Goldman y otros, "Low birth weight, prematurity and birth
defects in children living near the hazardous waste site, Love Canal,"
HAZARDOUS WASTE & HAZARDOUS MATERIALS Vol. 2, No. 2 (1985), págs. 209-
223.

[13] M. Berry y F. Bove, "Birth weight reduction associated with
residence near a hazardous waste landfill," ENVIRONMENTAL HEALTH
PERSPECTIVES Vol. 105, No. 8 (August 1997), págs. 856-861.

[14] M. Kharrazi y otros, "A community based study of adverse pregnancy
outcomes near a large hazardous waste landfill in California,"
TOXICOLOGY AND INDUSTRIAL HEALTH Vol. 13, Nos. 2/3 (1997), págs. 299-
310.

[15] M.S. Goldberg y otros, "Low birth weight and preterm births among
infants born to women living near a municipal solid waste landfill site
in Montreal, Quebec," ENVIRONMENTAL RESEARCH, Vol. 69, No. 1 (April
1995), págs. 37-50.

[16] H.M.P. Fielder y otros, "Report on the health of residents living
near the Nant-Y Gwyddon landfill site using routinely available data,"
(Cardiff, Wales: Welsh Combined Centres for Public Health: 1997).

[17] G.M. Shaw y otros, "Maternal water consumption during pregnancy
and congenital cardiac anomalies," EPIDEMIOLOGY Vol. 1, No. 3 (May
1990), págs. 206-211.

[18] S.A. Geschwind y otros, "Risk of congenital malformations
associated with proximity to hazardous waste sites," AMERICAN JOURNAL
OF EPIDEMIOLOGY Vol. 135, No. 11 (June 1, 1992), págs. 1197-1207.

[19] L.A. Croen y otros, "Maternal residential proximity to hazardous
waste sites and risk of selected congenital malformations,"
EPIDEMIOLOGY Vol. 8, No. 4 (July 1997), págs. 347-354.

[20] M. Vrijheid y H. Dolk [EUROHAZCON Collaborative Group], "Residence
near hazardous waste landfill sites and risk of non-chromosomal
congenital malformations [abstract]," TERATOLOGY Vol. 56, No. 6 (1997),
pág. 401.

[21] Martine Vrijheid, Ben Armstrong y otros, POTENTIAL HUMAN HEALTH
EFFECTS OF LANDFILL SITES; REPORT TO THE NORTH WEST REGION OF THE
ENVIRONMENT AGENCY (London: Environmental Epidemiology Unit, London
School of Hygiene and Tropical Medicine, March, 1998). Estamos en deuda
con Alan Watson, de Public Interest Consultants en Swansea, Reino
Unido, por proporcionarnos una copia de este reporte. El teléfono del
Sr. Watson es 0179-285-1599; su E-mail es: alanwatson@gn.apc.org.

Palabras claves: vertederos; cáncer; carcinógenos; cloro; solventes
clorados; peso al nacer; defectos de nacimiento; cáncer de vejiga;
leucemia; canadá; bajo peso al nacer;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (27)