Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#603 - Experimentando con Niños, 17-Jun-1998

por Charlie Cray

Las autoridades de la salud en varios países europeos incluyendo a
Austria, Bélgica, Dinamarca, Alemania y los Países Bajos, han
recomendado que se prohiban los juguetes suaves de PVC (cloruro de
polivinilo, por sus siglas en inglés), tales como los aros para la
dentición y los juguetes de baño. En marzo de 1998, el gobierno español
solicitó a la Unión Europea (UE) que tomara acción en el asunto. El
PVC, conocido también como vinilo), es un plástico común que
frecuentemente contiene aditivos tóxicos. La administración Clinton
está cabildeando agresivamente para evitar una prohibición europea a
los juguetes de PVC a pesar de su meta de "proteger la salud de los
niños", que ha tenido una gran publicidad [1].

El tema en cuestión es una familia de químicos llamados ftalatos. Los
ftalatos (ésteres ftálicos o ésteres de ácido bencenodicarboxílico) se
usan primariamente como plastificadores agregados al PVC para hacerlo
suave y elástico. Los plastificadores representan más de la mitad del
peso de algunos productos flexibles del PVC. Aproximadamente un 95% de
los ftalatos se usan en el PVC [2].

Debido a que no están enlazados químicamente al propio polímero de PVC,
los ftalatos se difunden fácilmente hacia el exterior. Cada año se
libera hasta un 1% del contenido de ftalato de los productos del PVC
[3]. Como resultado de su liberación continua durante la producción,
uso y eliminación de los productos de PVC, los ftalatos son descritos
frecuentemente como los "contaminantes ambientales más abundantes
hechos por el ser humano". (Ver REHW #438).

Aunque los ftalatos varían en toxicidad, los que son usados más
ampliamente, como el DEHP [di(2-etilhexil)ftalato, por sus siglas en
inglés] se han relacionado, en estudios con animales, con una variedad
de enfermedades, incluyendo daños reproductivos y daños a los riñones e
hígado [4]. Varias oficinas, incluyendo la Agencia de Protección
Ambiental [Environmental Protection Agency, U.S. EPA], han catalogado
al DEHP como un probable carcinógeno humano [4]. Un estudio reciente
encontró una fuerte correlación entre el cáncer testicular y la
exposición al PVC en trabajadores que fabrican productos de PVC. Los
autores del estudio sospechan que los ftalatos pudieran tener un papel
en sus hallazgos [5].

Otros estudios sugieren que los ftalatos o sus metabolitos pueden
interaccionar de manera sinergística con otros contaminantes químicos
comunes [6], pudieran ser ligeramente estrogénicos [7] (lo que
significa que pudieran tener un papel como bloqueadores endocrinos),
pueden afectar la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca [8], y
pudieran causar asma cuando son absorbidos sobre partículas
transportadas por el aire [9].

La mera verdad acerca de la toxicidad de los ftalatos queda revelada
por la etiqueta de advertencia en una botella de DINP, el ftalato más
común encontrado en los juguetes. La etiqueta en una botella de DINP
vendida a un laboratorio experimental dice: "Pudiera causar cáncer;
nocivo al ser inhalado, en contacto con la piel y al ser tragado;
posible riesgo de efectos irreversibles; evítese la exposición; y úsese
indumentaria protectora adecuada, guantes y protección de ojos/rostro"
[10]. Por el otro lado, un aro de dentición típico de PVC o un juguete
de baño que contiene cerca de un 40% en peso de DINP no tiene etiqueta
o lleva una etiqueta a que dice "No Tóxico".

Aunque no existe un método estándar para la investigación de la
liberación de ftalatos de los juguetes, un grupo de científicos daneses
encontró una migración significativa de ftalatos usados en los juguetes
[11]. Poco después, algunos de los vendedores minoristas más grandes de
Dinamarca tomaron acciones preventivas al quitar un número de juguetes
masticables de PVC de sus estantes. Desde entonces, un número de
minoristas en España, Suecia, Italia, Alemania, los Países Bajos y
Bélgica han dejado de vender juguetes de PVC para la dentición.

Ninguno de los principales minoristas de los EUA ha tomado acciones
preventivas similares, principalmente porque la Comisión de Seguridad
de los Productos de Consumo de EUA (U.S. Consumer Product Safety
Commission, CPSC), la cual es responsable de las regulaciones de
seguridad de los juguetes, todavía tiene que tomar posición. A mediados
de los años 80, luego de que la CPSC investigó la difusión de DEHP de
los juguetes de dentición, las corporaciones de juguetes y las
corporaciones químicas desviaron las restricciones en el uso del PVC
sustituyendo voluntariamente el DEHP por otro ftalato.

Cuando se le pidió a la UE que restringiera los juguetes de PVC, ésta
le dio la palabra a su propio Comité Científico, el cual investigó el
caso y luego emitió un reporte en abril de 1998. El reporte reconocía
que la evaluación de la UE "no tomaba en consideración que en los
juguetes de los niños pudiera encontrarse más de un ftalato o que
pudieran haber exposiciones adicionales por los alimentos, el aire y
por contacto dérmico a estos ftalatos" [12]. Sin embargo, el Comité
Científico de la UE encontró que dos plastificadores comunes de ftalato
usados para hacer juguetes flexibles (DINP y DEHP) difundieron de los
juguetes de PVC a niveles preocupantes.

Los ftalatos migran hacia los alimentos desde los envoltorios de
plástico. Una inspección reciente de los quesos estadounidenses por la
revista CONSUMER REPORTS encontró que los ftalatos y los adipatos (otro
plastificador del PVC) migran directamente desde los envoltorios de
plástico comercial de PVC y PVDC hacia los quesos [13]. "En los quesos
[Consumer Reports] encontró":

"...una migración muy marcada (50 a 160 partes por millón) del
plastificador adipato DEHA usado como papel adherente para envolver los
quesos en las tiendas de exquisiteces. Las personas que comían varias
onzas de este queso cada día podían adquirir dosis casi tan altas como
aquellas relacionadas a una gran cantidad de problemas de salud en
animales de laboratorio".

"...una migración moderada (1 a 4 partes por millón) del ftalato más
común, el DEHP, hacia algunos de los quesos empaquetados en plástico y
hacia dos quesos con cera con envoltura de plástico transparente".

La edición de CONSUMER REPORTS de junio dice: "Es imposible decir si
una pequeña ración de plastificadores es riesgosa. Si usted no quiere
arriesgarse, compre uno de los envoltorios que nosotros encontramos que
están libres de los plastificadores sospechosos, o compre cualquier
envoltorio de polietileno". Una recomendación sensata que ayudaría a
reducir la exposición.

Las industrias de los juguetes y los PVC señalan hacia el uso de PVC en
aparatos médicos para sugerir que su uso en los juguetes y los
envoltorios de alimentos es seguro. Sin embargo, los ftalatos SI
difunden desde los productos médicos, resultando con frecuencia que
individuos particularmente vulnerables, incluyendo personas con
sistemas inmunológicos suprimidos, mujeres embarazadas y niños, tienen
exposiciones altas a éstos. Los cálculos de los niveles de exposición
indican que los hemofílicos pudieran estar expuestos a entre 1 y 2
miligramos por día (mg/día) y los pacientes en diálisis pudieran
recibir dosis tan altas como de 40 mg/día. En un estudio, siete de doce
muestras de tejido de pulmón tomadas en autopsias de pacientes que
habían recibido transfusiones de sangre almacenada, contenían DEHP en
concentraciones de 13,4 a 91,5 miligramos por kilogramo (mg/kg) (de
peso seco) [14].

Evidencias preliminares han relacionado enfermedades con niveles altos
de exposición a los ftalatos de aparatos médicos. Por ejemplo, se
observaron desórdenes inusuales de los pulmones en bebés prematuros
ventilados artificialmente con tubos respiratorios de PVC [15]. Los
bebés en unidades de cuidado intensivo neonatal están expuestos
regularmente a DEHP luego de transfusiones de sangre o de oxigenación
respiratoria. Como lo dicen los autores de un estudio: "No se sabe si
tales exposiciones conllevan a un aumento en la morbilidad, aunque se
han asociado niveles elevados de DEHP con enterocolitis necrótica y
colestasis. No existe una determinación apropiada de los riesgos para
los bebés neonatos que están expuestos a este compuesto" [16].

Mientras parecen estar difundiendo niveles altos de ftalatos desde
productos como aparatos médicos, juguetes y empaques (productos que se
ponen en contacto directamente con los seres humanos o los alimentos),
esta es sólo una pequeña parte de la amplia dispersión de los ftalatos
en el ambiente. La EPA de Suecia calcula que "la mayor propagación de
los ftalatos debería suceder por el uso exterior de telas recubiertas y
enchapados de sellamiento, y del compuesto de impermeabilización (de
los automóviles). Se calcula que estos productos son responsables de un
90% de las emisiones de ftalatos..."[17] Otros estudios han mostrado
que los plastificadores se extraen de los pisos de PVC cuando son
lavados y de los textiles impresos con PVC [18]. Los ftalatos se
encuentran también en las filtraciones de rellenos sanitarios
(liberados a partir de PVC enterrados) [19].

Sólo el dejar de producir totalmente los productos flexibles de PVC
puede contrarrestar la propagación global de los ftalatos. Es posible
un paro como ése en la producción a gran escala porque existen
alternativas para casi todos los usos del PVC [20]. En la mayoría de
los casos, las alternativas son económicamente ventajosas. Por ejemplo,
las bolsas libres de PVC de solución intravenosa son más baratas que
las bolsas de PVC [21]. La industria de los plásticos también está
desarrollando una nueva generación de poliolefinas de alto rendimiento
(plásticos libres de cloro como el polipropileno y el polietileno), de
los cuales los analistas de la industria sostienen que pronto serán
competitivos en los costos con los PVC en las aplicaciones "donde el
costo del plastificador tiene un impacto significativo sobre el costo
total del producto final" (por ejemplo, los PVC flexibles con aditivos
de ftalatos) [22]. Ninguno de estos otros plásticos requiere el uso
extensivo de aditivos tóxicos de PVC.

En vista de que los productos de PVC son comunes, la meta inmediata
debería ser cambiar la composición de los productos con los que las
personas (especialmente los niños) entran en contacto directamente.
Así, prohibir los aros de dentición de PVC sentaría un importante
precedente de prevención. En mayo, el gobierno de Suecia propuso una
prohibición sobre el uso de los ftalatos en todos los juguetes para
niños menores de 3 años.

Como revela el tráfico de cables entre el Departamento de Comercio y la
delegación de la Unión Europea en los EUA, los EUA han presionado a la
UE para que no tome ninguna acción hasta que la CPSC complete sus
estudios. Un borrador del reporte de la CPSC (que se basa casi
exclusivamente en datos proporcionados por los productores de ftalatos)
concluye que el DINP puede ser considerado tóxico según la Ley Federal
de Sustancias Peligrosas (Federal Hazardous Substances Act) pero se
necesita información adicional sobre la liberación del DINP a partir de
los productos de los niños antes de que la CPSC pueda recomendar
acciones [23].

Así, aunque no existen procedimientos estándar para medir los ftalatos
que se liberan cuando los niños chupan o muerden juguetes de PVC, y
aunque países como Dinamarca y el Comité Científico de la UE
concluyeron que los ftalatos difunden de los juguetes a niveles
preocupantes, se necesitan más datos antes de que la CPSC tome una
decisión.

Mientras tanto, los niños de la nación están siendo usados como
conejillos de indias.

=====

[1] James Gerstenzang, "U.S. Urges European Union to Avert Toy
Restrictions," LOS ANGELES TIMES, May 28, 1998, pág. A1.

[2] T.J. Wams, "Diethylhexylphthalate as an Environmental Contaminant--
A Review," SCIENCE OF THE TOTAL ENVIRONMENT Vol. 66 (October 1987),
págs. 1-16.

[3] Cadogan, D.F. y otros, AN ASSESSMENT OF THE RELEASE, OCCURRENCE AND
POSSIBLE EFFECTS OF PLASTICIZERS IN THE ENVIRONMENT (Brussels, Belgium:
European Council for Plasticisers and Intermediates, 1993).

[4] Agency for Toxic Substances and Disease Registry, TOXICOLOGICAL
PROFILE FOR DI (2-ETHYLHEXYL) PHTHALATE [TP-92/05] (Atlanta, Ga.:
Agency for Toxic Substances and Disease Registry, April, 1993).

[5] Lennart Hardell y otros, "Occupational exposure to polyvinyl
chloride as a risk factor for testicular cancer evaluated in a case-
control study," INTERNATIONAL JOURNAL OF CANCER Vol. 73 (1997), págs.
828-830.

[6] M.G. Narotsky y otros, "Nonadditive Developmental Toxicity in
Mixtures of Trichloroethylene, Di(2-ethylhexyl) Phthalate [sic], and
Heptachlor in a 5 X 5 X 5 Design," FUNDAMENTAL AND APPLIED TOXICOLOGY
Vol. 27 (1995), págs. 203-216.

[7] Catherine A. Harris y otros, "The Estrogenic Activity of Phthalate
Esters IN VITRO," ENVIRONMENTAL HEALTH PERSPECTIVES Vol. 105, No. 8
(August 1997), págs. 802-811. Y ver: Susan Jobling y otros, "A Variety
of Environmentally Persistent Chemicals, Including Some Phthalate
Plasticizers, Are weakly Estrogenic," ENVIRONMENTAL HEALTH PERSPECTIVES
Vol. 103, No. 6 (June 1995), págs. 582-587.

[8] Gail Rock y otros, "Hypotension and cardiac arrest in rats after
infusion of mono(2-ethylhexyl)phthalate (MEHP), a contaminant of stored
blood," NEW ENGLAND JOURNAL OF MEDICINE Vol. 316 (May 7, 1987), págs.
1218-1219.

[9] Leif Oie y otros, "Residential Exposure to Plasticizers and Its
Possible Role in the Pathogenesis of Asthma," ENVIRONMENTAL HEALTH
PERSPECTIVES Vol. 105, No. 9 (September 1997), págs. 972-978.

[10] Matthew Wald, "Lead Content is Found High in Plastic Items," NEW
YORK TIMES, October 10, 1997, pág. desconocida. Y ver: Joe Di Gangi,
LEAD AND CADMIUM IN VINYL CHILDREN'S PRODUCTS (Washington, D.C.:
Greenpeace, 1997). Disponible en .

[11] K. Vinkelsoe y otros, "Migration of Phthalates from Teethering
[sic] Rings," Department for Environmental Chemistry, Danmarks
Miljoundersogelser, Frederiksborgvej 399, 4000 Roskilde, Denmark.
Teléfono +45 4630 1200; fax: +45 4630 1114. April 15, 1997.

[12] PHTHALATES IN TOYS, OPINION OF THE EU SCIENTIFIC COMMITTEE ON
TOXICITY, ECOTOXICITY AND THE ENVIRONMENT (Brussels, Belgium: European
Union, April 24, 1998).

[13] "Hormone Mimics: They're in our food; should we worry?" CONSUMER
REPORTS, June, 1998, pág. 52-55. Ver también: J.H. Petersen y
otros, "PVC cling film in contact with cheese: health aspects related
to global migration and specific migration of DEHA," FOOD ADDITIVES AND
CONTAMINANTS Vol. 12, No. 2 (March 1995), págs. 245-253.

[14] Charlotte Nilsson, editor, PHTHALIC ACID ESTERS USED AS PLASTIC
ADDITIVES, VOLUME 2: COMPARISON OF TOXICOLOGICAL EFFECTS [No. 12/94]
(Solna, Sweden: Swedish National Chemicals Inspectorate, 1995[?]). Ver
.

[15] B. Roth y otros, "Di-(2-ethylhexyl)-pththalate as plasticizer in
PVC respiratory tubing systems: indications of hazardous effects on
pulmonary function in mechanically ventilated, preterm infants,"
EUROPEAN JOURNAL OF PEDIATRICS Vol. 147 (1988), págs. 41-46.

[16] S.L. Plonait y otros, "Exposure of newborn infants to di-(2-
ethylhexyl)-phthalate and 2-ethylhexanoic acid following exchange
transfusion with polyvinylchloride catheters," TRANSFUSION Vol. 33, No.
7 (1993), págs. 598-605.

[17] Swedish National Chemicals Inspectorate, ADDITIVES IN PVC; MARKING
OF PVC; REPORT ON COMPLETION OF A GOVERNMENT TASK (Solna, Sweden:
Swedish National Chemicals Inspectorate, June 28, 1996

[18] J. Vikelsoe y E. Johansen, "Phthalates emitted when washing floors
and textiles containing PVC." Lugar de publicación y editor
desconocido. Citado en Swedish National Chemicals Inspectorate,
ADDITIVES IN PVC; MARKING OF PVC; REPORT ON COMPLETION OF A GOVERNMENT
TASK (Solna, Sweden: Swedish National Chemicals Inspectorate, June 28,
1996.

[19] Danish Technological Institut [sic], ENVIRONMENTAL ASPECTS OF PVC
(Copenhagen, Denmark: Danish Technological Institut, November 1995),
pág. 91.

[20] Ver, por ejemplo, Danish Technical Institute, PVC AND ALTERNATIVE
MATERIALS [Ministry of the Environment Report 18/1993] (Copenhagen:
Ministry of the Environment, Danish Environmental Protection Agency
[Strandgade 29, DK-1401 Copenhagen, Denmark], 1993.

[21] Conversación con Dan Rice, Representante de Ventas de la Región
Centro-oeste, McGaw, Inc., April 1997. Teléfono: (800) 345-7744 ext.
4230 ó 773-693-2170.

[22] Robert B. Wilson, SRI International, "The Impact of Metallocenes
on PVC," artículo inédito presentado en el Foro Mundial del Vinilo, en
septiembre de 1997. SRI International, 333 Ravenswood Avenue, Menlo
Park, CA 94025. Teléfono (650) 326-6200.

[23] Memorándum de Michael A. Babich, Ph.D., Químico, División de
Ciencias de la Salud, U.S. Consumer Product Safety Commission, para
Ronald L. Medford, Director Ejecutivo Asistente de Hazard
Identification and Reduction, 10 de marzo de 1998.

Palabras claves: pvc; cloruro de polivinilo; vinilo; plásticos;
carcinógenos; di(2-etilhexil)ftalato; dehp; adipato; plastificadores;
deha; seguridad de alimentos; consumer product safety commission; cpsc;
juguetes; niños; sangre; ftalatos; unión europea; eu; hazardous
substances act; cáncer de testículo;