Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#594 - Niños Desaparecidos, 15-Apr-1998

Como reportamos a finales de 1997 (REHW #576), la proporción masculina
de los nacimientos vivos ha ido disminuyendo en los EUA y Canadá por al
menos 20 años. Normalmente nacen 106 varones por cada 100 hembras, para
una proporción masculina de 106/206 = 0,5145. Esta proporción
frecuentemente se denomina "proporción de sexos de nacimientos vivos" o
simplemente "proporción de sexos". Varios estudios --algunos muy
recientes [1, 2] y otros de finales de los años 80 y principios de los
90-- revelan disminuciones similares a lo largo de 20 años en la
proporción masculina de nacimientos vivos en Inglaterra y Gales [3],
Dinamarca, Suecia, Finlandia, los Países Bajos, Alemania, Chile,
Argentina, Brasil, Bolivia, Perú, Paraguay, Ecuador, Venezuela,
Colombia y Costa Rica [4].

Las disminuciones en la proporción masculina de nacimientos no son
grandes, y por sí solas no tienen importancia práctica. Frecuentemente,
el desplazamiento ha sido desde 0,515 a 0,513 ó 0,512. Sin embargo,
incluso los desplazamientos pequeños en la proporción de sexos pueden
sumarse. En Canadá durante los últimos 20 años, no han nacido
aproximadamente unos 8600 varones y en su lugar tenemos hembras; en los
EUA durante el mismo lapso, 38.000 bebés varones fueron sustituidos por
bebés hembras. (Desde una perspectiva ambiental esto es discutiblemente
beneficioso debido a que las organizaciones ambientalmente destructivas
tienden a estar dominadas por hombres, mientras que el flanco efectivo
del movimiento ambientalista está dirigido en su mayoría por mujeres).

Sin embargo, existe un lado muy serio respecto a estos pequeños
desplazamientos en la proporción de sexos. Es extremadamente improbable
que tendencias similares en tantos países diferentes sean debidas al
azar. Por esto, la alteración en la proporción de sexos conlleva a una
pregunta grave de salud pública: ¿qué está causando los cambios
biológicos constantes en las poblaciones humanas de tantos países
industrializados y en vías de industrializarse? ¿Es este patrón una
señal de que hay algunos cambios generales en las exposiciones a
tóxicos ambientales? Ahora, dos grupos de investigadores --en los EUA
[1] y en Dinamarca [2]-- se están preguntando si el patrón de
disminución en la proporción masculina de nacimientos está ligado a un
patrón similar de aumento de los defectos de nacimiento en el pene y
los testículos, aumentando el cáncer de testículo y disminuyendo la
calidad y la cantidad de espermatozoides.

Ambos grupos de científicos están planteando la hipótesis de que todos
estos patrones están ligados a exposiciones a químicos bloqueadores de
hormonas incluyendo la dioxina, los pesticidas, el plomo, los solventes
y las emisiones de chimeneas de fundidoras, fundiciones de acero e
incineradores [5]. Y ambos grupos están planteando la hipótesis de que
las exposiciones relevantes están ocurriendo más probablemente antes
del nacimiento, en el útero de la madre.

Devra Lee Davis, del Instituto de los Recursos Mundiales (World
Resources Institute), en Washington, D.C., al escribir en la revista
JOURNAL OF THE AMERICAN MEDICAL ASSOCIATION [1], reconoce que cualquier
cambio en un proceso biológico complejo, tal como la determinación del
sexo, probablemente tiene varias causas. Continúa entonces discutiendo,
ofreciendo evidencias de muchas áreas de investigación diferentes, que
la proporción masculina de los nacimientos vivos puede ser afectada por
exposiciones ambientales:

** En el momento de la concepción, todos los embriones están destinados
a ser hembras a menos que algo los cambie a varones. Todos nosotros
empezamos siendo hembras por omisión. Durante las primeras 6 a 9
semanas de vida, todos tenemos gónadas "unisex". Entre la 6a y la 9a
semana, las gónadas de aquellos con un cromosoma Y se diferencian en
testículos y comienzan a producir hormonas que continúan el proceso de
gestación de un varón. Si cualquier cosa interfiere en este punto,
pudiera resultar una hembra. De manera que el sexo está determinado por
pequeñas cantidades de hormonas circulando en la sangre del embrión.
Esta situación proporciona oportunidades para que químicos que entren
en el cuerpo de la madre ("xenobióticos") bloqueen procesos normales. Y
existen algunas evidencias de que los químicos que entran en el cuerpo
de la madre hacen exactamente eso:

** En Seveso, Italia, en 1976, un grupo de personas estuvieron
fuertemente expuestas a dioxina después de una explosión en una fábrica
de pesticidas. La dioxina es un veneno potente, un subproducto no
deseado de las fundidoras de metales, la producción de papel y
pesticidas, y de los incineradores. Entre abril de 1977 y diciembre de
1984, nacieron 74 niños de padres [que vivían] en la zona de mayor
exposición a la dioxina. De aquellos, 48 fueron hembras y 26 varones,
para una proporción masculina de 0,351. Después de 1985, la proporción
masculina de nacimientos vivos comenzó a volver a la normalidad.

** Entre un grupo de trabajadores que aplicaban el pesticida
dibromocloropropano (DBCP), varios hombres se volvieron estériles. Lo
que es importante, aquellos en capacidad de tener niños produjeron 3
veces más niñas de lo esperado [6].

** Un estudio de trabajadores expuestos a pesticidas en los Países
Bajos reveló una proporción masculina de 0,248; menos de la mitad de la
proporción normal de nacimientos de varones.

** Cinco estudios de áreas residenciales fuertemente contaminadas en
Escocia reveló una proporción de sexos significativamente reducida. Los
contaminantes eran emitidos por fundidoras de metales, fundiciones de
acero e incineradores.

** En la parte rural de Minnesota se reporta un aumento en las tasas de
defectos de nacimiento que está sucediendo entre los niños varones de
los trabajadores que aplican pesticidas, lo que sugiere que los fetos
varones pudieran ser especialmente vulnerables a sustancias
bloqueadoras de hormonas. En un área con un alto uso de herbicidas tipo
clorofenoxi y/o fungicidas, la proporción masculina entre los niños
nacidos con defectos que eran hijos de trabajadores que aplican los
pesticidas fue de 0,735; comparada a una proporción masculina de 0,607
para los nacimientos con defectos entre la población general.

Davis considera muchos otros factores que pueden reducir la proporción
masculina de los nacimientos vivos --diferencias de edad entre los
padres, edad avanzada del padre, madres bajo presión, esclerosis
múltiple, menor frecuencia en las relaciones sexuales y fertilizaciones
in vitro. Parece probable que ninguno de estos factores haya operado
consistentemente en tantos países por 20 años o más. Debido a esto,
Davis propone que la alteración en la proporción masculina de
nacimientos vivos debería ser considerada un "evento centinela de la
salud que pudiera estar ligado a factores ambientales". Un evento
centinela de la salud se define como "un patrón inusual de salud en una
población, que indica cambios en factores que se pueden evitar. De ésta
manera", escribe Davis, "los cambios tanto en la incidencia de un
padecimiento relativamente común, como el asma infantil, o una
enfermedad relativamente rara, como la hipertensión pulmonar, pueden
reflejar cambios en exposiciones evitables".

La proporción de sexos no es fija. En muchos países la proporción
aumentó entre 1900 y 1950, cuando cuidados prenatales mejores redujeron
el número de nacimientos muertos, lo que tendió a afectar
desproporcionadamente a los varones. Así, la medicina moderna ha sido
capaz de evitar los nacimientos muertos, manteniendo de ésta manera con
vida a más bebés varones. Pero en algún momento entre 1950 y 1970 la
proporción masculina de nacimientos vivos comenzó a disminuir. Henrik
Moller, de la Fundación Nacional de Investigaciones de Dinamarca
(Danish National Research Foundation) [2] ofrece razones parecidas a
las de Davis, pero basadas en evidencias un tanto diferentes. Moller
restringe su discusión a los hombres en Dinamarca, Finlandia, Noruega y
Suecia. El argumenta que la disminución en la proporción masculina de
nacimientos vivos en estos países está estrechamente ligada al cáncer
de testículo y a la disminución en la calidad y cantidad de
espermatozoides. Moller sugiere que todos estos efectos pudieran ser
causados por exposiciones prenatales a químicos que actúan de la misma
manera que la dioxina y el pesticida DBCP, mencionados anteriormente.

Entre 1960 y 1990, el índice de cáncer de testículo se duplicó o
multiplicó en cada uno de los cuatro países Nórdicos. Durante el mismo
lapso, el cáncer de testículo también aumentó en Inglaterra y Gales,
Escocia, Australia, Nueva Zelandia, Slovenia [antigua Yugoslavia],
Polonia, España, Colombia, Japón, India y los EUA [7]. Algunos de estos
aumentos pudieran ser debidos a mejores diagnósticos, pero los aumentos
fueron constantes en todas las poblaciones, fueron de tamaño similar, y
fueron reportados por registros de cáncer establecidos hace mucho
tiempo. El cáncer de testículo es una entidad bien definida, y se
vuelve evidente inevitablemente, de manera que es improbable que pase
por alto.

Moller y otros sostienen que, debido a que el cáncer de testículo
tiende a producirse temprano en la vida, cualesquiera que sean las
causas, éstas tienen que ser efectivas desde temprano, quizás incluso
antes del nacimiento [8]. Las causas del cáncer de testículo están
pobremente entendidas. Un estudio reciente encontró que la exposición
ocupacional al cloruro de polivinilo (PVC, por sus siglas en inglés)
aumenta la probabilidad de enfermarse de cáncer de testículo [9].

En los cuatro países Nórdicos que Moller discute, durante el lapso en
que el cáncer de testículo ha ido aumentando, la calidad de los
espermatozoides ha disminuido [10]. La calidad y cantidad de los
espermatozoides también ha disminuido (en promedio) en los EUA y en
otros países europeos [11]. Moller sostiene que todas estas tendencias
están relacionadas.

Moller llevó a cabo un estudio de 514 hombres daneses con cáncer de
testículo, comparándolos con un grupo control de 720 hombres sin cáncer
[2]. En ambos grupos, Moller entrevistó a los hombres y a sus madres.
Entre los casos de cáncer, tomó nota del sexo de sus hijos nacidos
hasta 2 años antes de que les diagnosticaran el cáncer. Moller encontró
una proporción masculina de 0,470. Entre los niños nacidos de los 720
hombres controles, Moller encontró una proporción masculina de 0,520.
De manera que había una reducción significativa en la proporción
masculina de los nacimientos vivos entre los hombres que más tarde
desarrollarían cáncer de testículo. Moller dice que su estudio no es la
última palabra sobre este tema --existen otros dos estudios registrados
que encontraron resultados distintos.

En años recientes, la comunidad científica mundial ha estado expresando
inquietudes con respecto a la salud reproductiva masculina --el aumento
de defectos de nacimiento en el pene y los testículos, la disminución
en la cantidad y calidad de espermatozoides, y el aumento cáncer de
testículo-- y se están preguntando si todos estos fenómenos tienen
orígenes comunes en algunos tipos de exposiciones a químicos. (Ver REHW
#438, #514 ). Esta nueva información acerca de la alteración en la
proporción de sexos en más de una docena de países simplemente hace el
caso más imperioso y más urgente.

--Peter Montague
(National Writers Union, UAW Local 1981/AFL-CIO)

=====

[1] Devra Lee Davis y otros, "Reduced Ratio of Male to Female Births in
Several Industrial Countries," JOURNAL OF THE AMERICAN MEDICAL
ASSOCIATION Vol. 279, No. 13 (April 1, 1998), págs. 1018-1023.

[2] Henrik Moller, "Trends in sex-ratio, testicular cancer and male
reproductive hazards: Are they connected?" APMIS [ACTA PATHOLOGICA,
MICROBIOLOGICA ET IMMUNOLOGICA SCANDINAVICA] Vol. 106 (1998) págs. 232-
239.

[3] H.O. Dickinson y L. Parker, "Why is the sex ratio falling in
England and Wales? " JOURNAL OF EPIDEMIOLOGY AND COMMUNITY HEALTH Vol.
50 (1996), págs. 227-230.

[4] M.F. Feitosa y H. Krieger, "Demography of the Human Sex Ratio on
Some Latin American Countries," HUMAN BIOLOGY Vol. 64, No. 4 (August
1992), págs. 523-530.

[5] F.L.R. Williams y otros, "Low Sex Ratios of Births in Areas at Risk
From Air Pollution from Incinerators, as Shown by Geographical Analysis
and 3-Dimensional Mapping," INTERNATIONAL JOURNAL OF EPIDEMIOLOGY Vol.
21, No. 2 (1992), págs. 311-319.

[6] G. Potashnik y otros, "Dibromochloropropane-induced Reduction of
the Sex-ratio in Man." ANDROLOGIA Vol. 16, No. 3 (1984), págs. 213-218.

[7] David Forman y Henrik Moller, "Testicular Cancer." CANCER SURVEYS
Vol. 19/20 págs. 323-341.

[8] Anders Ekbom y Olof Akre, "Increasing incidence of testicular
cancer --birth cohort effects," APMIS [ACTA PATHOLOGICA MICROBIOLOGICA
ET IMMUNOLOGICA SCANDINAVICA] Vol. 106 (1998). págs. 225-231. Ver
también H. Moller, "Clues to the Aetiology of Testicular Germ Cell
Tumours from Descriptive Epidemiology," EUROPEAN UROLOGY Vol. 23
(1993), págs. 8-13.

[9] Lennart Hardell y otros, "Occupational exposure to polyvinyl
chloride as a risk factor for testicular cancer evaluated in a case-
control study," INTERNATIONAL JOURNAL OF CANCER Vol. 73 (1997), págs.
828-830.

[10] Erik Bendvold, "Semen Quality in Norwegian Men over a 20-Year
Period," INTERNATIONAL JOURNAL OF FERTILITY Vol. 34, No. 6, (1989),
págs. 401-404. Y: Erik Bostofte y otros, "Has the Fertility of Danish
Men Declined Through the Years in Terms of Semen Quality? A Comparison
of Semen Qualities between 1952 and 1972," INTERNATIONAL JOURNAL OF
FERTILITY Vol. 28, No. 2, (1983), págs. 91-95.

[11] Shanna H. Swan y otros, "Have sperm densities declined? A
reanalysis of the global trend data," ENVIRONMENTAL HEALTH PERSPECTIVES
Vol. 105 (1997), págs. 1228-1232.

Palabras claves: proporción de sexos; salud reproductiva masculina;
cáncer de testículo; cáncer; carcinógenos; pvc; semen; defectos de
nacimiento; criptorquidia; testículos no descendidos; devra davis;
inglaterra; dinamarca; suecia; finlandia; países bajos; alemania;
chile; argentina; brazil; bolivia; perú; paraguay; ecuador; venezuela;
colombia; costa rica; canadá; e.u.a.; bloqueadores hormonales; wri;
jama; dibromocloropropano; dbcp; pesticidas; kenrik moller; noruega;
gales; escocia; incineración; australia; nueva zelandia; slovenia;
polonia; españa; japón; india;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (29)