Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#591 - Haciendo que el Contaminador Pague, 25-Mar-1998

El 12 de noviembre de 1997, el Consejo Rector de la Asociación
Estadounidense de la Salud Pública (American Public Health Association,
APHA) adoptó unánimemente una política exhortando demandas contra los
fabricantes de productos que contienen plomo y contra los propios
fabricantes de plomo [*]. La APHA es una sociedad profesional fundada
en 1872 que representa todas las disciplinas y especialidades en salud
pública.

La APHA está exhortando a demandas contra los productores y usuarios
con el fin de levantar fondos para proteger del plomo tóxico a los
niños de esta nación. Bajo la influencia de las corporaciones de plomo,
el Congreso de los EUA ha venido arrastrando el tema de la reducción
del plomo por 50 años (ver REHW #294, #376), negándose a proporcionar
financiamientos adecuados para solucionar este problema, el cual sigue
reduciendo la capacidad mental de millones de niños estadounidenses. En
conformidad con el bien establecido principio de que "el contaminador
pagará", la APHA está exhortando a los gobiernos, individuos y otros
para que establezcan demandas en la búsqueda de compensación monetaria
por los daños causados a sabiendas por los productores y usuarios del
plomo.

Claramente, esta es una recomendación importante, viniendo, como viene,
del propio corazón y liderazgo de la salud pública estadounidense.
Quizás, por extensión, en años futuros la APHA exhortará demandas
contra los productores y usuarios de PCBs, clorofluorocarbonos (CFCs),
mercurio, cadmio y otros contaminantes persistentes que se ha
demostrado que envenenan la vida silvestre y las poblaciones humanas.

Aquí presentamos, palabra por palabra, la declaración de las políticas
de la APHA:

9704: Responsabilidades de la industria de pigmento de plomo y otras
industrias para apoyar esfuerzos en relación al problema nacional del
envenenamiento de los niños con plomo

La Asociación Estadounidense de la Salud Pública [American Public
Health Association],

Teniendo en cuenta que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de
los EUA [U.S. Department of Health and Human Services] considera que el
envenenamiento con plomo es una de las enfermedades ambientales más
comunes y serias en niños pequeños en los EUA, es completamente
evitable [1]; y

Considerando que investigaciones tempranas y recientes han encontrado
retrasos en el desarrollo neurológico en niños a niveles cada vez más
bajos de exposición al plomo [2-12]; y

Reconociendo que un 4,4% de los niños en edades de 1 a 5 años tienen
niveles de plomo en sangre por encima de 10 mcg/dl [microgramos de
plomo por decilitro de sangre; un decilitro es la décima parte de un
litro y un microgramo es la millonésima parte de un gramo] [13]; y

Considerando que los niños que viven en viviendas viejas, mantenidas
pobremente, tienen un riesgo desproporcionado de envenenarse con plomo
[1,13,14]; y

Considerando que la fuente más importante de envenenamiento con plomo
en los niños en los EUA es la pintura con plomo [1,14]; y

Considerando que más de 50 millones de unidades habitacionales en los
EUA tienen pintura con plomo [15]; y

Considerando que el costo para disminuir los peligros de pintura plomo
en las residencias de la nación y tratar los efectos de corto y largo
plazo del envenenamiento con plomo es de muchos miles de millones of
dólares [15], y que no hay una fuente para financiar los esfuerzos de
la disminución sobre una base consistente, a gran escala y a largo
plazo, lo que significa que el problema de salud pública permanecerá
fundamentalmente sin tratar; y

Comprendiendo que la pintura con plomo fue reconocida como una fuente
de envenenamiento con plomo en niños pequeños ya desde el año de 1904
[16]; y

Estando conscientes que muchísimos artículos sobre el envenenamiento de
niños con pintura de plomo fueron publicados en revistas médicas y
científicas entre 1904 y 1950 [17,18]; y

Considerando que los principales productores de pintura con plomo y
pigmento de plomo se dieron perfecta cuenta de los peligros de la
pintura con plomo para los niños a principios de siglo, y sin embargo
continuaron vendiendo pintura con plomo hasta después de 1950 [17]; y

Comprendiendo que los productores de pigmento de plomo, a pesar de
conocer los peligros, continuaron haciendo campañas para promover y
aumentar la venta de pintura con base de plomo y minimizar el
conocimiento de los peligros por parte del público y del gobierno
[17,19]; y

Recordando que el principio del "pago del contaminador" está bien
establecido en casos de daño ambiental y problemas de salud pública,
siendo algunos ejemplos: el tabaco (impuestos, demandas de los
gobiernos estatales) [20-23]; los asbestos (demandas gubernamentales
[24] y privadas); la ley Superfund (fondo de fideicomiso, demandas
gubernamentales) [25]; la contaminación de los pantanos Everglades de
Florida por la producción de azúcar (enmienda constitucional estatal
que exige que el contaminador pague) [26]; y

Considerando que a lo largo del lapso de 1920 a 1936 tan solo, la
industria de pigmento de plomo vendió más de 455 millones de dólares
(en dólares de 1920-1936) en pigmento blanco de plomo [27,28]; y

Considerando que los productores más grandes de pigmento de plomo en
este siglo, o sus sucesores, continúan en el negocio como compañías
rentables (con activos netos combinados en 1995 de aproximadamente 30
mil millones de dólares) [29,30] y no han sido responsabilizadas
financieramente por los daños causados por sus productos; y

Recordando que existen precedentes (como en los casos de los asbestos
[24], los cigarrillos [20-23], la ley Superfund [25]) de gobiernos que
han demandado a compañías contaminadoras para recuperase de los daños;
y que hacer eso en el caso de los envenenamientos con pintura con plomo
podría ayudar a aumentar la visibilidad pública del tema; y que hacerlo
podría ayudar a disuadir a las corporaciones de comprometerse en
futuros comportamientos irresponsables que perjudiquen el ambiente o la
salud pública; y

Reconociendo que la disminución de la pintura residencial con base de
plomo se ha encontrado en general que es segura y efectiva en reducir
la exposición de los niños al plomo [31-34], a pesar de algunos datos
conflictivos [35,36];

Considerando que se carece de datos sobre los métodos óptimos de la
disminución de la pintura con plomo para maximizar la seguridad,
eficacia y la relación costo-efectividad;

Reconociendo que los parámetros propuestos por el HUD y los niveles
guías de la EPA para el plomo en el polvo y en el suelo no protegen
adecuadamente a los niños de la toxicidad subclínica del plomo. De
hecho, estos parámetros y niveles guías son de 4 a 10 más altos que los
niveles calculados que están asociados con un 10% de los niños que
tienen un nivel de plomo en sangre en exceso de 10 mcg/dl [37].
Reconociendo además que otros estudios indican que los niveles de plomo
en el polvo considerablemente más bajos de 100 mcg/dl en los pisos son
inadecuados para proteger a los niños de la exposición excesiva al
plomo [38,39]; por consiguiente

1. Apoya los esfuerzos por aumentar los recursos destinados a la
disminución del plomo, la reducción de los peligros del plomo en la
vivienda, y la prevención y educación de la salud con base en la
comunidad;

2. Apoya los esfuerzos por aumentar tales recursos por medio de una
variedad de medios, incluyendo litigios contra los fabricantes de
productos que contienen plomo (tales como los productores de plomo),
legislación, negociación y pagos;

3. Exhorta al gobierno federal para que apruebe legislación que
establezca un impuesto sobre la producción de plomo a ser usado como
fondo fiduciario para eliminar los peligros de la pintura con plomo en
hogares de bajos ingresos y para la prevención basada en el trabajo
comunitario y la educación de la salud con la reducción de los riesgos;

4. Reafirma las recomendaciones proporcionadas por la proclama de
lineamientos #8909 de la APHA [Asociación Estadounidense de la Salud
Pública]: Reducción de los riesgos a la salud relacionados a la
exposición al plomo ambiental [Reducing Health Risks Related to
Environmental Lead Exposure];

5. Exhorta a la EPA [Agencia de Protección Ambiental] para que
promulgue parámetros, basados en la salud, para el polvo y la tierra
residencial de las casas, de manera que sean adecuados para proteger a
niños preescolares de la exposición inaceptable al plomo;

6. Exhorta al HUD [Departamento de la Vivienda y el Desarrollo Urbano]
para que lleve a cabo una encuesta nacional de viviendas, incorporando
las fuentes de exposición al plomo y los niveles de plomo en sangre de
los niños; y

7. Exhorta al HUD, la EPA y el CDC [Centro para el Control de
Enfermedades] para que juntos financien o lleven a cabo investigaciones
sobre los métodos óptimos de disminución para maximizar la seguridad,
la eficacia y la relación costo-efectividad.

--Peter Montague
(National Writers Union, UAW Local 1981/AFL-CIO)

=====

[*] "[Policy Statement] 9704," AMERICAN JOURNAL OF PUBLIC HEALTH Vol.
88, No. 3 (March 1998), págs. 498-500.

[1] Centers for Disease Control. Preventing Lead Poisoning in Young
Children. Atlanta: US Department of Health and Human Services, 1991.

[2] Byers R, Lord E. Late effects of lead poisoning on mental
development. AM J DIS CHILD 1943; 66:471-494.

[3] Needleman HL, Gunnoe C, Leviton A, Reed R, Peresie H, Mager C,
Barrett P. Deficits in psychologic and classroom performance of
children with elevated dentine lead levels. N ENGL J MED 1979; 300:689-
695.

[4] Winneke G, Lilienthal H, Kramer U. The neurobehavioural toxicology
and teratology of lead. ARCH TOXICOL 1996; 18(Suppl):57-70.

[5] Landrigan PJ, Todd AC, Wedeen RP. Lead poisoning. MOUNT SINAI J MED
1995; 62:360-364.

[6] Bellinger D, Dietrich KN. Low-level lead exposure and cognitive
function in children. PED ANNALS 1994; 23(11):600-605.

[7] Needleman HL. The current status of childhood low-level lead
toxicity. NEUROTOXICOL 1993; 14(2-3):161-166.

[8] Agency for Toxic Substances and Disease Registry. The Nature and
Extent of Lead Poisoning in Children in the United States: A Report to
Congress, 1988. Atlanta, GA: US Department of Health and Human
Services, Public Health Service.

[9] Needleman HL, Gastonis CA. Low-level lead exposure and the IQ of
children. JAMA 1990; 263:673-678.

[10] Schwartz J. Low-level exposure and children's IQ: A meta-analysis
and search for a threshold. ENVIRON RES 1994; 65:42-55.

[11] Shukla R, Dietrich KN, Bornschein RL, Berger O, Hammond PB. Lead
exposure and growth in the early pre-school child. PEDIATRICS 1991;
88:886-892.

[12] Needleman HL, Riess JA, Tobin MJ, Biesecker GE, Greenhouse JB.
Bone lead levels and delinquent behavior. JAMA 1996; 275:363-369.

[13] Centers for Disease Control. Update: Blood lead levels--United
States, 1991-1994. MMWR 1997; 46:141-146.

[14] Sargent JD, Brown MJ, Freeman JL, Bailey A, Goodman D, Freeman DH.
Childhood lead poisoning in Massachusetts communities: its association
with sociodemographic and housing characteristics. AM J PUBLIC HEALTH
1995; 85:528-534.

[15] HUD. Comprehensive and Workable Plan for the Abatement of Lead-
Based Paint in Privately Owned Housing. Washington, DC: US Department
of Housing and Urban Development, 1990.

[16] Gibson, JL. A plea for painted railings and painted walls of rooms
as the source of lead poisoning amongst Queensland children. AUSTRALIAN
MEDICAL GAZETTE 1904; 23:149-153.

[17] Rabin R. Warnings unheeded: a history of child lead poisoning. AM
J PUBLIC HEALTH 1989; 79:1668-1674.

[18] Lin-Fu J. Lead poisoning and undue lead exposure in children:
history and current status. En: Needleman HL (ed): Low Level Lead
Exposure: Clinical Implications of Current Research. New York: Raven
Press, 1980.

[19] Environmental Defense Fund. The Hour of Lead. Washington, DC:
Environmental Defense Fund, 1992.

[20] Commonwealth of Massachusetts v. Philip Morris, Inc. et al., Civil
No. 95-7378, Massachusetts Superior Court.

[21] Moore v. The American Tobacco Co. et al., CN 94-1429, Chancery
Court of Jackson County, Mississippi.

[22] McGraw v. The American Tobacco Co. et al., 94-C-1707, Circuit
Court of Kanawha County, West Virginia.

[23] The State of Florida, Lawton M. Chiles, Jr., Individually and as
Governor of the State of Florida, Department of Business and
Professional Regulation, and the Agency for Health Care Administration
v. The American Tobacco Co., et al., CN95-1466, Fifteenth Judicial
Circuit, Palm Beach County, Florida.

[24] State v. Owens Corning Fiberglass, et al., Massachusetts Superior
Court, Civil docket #90-3791-A.

[25] Comprehensive Environmental Response, Compensation and Liability
Act of 1980, US Congress.

[26] State of Florida Constitution, Amendment No. 5.

[27] US Bureau of Mine: Minerals Yearbook. Washington, DC: US Bureau of
Mines, 1921-1935.

[28] Oil, Paint and Drug Reporter: Lead, zinc pigment sales: 1936. June
28, 1937.

[29] Moody's Investors Service. MOODY'S INDUSTRIAL MANUAL. New York:
Moody's Investors Service, 1996.

[30] Moody's Investors Service. MOODY'S OTC INDUSTRIAL MANUAL. New
York: Moody's Investors Service, 1996.

[31] Farfel MR, Chisolm JJ. An evaluation of experimental practices for
abatement of residential lead-based paint: report on a pilot project.
ENVIRON RES 1991; 55:199-212.

[32] Farfel MR, Chisolm JJ, Rhode CA. The long-term effectiveness of
residential lead paint abatement. ENVIRON RES 1994; 66:217-221.

[33] Staes CJ, Matte T, Copley G, Flanders D, Binder S. Retrospective
study of the impact of lead-based paint remediation on children's blood
lead levels. St. Louis. AM J PUBLIC HEALTH 1994; 139:1016-1026.

[34] Swindell SL, Charney E, Brown MJ, Delaney J. Home abatement and
blood lead changes in children with class III lead poisoning. CLIN PED
1994; September:[536-541].

[35] Farfel MR, Chisolm JJ. Health and environmental outcomes of
traditional and modified practices for abatement of residential lead-
based paint. AM J PUBLIC HEALTH 1990; 80:1240-1245.

[36] Aschengrau A, Beiser A, Bellinger D, Copenhafer D, Weitzman M. The
impact of residential lead-based paint hazard remediation and soil lead
abatement among children with mildly elevated blood lead levels. AM J
PUBLIC HEALTH 1997; 87:1698-1702.

[37] Lanphear BP, Weitzman M, Winter NL, Tanner M, Yakir B, Eberly S,
Emond M, Matte TD. Lead-contaminated house dust and urban children's
blood lead levels. AM J PUBLIC HEALTH 1996; 86:1416-1421.

[38] Rabinowitz M, Leviton A, Needleman H, Bellinger D, Waternaux C.
Environmental correlates of infant blood lead levels in Boston. ENVIRON
RES 1985; 38:96-107.

[39] Clark S, Bornschein R, Succop P, Roda S, Peace B. Urban lead
exposures of children in Cincinnati, Ohio. CHEMICAL SPECIATION
BIOAVAILABILITY 1991; 3:168-171.

Palabras claves: plomo; niños; apha; american public health
associación; metales pesados tóxicos; resoluciones; principio del pago
del contaminador; vivienda; pintura; industria de pinturas; industria
del plomo; tabaco;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (24)