Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#561 - Nueva Política de los EUA en Materia de Desperdicios - Parte II: Sedimentos de Aguas Residuales, 27-Aug-1997

A mediados de la década de 1980, una organización ciudadana de Nueva
Jersey llamada Acción por los Océanos Limpios (Clean Ocean Action),
dirigida por Cindy Zipf, emprendió una campaña agresiva para proteger
los océanos del vertimiento de sedimentos tóxicos de aguas residuales.
Esta organización se enfrentaba a fuerzas extraordinarias: la Agencia
de Protección Ambiental de los EUA (U.S. Environmental Protection
Agency, EPA) estaba en contra; los oficiales ambientales de Nueva York
y Nueva Jersey estaban en contra; casi todos los gobiernos municipales
estaban en contra. Pero la organización perseveró y ganó.

De esta manera, a principios de la década de 1990, los municipios
tuvieron que encontrar otros sitios para verter sus sedimentos de aguas
residuales.

Como vimos la semana pasada, los sedimentos de las aguas residuales son
los materiales fangosos que quedan después de que las bacterias han
digerido las deposiciones humanas que circulan desde su inodoro hasta
la planta de tratamiento local de aguas servidas. Si las deposiciones
humanas fuesen lo único que entrara en la planta de tratamiento de
aguas residuales, entonces los sedimentos de las aguas residuales
contendrían solamente nutrientes y deberían ser devueltos a la tierra.

Desafortunadamente, la mayoría de las plantas de tratamiento de aguas
residuales reciben desechos industriales tóxicos, que son entonces
mezclados con las deposiciones humanas, creando una mezcla poco
entendida de nutrientes y venenos industriales. Más aún, muchas
ciudades estadounidenses han construido sistemas de aguas residuales
que mezclan agua que drena de las tormentas con las aguas residuales
regulares; cada vez que una tormenta de lluvia barre las calles de
estas ciudades, toxinas adicionales son agregadas a los sedimentos de
las aguas residuales.

Como resultado de todo esto, los sedimentos de las aguas residuales
contienen un extraño brebaje de nutrientes unidos a niveles bajos de
PCBs [bifenilos policlorados, por sus siglas en inglés]; dioxinas y
furanos; pesticidas clorados [como DDT, DDD, DDE, dieldrin, aldrin,
endrin, clordane, heptacloro, lindane, mirex, kepone, 2,4,5-T y 2,4-D];
hidrocarburos aromáticos polinucleares carcinógenos [PAHs, por sus
siglas en inglés]; metales pesados [arsénico, mercurio, plomo, selenio,
cadmio, etc.]; bacterias, virus, gusanos parásitos y hongos [1];
solventes industriales; asbestos; productos del petróleo y un sinnúmero
más. La industria de los EUA usa aproximadamente unos 70.000 químicos
distintos y cualquiera de ellos puede encontrarse en los sedimentos de
las aguas residuales --dependiendo de quién vierta qué por el desagüe
en cualquier lugar y a cualquier hora. Además de los químicos
originales, en los sedimentos se producen metabolitos únicos y se
forman nuevos productos de la degradación. Por dar solamente un
ejemplo: la trimetilamina puede ser convertida en el potente
carcinógeno dimetilnitrosamina [2].

Los EUA producen 5,3 millones de toneladas métricas (11,6 mil millones
de libras) de sedimentos de aguas residuales cada año (este es el peso
seco, sin incluir el peso del agua que los contiene). Hoy en día,
aproximadamente un 16% de los sedimentos de las aguas residuales en los
EUA es incinerado y las cenizas son enterradas en rellenos sanitarios;
un 38% de los sedimentos es enterrado en rellenos sanitarios
directamente; un 36% es esparcido sobre tierras agrícolas o forestales,
o si no, mezclado en la tierra de otra manera, y un 10% es manipulado
de otras maneras (amontonado sobre la tierra y abandonado, por ejemplo)
[3].

Las industrias de tratamiento de aguas residuales --y los gobiernos
municipales que las emplean-- representan una fuerza política poderosa
en los EUA. Juntos, a finales de la década de 1980, calcularon que lo
más barato que se puede hacer con los sedimentos de las aguas
residuales es esparcirlos sobre o en la tierra, preferiblemente tan
cerca como sea posible del punto de origen, para minimizar los costos
de transporte.

Sin embargo, había obstáculos que vencer. El público piensa en los
sedimentos de las aguas residuales como sucios, hediondos y peligrosos.
Pocas personas pensaron que los sedimentos de las aguas residuales
sonaban bien como fertilizantes para alimentos. Así que la industria
contrató a una compañía de relaciones públicas, Powell Tate, y
rebautizaron los sedimentos de las aguas residuales con el nombre
de "sólidos biológicos". Convencieron a la EPA para que secundara esta
desintoxicación verbal. La Federación de Asociaciones de Plantas de
Tratamiento de Aguas Residuales (Federation of Sewage Works
Associations) también se cambió el nombre --ahora es la Federación
Ambiental del Agua (Water Environment Federation, WEF) [4].

La literatura científica sobre los sedimentos de las aguas residuales
es numerosa, pero mucha de ella consiste de artículos que buscan vencer
la resistencia del público al uso de los sedimentos de las aguas
residuales sobre las tierras agrícolas. Es "literatura feliz", pero no
necesariamente literatura honesta. Sin embargo, existe un núcleo de
investigaciones serias que han tratado de descubrir cuáles serían las
consecuencias si los agricultores usan los sedimentos de las aguas
residuales como fertilizantes. Nosotros hemos examinado esta literatura
en meses recientes, y he aquí lo que encontramos:

** Los sedimentos de las aguas residuales son mutagénicos (causan
cambios genéticos heredables en los organismos) [5,6], pero nadie
parece seguro de lo que esto significa para la salud humana o animal.
La EPA simplemente ha ignorado esta información en sus regulaciones de
los sedimentos de las aguas residuales [7,8].

** Dos tercios de los sedimentos de las aguas residuales contienen
asbestos. Debido a que los sedimentos frecuentemente son aplicados
secos a la tierra, el asbesto puede ser un peligro real para la salud
de agricultores, vecinos y sus niños [9,10,11]. En sus regulaciones de
los sedimentos, la EPA no menciona el asbesto [7,8].

** La EPA dictó niveles numéricos para 10 metales (arsénico, cadmio,
cromo, cobre, plomo, mercurio, molibdeno, níquel, selenio y zinc) [8].
Sin embargo, el movimiento de los metales desde los suelos hacia las
aguas subterráneas, aguas superficiales, plantas y vida silvestre --y
de los cientos de otras toxinas en los sedimentos, que la EPA escogió
no regular-- son poco entendidos [12]. Sus movimientos dependen de al
menos los siguientes factores: especie de planta, tipo de suelo,
humedad del suelo, acidez o alcalinidad del suelo, tasa de aplicación
de los sedimentos, pendiente, drenaje y la química específica de las
toxinas y de los sedimentos mismos [13,14].

** La acidez del suelo parece ser el factor clave en promover o
retardar el movimiento de los metales tóxicos hacia las aguas
subterráneas, la vida silvestre y los cultivos [15,16]. Al crear sus
regulaciones, la EPA asumió que las tierras tratadas con sedimentos
estarían bajo el cuidado perpetuo de un agricultor que agregaría cal a
la tierra para mantenerla alcalina y prevenir que los metales se
movieran peligrosamente. Por esta razón, una acumulación de metales
pesados tóxicos en los suelos frecuentemente es considerada
irrelevante. Pero en el mundo real, los agricultores dejan de trabajar
mientras las precipitaciones ácidas siguen empapando las tierras con
ácido diluido año tras año. La acumulación de metales pesados tóxicos
en el suelo hoy en día [17] parece ser una receta para tener problemas
en 30 a 50 años más adelante [18].

El Consejo Nacional de Investigaciones (National Research Council, NRC)
de la Academia Nacional de Ciencias (National Academy of Sciences) le
da al tratamiento de los suelos con sedimentos de aguas residuales el
visto bueno a corto plazo, "siempre que... los suelos ácidos sean
manejados agronómicamente". Sin embargo, el NRC reconoce que los
metales pesados tóxicos y los contaminantes orgánicos persistentes
pueden acumularse en los suelos tratados: "Elementos trazas
potencialmente dañinos y ciertos químicos orgánicos persistentes en
aguas residuales municipales crudas resultan concentrados en los
sedimentos durante el proceso de tratamiento, y, con aplicaciones
repetidas de los sedimentos sobre la tierra, estos químicos pueden
acumularse en el suelo", dice el NRC [3]. Si tal acumulación ocurre y
los suelos ya no son "manejados agronómicamente" sino que son
abandonados para ser lavados por la lluvia ácida a perpetuidad, qué
sucederá entonces?

** Las investigaciones muestran claramente que, bajo algunas
condiciones (que no son entendidas por completo), los metales tóxicos y
los venenos orgánicos industriales pueden ser transferidos desde suelos
tratados con sedimentos hacia los cultivos [19]. Se ha demostrado que
la lechuga, la espinaca, el repollo, la remolacha suiza y la zanahoria
acumulan metales tóxicos y/o hidrocarburos clorados tóxicos cuando son
cultivados en suelos tratados con sedimentos de aguas residuales [20,
21, 22, 23, 24].

** En algunos casos, los tóxicos orgánicos contaminan las partes
foliares de plantas simplemente al volatilizar desde los sedimentos [2].

** Hay buenas razones para pensar que el ganado que pace de plantas
tratadas con sedimentos de aguas residuales ingerirán los
contaminantes --bien sea a través de las plantas de las que pacen, o
comiendo sedimentos de aguas residuales junto con las plantas. Las
ovejas que comen repollos crecidos en sedimentos desarrollaron lesiones
en el hígado y la glándula tiroides. Los cerdos alimentados con maíz
tratado con sedimentos tenían niveles elevados de cadmio en sus tejidos
[25]. Probablemente las reses, las cabras y las ovejas también comen
sedimentos directamente. Al pacer, estos animales pueden arrancar
plantas desde las raíces y así ingerir cantidades substanciales de
suelo. Una vaca puede ingerir tanto como 500 kg (1100 libras) de suelo
cada año [26].

** Se ha mostrado que pequeños mamíferos acumularon metales pesados
después de que fueron aplicados sedimentos de aguas residuales a
tierras forestales. Las musarañas, los topos y ciertos ratones
absorbieron metales de los sedimentos [27]. Los insectos en el suelo
absorben toxinas, que se acumulan entonces en las aves [28].

** Se ha demostrado que los sedimentos de aguas residuales aplicados a
suelos pueden aumentar el consumo de dioxina de los humanos que comen
carne de res (o beben leche de vaca) producida de esos suelos [29,30].
De acuerdo a la EPA, en el mundo industrial los humanos ya llevan
cargas peligrosas de dioxina en sus cuerpos. (Ver REHW #390, #391 y
#414). Desde una perspectiva de salud pública, cualquier adición
innecesaria de dioxina a las cadenas alimenticias humanas es impensable
e inaceptable.

** Los sedimentos de las aguas residuales se producen en cantidades
inmensas día tras día, año tras año. Los sedimentos nunca se toman
vacaciones. Día tras día, las municipalidades se encuentran bajo una
incesante presión para deshacerse del material. Es extremadamente caro
tratarlos para limpiarlos. Los pueblos y las ciudades tienen todos los
incentivos para descuidar los detalles, escatimar en las pruebas,
amañar los números, alegar que sus sedimentos son más limpios de lo que
en realidad son. Los agricultores no tienen la capacidad de analizar
los sedimentos independientemente; tienen que confiar en la palabra del
proveedor de los sedimentos. Sólo una agencia supervisora agresiva e
independiente puede proteger la salud pública. ¿Dónde se puede
encontrar una agencia como ésa? ¿Quién tiene la confianza de que su
gobierno estatal, o la EPA, alguna vez jugará ese papel?

La EPA ha reconocido que no tiene los fondos adecuados para supervisar
el programa del manejo de los sedimentos de las aguas residuales de la
nación [31,32]. "En la oficina central, el personal ha sido reducido
dramáticamente durante el año pasado, y nosotros hacemos lo que
podemos", declaró un oficial de la EPA a la revista BIOCYCLE [31]. Y un
oficial del Estado de Washington dijo: "...con la EPA suspendiendo el
financiamiento del programa de los sedimentos, el problema será si los
oficiales estatales o locales tienen los recursos para supervisar
adecuadamente cada sitio de aplicación [de los sedimentos] [3]".

¿Quién entonces protegerá a la salud pública de los proveedores de los
sedimentos tóxicos? ¿Quién protegerá a los suelos agrícolas de la
nación de la contaminación, proveyendo seguridad alimentaria para las
generaciones futuras?

Y, finalmente, quién guiará la transición hacia una forma
verdaderamente sostenible del manejo de las deposiciones humanas?[33]

--Peter Montague (Unión Nacional de Escritores, UAW Local 1981/AFL-CIO)

=====

[1] Herbert R. Pahren y otros, "Health risks associated with land
application of municipal sludge," JOURNAL OF THE WATER POLLUTION
CONTROL FEDERATION Vol. 51, No. 11 (November 1979), págs. 2588-2601.

[2] J.G. Babish, D.J. Lisk y otros, ORGANIC TOXICANTS AND PATHOGENS IN
SEWAGE SLUDGE AND THEIR ENVIRONMENTAL EFFECTS [Special Report No. 42]
(Ithaca, N.Y.: Cornell University, December, 1981).

[3] Gary D. Krauss y Albert L. Page, "Wastewater, Sludge and Food
Crops," BIOCYCLE (February 1997), págs. 74-82. Krauss fue director del
estudio realizado por el National Research Council: USE OF RECLAIMED
WATER AND SLUDGE IN FOOD CROP PRODUCTION (Washington, D.C.: National
Academy Press, 1996).

[4] John Stauber y Sheldon Rampton, TOXIC SLUDGE IS GOOD FOR YOU
(Monroe, Maine: Common Courage Press, 1995), págs. 100-101.

[5] K.C. Donnelly y otros, "Mutagenic Potential of Municipal Sewage
Sludge Amended soils," WATER, AIR AND SOIL POLLUTION Vol. 48 (1989),
págs. 435-449.

[6] Philip K. Hopke y otros, "Comparison of the Mutagenicity of Sewage
Sludges," ENVIRONMENTAL SCIENCE & TECHNOLOGY Vol. 18 (1984), págs. 909-
916.

[7] Environmental Protection Agency, "40 CFR Part 503; National Sewage
Sludge Survey; Availability of Information and Data, and Anticipated
Impacts on Proposed Regulations; Proposed Rule," FEDERAL REGISTER
November 9, 1990, págs. 47210-47283.

[8] Las regulaciones de los sedimentos de las aguas residuales "Sección
503" están disponibles en disquetes del Servicio Nacional de
Información Técnica (National Technical Information Service, NTIS);
teléfono 1-800-553-6847; artículo de compra No. PB93-500478INC; precio:
$60,00.

[9] Charles G. Manos y otros, "Prevalence of Asbestos in Sewage Sludges
From 51 Large and Small Cities in the United States," CHEMOSPHERE Vol.
22, Nos. 9-10 (1991), págs. 963-967.

[10] Charles G. Manos y otros, "Prevalence of Asbestos in Composted
Waste from 26 Communities in the United States," ARCHIVES OF
ENVIRONMENTAL CONTAMINATION AND TOXICOLOGY Vol. 23, No. 2 (August,
1992), págs. 266-269.

[11] Ed Haag, "Sludge under suspicion," FARM JOURNAL (March 1992),
págs. 16-19.

[12] J.E. Welch y L.J. Lund, "Zinc Movement in Sewage-Sludge-Treated
Soils as Influenced by Soil Properties, Irrigation Water Quality, and
Soil Moisture Level," SOIL SCIENCE Vol. 147, No. 3 (March 1989), págs.
208-214.

[13] J.P. Schmidt, "Understanding Phytotoxicity Thresholds for Trace
Elements in Land-applied Sewage Sludge," JOURNAL OF ENVIRONMENTAL
QUALITY Vol. 26 (January -February 1997), págs. 4-10.

[14] Ed Haag, "Just Say No," DAIRY TODAY (March 1992), págs. 82-83.

[15] S.R. Smith, "Effect of Soil pH on Availability to Crops of Metals
in Sewage Sludge-Treated Soils. II. Cadmium Uptake by Crops and
Implications for Human Dietary Intake," ENVIRONMENTAL POLLUTION Vol. 86
(1994), págs. 5-13.

[16] Sara Brallier y otros, "Liming Effects on Availability of Cd, Cu,
Ni, and Zn in a Soil Amended with Sewage Sludge 16 Years Previously,"
WATER, AIR AND SOIL POLLUTION Vol. 86 (1996), págs. 195-206.

[17] K.P. Raven y R.H. Loeppert, "Heavy Metals in the Environment,"
JOURNAL OF ENVIRONMENTAL QUALITY Vol. 26 (March-April 1997), págs. 551-
557.

[18] Brian J. Alloway y Andrew P. Jackson, "The Behaviour of Heavy
Metals in Sewage Sludge-Amended Soils," THE SCIENCE OF THE TOTAL
ENVIRONMENT Vol. 100 (1991), págs. 151-176.

[19] Donald J. Lisk y otros, "Survey of Toxicants and Nutrients in
Composted Waste Materials," ARCHIVES OF ENVIRONMENTAL CONTAMINATION AND
TOXICOLOGY Vol. 22 (1992), págs. 190-194.

[20] Min-Jian Wang y Kevin C. Jones, "Uptake of Chlorobenzenes by
Carrots from Spiked and Sewage Sludge-Amended Soil," ENVIRONMENTAL
SCIENCE AND TECHNOLOGY Vol. 28, No. 7 (1994), págs. 1260-1267.

[21] Min-Jian Wang y Kevin C. Jones, "Behaviour and Fate of
Chlorobenzenes (CBs) Introduced into Soil-Plant Systems by Sewage
Sludge Application: A Review," CHEMOSPHERE Vol. 28, No. 7 (1994), págs.
1325-1360.

[22] Rufus L. Chaney, "Public Health and Sludge Utilization," BIOCYCLE
(October 1990), págs. 68-73.

[23] A.C. Chang y otros, "Cadmium Uptake for Swiss Chard Grown on
Composted Sewage Sludge Treated Field Plots: Plateau or Time Bomb?,"
JOURNAL OF ENVIRONMENTAL QUALITY Vol. 26 (January -February 1997),
págs. 11-19.

[24] Yutaka Iwata y otros, "Uptake of a PCB (Aroclor 1254) from Soil by
Carrots under Field Conditions," BULLETIN OF ENVIRONMENTAL
CONTAMINATION & TOXICOLOGY Vol. 11, No. 6 (1974), págs. 523-528.

[25] See D.J. Lisk y otros, "Toxicologic Studies with Swine Fed Corn
Grown on Municipal Sewage Sludge-Amended Soil," JOURNAL OF ANIMAL
SCIENCE Vol. 55, No. 3 (1982), págs. 613-619.

[26] M.M. Varma y W. Wade Talbot, "Organic Pollutants in Municipal
Sludge -Health Risks," JOURNAL OF ENVIRONMENTAL SYSTEMS Vol. 16, No. 4
(1986-87), págs. 295-308.

[27] Linda J. Hegstrom y Stephen D. West, "Heavy Metal Accumulation in
Small Mammals following Sewage Sludge Application to Forests," JOURNAL
OF ENVIRONMENTAL QUALITY Vol. 18 (July -September 1989), págs. 345-349.

[28] Thomas S. Davis y otros, "Uptake of Polychlorobiphenyls Present in
Trace Amounts from Dried Municipal Sewage Sludge Through an Old Field
Ecosystem," BULLETIN OF ENVIRONMENTAL CONTAMINATION AND TOXICOLOGY Vol.
27 (1981), págs. 689-694.

[29] Simon R. Wild y otros, "The Influence of Sewage Sludge
Applications to Agricultural Land on Human Exposure to Polychlorinated
Dibenzo-P-dioxins (PCDDs) and -Furans (PCDFs)," ENVIRONMENTAL POLLUTION
Vol. 83 (1994), págs. 357-369.

[30] Michael S. McLachlan y otros, "A Study of the Influence of Sewage
Sludge Fertilization on the Concentrations of PCDD/F and PCB in Soil
and Milk," ENVIRONMENTAL POLLUTION Vol. 85 (1994), págs. 337-343.

[31] Nora Goldstein, "EPA Streamlines Biosolids Management Programs,"
BIOCYCLE (July 1995), págs. 58-60.

[32] "EPA and Stakeholders Outline New Biosolids Management
Approaches," BIOCYCLE (August 1995), pág. 6.

[33] Robert Goodland y Abby Rockefeller, "What is Environmental
Sustainability in Sanitation?" IETC'S INSIGHT [boletín del Programa
Ambiental de las Naciones Unidas (United Nations Environment
Programme), Centro Internacional de Tecnología Ambiental (International
Environmental Technology Centre)] Summer, 1996, págs. 5-8. El
International Environmental Technology Centre puede contactarse en la
siguiente dirección: UNEP-IETC, 2-1110 Ryokuchikoen, Tsurumi-ku, Osaka
538, Japón. Teléfono: (81-6) 915-4580; fax: (81-6) 915-0304; E-mail:
cstrohma@unep.or.jp; URL: http://www.unep.or.jp/.

Palabras claves: sedimentos de aguas residuales; clean ocean action;
cindy zipf; epa; pcbs; dioxina; asbestos; acumulación biológica; vida
silvestre; bosques; aves; mamíferos; agricultura; labranza; tierras
agrícolas; suelo; dimetilnitrosamina; dioxina; pesticidas; nutrientes;
mutágenos; carcinógenos; arsénico; cadmio; cromo; cobre; plomo;
mercurio; molibdeno; níquel; selenio; zinc; lluvia ácida; precipitación
ácida; ganado; regulación; regulaciones; reses; leche de vaca;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (27)