Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#559 - Cancer Infantíl y la Contaminación, 13-Aug-1997

Un nuevo estudio minucioso en Inglaterra muestra que los niños tienen
un riesgo mayor de padecer cáncer si viven en un radio de tres a cinco
kilómetros (2 a 3 millas) de ciertos tipos de instalaciones
industriales [1]. El estudio, por E.G. Knox y E.A. Gilman, encuentra
que el mayor peligro se localiza en un radio de unas pocas cientos de
yardas de las fuentes de contaminación, y disminuye con la distancia.
La incidencia de cánceres infantiles por cada 100.000 niños en
Inglaterra y los EUA ha ido aumentando continuamente durante al menos
20 años.

El nuevo estudio examinó datos de 22.458 niños que murieron de leucemia
(cáncer de las células de la sangre) o de otros cánceres durante los
años de 1953 hasta 1980 en Inglaterra. El estudio registró la dirección
del domicilio en el momento del nacimiento y la dirección del domicilio
en el momento de la muerte, luego midió la distancia física de estos
domicilios a instalaciones industriales cercanas.

Se hallaron excesos de leucemia y otros cánceres entre niños cerca de
las siguientes clases de industrias:

** refinerías de petróleo, grandes instalaciones de almacenamiento de
petróleo, terminales de oleoductos y fábricas productoras de betunes
(asfalto, petróleo crudo y alquitrán).

** fábricas de automóviles, fábricas de carrocerías de automóviles y
talleres de reparación de carrocerías de automóviles.

** grandes consumidores de productos del petróleo, incluyendo pintores,
fabricantes de fibra de vidrio, productores de pinturas y barnices,
productores de solventes, plásticos y detergentes, y galvanizadores
(laminadores de zinc).

** usuarios de hornos y calderas, incluyendo plantas de laminación del
acero, plantas de energía, productoras de cemento, fabricadoras de
ladrillos, crematorios y fundiciones de hierro y acero, aluminio y zinc.

** aeródromos, vías férreas, carreteras y puertos.

Este estudio también fue interesante por lo que NO encontró:

** En las cercanías de las productoras de caucho se mostraron aumentos
ligeros en cánceres infantiles, pero esto no sucedió cerca de las
plantas fabricadoras de neumáticos. Asimismo, en las cercanías de las
fabricadoras de frenos no se mostraron excesos de cánceres infantiles.

** A pesar del uso de productos limpiadores basados en solventes, no se
mostraron aumentos de cáncer infantil en las cercanías de las plantas
galvanoplásticas.

** Veintidós fábricas productoras de hidrocarburos halogenados (con
cloro y con flúor) no tenían un efecto aparente, pero otras 32
productoras de solventes mostraron efectos cancerígenos hasta a 5
kilómetros (3 millas) de distancia.

** Fundiciones de metales (aluminio y zinc), moldeadores de metales y
soldadores, probablemente son responsables de los efectos observados
cerca de plantas fabricadoras de automóviles, según los autores. Sin
embargo, la fundición y la refinación de plomo no mostró efectos de
cáncer infantil. La fabricación de baterías de automóviles, por otro
lado, exhibió efectos fuertes. Los autores especulan que puede ser la
fabricación de las cajas de las baterías (formación de plásticos y uso
de solventes) lo que crea el efecto del cáncer infantil, más que el
mismo plomo.

** Otras industrias que no parecen estar asociadas con cánceres
infantiles incluyen terminales ferroviarios de fertilizadores
agrícolas; transmisores de señales televisivas; pastelerías;
productores de baterías secas; fabricadores de cintas magnéticas;
plantas de energía nuclear; productores de PVC y fabricadores de
preservativos para maderas.

** Las plantas productoras de benceno no estaban relacionadas con
agrupamientos cercanos de cánceres infantiles. El riesgo conocido de la
leucemia por el benceno puede haber llevado a medidas especiales de
contención.

Las conclusiones para la leucemia y los otros cánceres fueron las
mismas.

Entre los niños que cambiaron el domicilio entre su nacimiento y su
muerte, el riesgo de cáncer pudo observarse solamente cerca del
domicilio al momento del nacimiento, implicando que los cánceres fueron
causados por la exposición a contaminantes poco antes o después del
nacimiento.

Knox y Gilman, los autores de este estudio, han invertido varios años
desarrollando técnicas analíticas para identificar agrupamientos de
cánceres de pequeña escala, usualmente cánceres que inciden en un radio
de 150 a 300 metros (aproximadamente 150 a 300 yardas) entre sí [2].
Los autores están seguros de que ahora sus técnicas pueden identificar
agrupamientos de cánceres a nivel de los alrededores. "Primero,
nuestros análisis recientes han disipado efectivamente las advertencias
sobre la veracidad de casos de agrupamientos en distancias cortas y
ahora no está en duda la existencia de peligros localizados
geográficamente. Los estudios de la proximidad no conciernen más a este
tema y pueden ser dirigidos solamente a preguntar cuáles serían esos
peligros", dicen Knox y Gilman [1].

Este último estudio lleva dichas técnicas al siguiente paso y relaciona
los agrupamientos de cánceres a fuentes cercanas de contaminación,
particularmente aquellas que involucran grandes cantidades de petróleo.

El punto débil de este último estudio, según los autores, es que no
puede descartar la posibilidad de que haya cantidades excesivamente
grandes de niños viviendo cerca de instalaciones industriales, lo que
podría crear la falsa impresión de altas tasas de cáncer. Los autores
examinan esta pregunta lo mejor que pueden y muestran que, en general,
hay pocas residencias a distancias cortas (unas pocas cientos de
yardas) de grandes fábricas, debido a que las instalaciones asociadas
(caminos, estacionamientos, garajes, etc.) compiten con los inmuebles
residenciales por el espacio.

Los autores concluyen que los cánceres infantiles se agrupan alrededor
de dos tipos generales de instalaciones:

** productores, refinerías, distribuidores y consumidores industriales
de combustibles de petróleo y productos volátiles de petróleo; y

** procesos de producción que usan calderas de altas temperaturas,
hornos y cámaras de combustión.

Algunas operaciones, particularmente las de los motores de combustión
interna y las calderas alimentadas con petróleo, satisfacen ambos
criterios.

Los autores del estudio dicen que pueden haber tres mecanismos que
causen los cánceres infantiles:

** Gases y compuestos orgánicos volátiles que alcancen directamente a
los niños o a sus madres embarazadas;

** Células germinativas de los padres, que resulten lesionadas durante
la exposición laboral, originando niños con predisposición a cánceres;

** Contaminación laboral llevada a los hogares sobre la vestimenta, la
piel o el aliento.

Knox y Gilman piensan que de los tres mecanismos, la exposición directa
de los niños o sus madres embarazadas es la más probable.

Los autores dicen que su estudio pudo haber pasado por alto muchas
fuentes locales de exposición de los niños al petróleo, como sistemas
de calefacción domésticos y comerciales, contenedores para el
almacenamiento de petróleo, derrames en el transporte de petróleo,
pequeños talleres de máquinas, estaciones de autobuses, chimeneas de
escuelas u hospitales, incineradores municipales, estaciones de
gasolina, etc.

Los cánceres infantiles podrían ser causados por al menos 3 mecanismos:

** Contaminantes que perjudican el material genético heredado (DNA) en
las células;

** Contaminantes que perjudican el sistema inmune, que de otra manera
evitaría la supervivencia de células cancerígenas;

** Contaminantes que perjudican los mecanismos de la división celular.
(El cáncer es la pérdida de control de la división celular).

Estos últimos hallazgos, de que los cánceres infantiles están
concentrados cerca de instalaciones industriales, contradicen el punto
de vista oficial del cáncer infantil, al menos en los EUA. El Instituto
Nacional del Cáncer (National Cancer Institute, NCI) escribió en
1993: "Es improbable que los patrones de tiempo para el cáncer infantil
resulten afectados por agentes ambientales, ya que se conocen muy pocos
que causan cáncer dentro del período de la edad pediatrica, y las
exposiciones han sido raras o limitadas". Y: "Los agrupamientos de
cáncer infantil ocurren muy frecuentemente por casualidad y casi nunca
debido a agentes ambientales" [3]. Sin embargo, el NCI dice que niños
expuestos a radiación (como en Hiroshima y Nagasaki) pueden desarrollar
cáncer. La exposición al benceno podría causar leucemia infantil, dice
el NCI, debido a que el benceno afecta a los cromosomas de la misma
manera que la radiación. Los niños de madres tratadas con
dietilestilbestrol (DES, por sus siglas en inglés) --una droga
administrada a mujeres en la década de 1950 para prevenir abortos--
pueden desarrollar cánceres infantiles, reconoce el NCI.

El NCI reporta que la incidencia (por cada 100.000 niños) de muchos
cánceres infantiles ha aumentado continuamente durante el período de
1973 a 1990. Todos los cánceres infantiles combinados han aumentado a
una tasa de 0,9% por año (0,9% por año entre caucásicos y 1,0% por año
entre afroamericanos). El cáncer del cerebro y el sistema nervioso
central han aumentado a una tasa de 1,8% por año. La leucemia ha
aumentado a una tasa de 1,8% por año. Los linfomas no-Hodgkin han
aumentado a una tasa de 1,4% por año. El cáncer de riñón ha aumentado a
una tasa de 1% por año. Sin embargo, gracias a la cirugía, los
tratamientos de radiación y la quimioterapia, la tasa de muertes para
todos estos cánceres infantiles ha disminuido continuamente desde 1973
a una tasa promedio de 2,9% por año, aún cuando las tasas de incidencia
han aumentado [3].

Oficiales ambientales de los EUA frenan el tipo de estudio reportado
aquí. Cada año, la Agencia de Protección Ambiental (U.S. Environmental
Protection Agency, EPA) recoge datos sobre emisiones tóxicas reportadas
por los mismos contaminadores industriales, creando así la base de
datos anual llamada Inventario de Emisiones Tóxicas (Toxics Release
Inventory, o TRI), autorizada por la ley federal. Sin embargo, la EPA
nunca ha asignado ningún personal para controlar la calidad de los
datos reportados por los mismos contaminadores, haciendo así que
cualquier estudio basado en los datos del TRI sea sospechoso. Más aún,
cuando John R. Stockwell, un médico empleado por la EPA, desarrolló una
técnica para relacionar datos de la base de datos TRI con tasas de
enfermedades cerca de fuentes de contaminación en Chattanooga,
Tennessee, oficiales de la EPA intentaron despedir a Stockwell
inmediatamente. (Ver REHW #366, #392). Debido a las protestas de los
ciudadanos, Stockwell logró mantener su empleo, pero no ha vuelto a
emprender ningún estudio similar desde entonces, así como tampoco lo ha
hecho nadie más en la EPA. La presidenta de la EPA, Carol Browner, ha
emitido un memorándum ordenando específicamente al personal de la EPA
a "abstenerse de relacionar los datos del TRI con efectos en la salud
de los humanos". (REHW #392)

Otro oficial de la EPA que intentó relacionar emisiones industriales
tóxicas con la salud humana también se ha encontrado en serios
problemas. Brian Holtzclaw, un ingeniero ambiental empleado por la EPA,
pero "prestado" al Estado de Kentucky, urgió el estudio de emisiones
tóxicas masivas de una refinería de Ashland Oil para ver si estaban
correlacionadas con tasas de enfermedades en comunidades vecinas.
Holtzclaw trató de traer a John Stockwell para estudiar las descargas
tóxicas de Ashland y él mismo dio a conocer algunos datos de
contaminación a ciudadanos locales. Holtzclaw fue cesado inmediatamente
de sus proyectos en Kentucky y reasignado en Atlanta, Georgia.
Holtzclaw peleó la reasignación. Cientos de grupos ambientalistas e
individuos en todo el país firmaron cartas y peticiones en favor de
Holtzclaw. Después de una batalla legal, la EPA --sin admitir ninguna
falta-- resolvió sus diferencias con Holtzclaw con 20.000 dólares y una
promesa escrita de que podía continuar trabajando en temas de derecho
ambiental. Sin embargo, la batalla legal de Holtzclaw contra el
Departamento del Trabajo de los EUA (U.S. Department of Labor) y el
Estado de Kentucky continúa. Holtzclaw quiere recobrar su trabajo en
Kentucky y quiere le sean reembolsados los costos del juicio [4].

Los casos Stockwell y Holtzclaw dan un mensaje inconfundible de la
presidenta de la EPA, Carol Browner, a todos los empleados de la EPA:
cuídense. La relación de la contaminación a las enfermedades humanas es
un tópico prohibido de estudio.

--Peter Montague (Unión Nacional de Escritores, UAW Local 1981/AFL-CIO)

=====

[1] E.G. Knox y E.A. Gilman, "Hazard proximities of childhood cancers
in Great Britain from 1953-80," JOURNAL OF EPIDEMIOLOGY AND COMMUNITY
HEALTH Vol. 51 (1997), págs. 151-159.

[2] Ver E.G. Knox, "Spatial clustering of childhood cancers in Great
Britain," JOURNAL OF EPIDEMIOLOGY AND COMMUNITY HEALTH Vol. 50, No. 3
(June 1996), págs. 313-319. Además: E.G. Knox, "Leukaemia clusters in
childhood: geographical analysis in Britain," JOURNAL OF EPIDEMIOLOGY
AND COMMUNITY HEALTH Vol. 48, No. 4 (August 1994), págs. 369-376.
También: E.G. Knox, "Leukaemia clusters in Great Britain. 1. Space-Time
interactions," JOURNAL OF EPIDEMIOLOGY AND COMMUNITY HEALTH Vol. 46,
No. 6 (December 1992), págs. 566-572. También: E.G. Knox, "Leukaemia
clusters in Great Britain. 2. Geographical concentrations," JOURNAL OF
EPIDEMIOLOGY AND COMMUNITY HEALTH Vol. 46, No. 6 (December 1992), págs.
573-576. Además: E.A. Gilman, "Childhood Cancers: space-time
distribution in Britain," JOURNAL OF EPIDEMIOLOGY AND COMMUNITY HEALTH
Vol. 49, No. 2 (April 1995), págs. 158-163.

[3] Barry A. Miller y otros, editores, SEER CANCER STATISTICS REVIEW
1973-1990 [NIH Publication No. 93-2789] (Bethesda, Maryland, 1993),
págs. XXVII.1 a XXVII.15.

[4] Scott Learn, "Project director says EPA won't let doctor
participate," LEXINGTON [KENTUCKY] HERALD-LEADER March 20, 1994, pág.
A15. Ver también: Andrew Melnykovych, "EPA to Pay $20.000 settlement to
employee," THE [LOUISVILLE, KENTUCKY] COURIER JOURNAL November 3, 1995,
pág. 1. Ver además: Southern Organizing Committee for Economic and
Social Justice (SOC), "Hundreds of Citizen Groups Call on Department of
Labor to Uphold Rights of Environmental Whistleblower," comunicado de
prensa del 11 de Octubre de 1996; para mayor información, contacte al
SOC en el teléfono (502) 776-7874, ó (404) 755-2855, o al mismo Sr.
Holtzclaw en el teléfono (404) 562-8868.

Palabras claves: industria petrolera; petróleo; cáncer; cánceres
infantiles; leucemia; cáncer del cerebro; cáncer del riñón; estudios;
inglaterra; e.g. knox; agrupamiento de cánceres; fabricación de
automóviles; reparación de automóviles; pintura; fibra de vidrio;
solventes; plásticos; detergentes; galvanizados y acabados; calderas y
hornos industriales; bifs; crematorios; hierro; acero; zinc; aluminio;
hornos de cemento; aeropuertos; cobertizos ferroviarios; productores de
caucho; fundidoras de metales; soldadores; baterías de automóviles;
emf; benceno; pvc; combustión a altas temperaturas; gases de escape
diesel; motores de combustión interna;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (26)