Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#651 - Producción Limpia -- Parte II, 19-May-1999

La producción limpia es una idea nueva y fascinante que les ofrece a
los activistas ecológicos y por el desarrollo económico algo para estar
A FAVOR en lugar de estar meramente EN CONTRA. Como vimos la semana
pasada, la producción limpia no se trata sólo de fabricar los mismos
viejos productos por métodos ligeramente más limpios; en lugar de esto,
es una manera completamente nueva de ver los materiales y la energía
desde muy temprano en la vida de un producto o servicio pensando
cuidadosamente en cada etapa; desde la extracción de los materiales
crudos, pasando por la fabricación, el empaquetamiento, el transporte,
la comercialización y el uso, hasta su disposición final. A diferencia
de la "prevención de la contaminación" y el "reciclaje", la producción
limpia pregunta cosas fundamentales acerca del consumo: ¿se necesita el
producto en primer lugar? Y: ¿se produce de una manera en que promueve
las metas de la comunidad?

Ahora ha evolucionado una organización llamada Clean Production Network
(Red para la Producción Limpia), a partir de una colaboración de dos
años entre activistas de la justicia ambiental [1], grupos ecologistas
de la corriente dominante, sindicatos y académicos --específicamente,
el Centro Lowell para la Producción Sustentable (Lowell Center for
Sustainable Production) de la Universidad de Massachusetts, en Lowell
[2], y el Centro para las Tecnologías Limpias y los Productos Limpios
(Center for Clean Technologies and Clean Products) de la Universidad de
Tennessee, en Knoxville [3]. La Red para la Producción Limpia fue
creada para ayudar a los grupos ecologistas y de trabajadores de los
E.U.A. a moverles el piso a los gobiernos y las corporaciones, para
promover el necesitado cambio hacia la nueva forma de pensar.

Joel Tickner, del Centro Lowell dice: "El propósito del proyecto [Red
para la Producción Limpia] es tener una visión de acción a futuro,
orientada hacia las soluciones --el movimiento ecologista siempre está
a la defensiva y la prevención de la contaminación no es suficiente, de
manera que tenemos que ir más allá. La industria y el gobierno están
definiendo la producción limpia pero el movimiento comunitario no lo
está haciendo. Como usted sabe, siempre hemos luchado [contra] las
cosas en vez de decirle sí a las cosas". La producción limpia les
ofrece a los activistas comunitarios algo a lo cual poder decirle Sí.

Ahora Beverley Thorpe, de Acción para la Producción Limpia (con
oficinas en Canadá e Inglaterra [4]) ha escrito la guía definitiva
CITIZEN'S GUIDE TO CLEAN PRODUCTION ("Guía ciudadana para la producción
limpia") [5] que comenzamos a revisar la semana pasada. La Guía está
acompañada por una larga "lista de contactos" de grupos alrededor del
mundo que trabajan en la producción limpia [6]. La "lista de contactos"
también incluye una bibliografía corta pero útil.

Recapitulando, la producción limpia tiene cuatro elementos principales:

1) La precaución: cuando una actividad origina amenazas de peligro para
el medio ambiente o la salud humana, deben tomarse medidas de
precaución incluso si algunas relaciones entre causas y efectos no
están totalmente establecidas científicamente. [Ver REHW #586].

2) La prevención: es más barato y más efectivo prevenir los daños
ambientales que intentar manejarlos o "curarlos". La prevención exige
examinar el ciclo de vida completo del producto, desde la extracción
del material crudo hasta su disposición final; y escoger la alternativa
menos perjudicial (incluyendo, en algunos casos, la alternativa de no
hacer nada).

3) La verdadera democracia: la producción limpia involucra a todos
aquellos que resultan afectados por las actividades industriales,
incluyendo los trabajadores, los consumidores y las comunidades. "El
acceso a la información y el tener parte en la toma de decisiones,
junto con el poder y los recursos, ayudará a asegurar el control
democrático", dice Beverley Thorpe.

4) Un enfoque integrado y global: la sociedad tiene que adoptar un
enfoque integrado respecto al uso y consumo de los recursos
ambientales. Tenemos que pensar de la misma manera que un sistema. Por
cada producto que compremos tenemos que tener información accesible
acerca de los materiales, la energía y la gente involucrada en
fabricarlo. Un enfoque global evitaría mover los peligros de un lugar a
otro (desde el agua al aire, por ejemplo) o desde el medio ambiente
hacia los trabajadores o consumidores. También evitaría originar nuevos
problemas mientras solucionamos un problema viejo (por ejemplo, las
plantas tratadas con ingeniería genética para reemplazar los
pesticidas).

La Guía de Beverley Thorpe ofrece 5 estrategias que pueden usar los
activistas para promover la producción limpia. La semana pasada
discutimos las primeras dos: (1) diferentes maneras de medir el uso
excesivo de los recursos, después trabajar para reducir el desperdicio
de materiales y energía. Y (2) proporcionarles información a los
consumidores acerca del ciclo de vida completo de los productos y
servicios para que realmente puedan escoger con fundamento.
Específicamente, Thorpe insta al uso cuidadoso de los "análisis del
ciclo de vida" --una técnica específica para estudiar las consecuencias
de fabricar productos o servicios.

La tercera estrategia básica se llama en general "responsabilidad del
productor". Un tipo de "responsabilidad del productor" les exige a las
corporaciones publicar reportes sobre las consecuencias ambientales y
sociales de sus actividades comerciales, y luchar constantemente para
mejorar su desempeño. Algunas corporaciones han comenzado
voluntariamente. Por ejemplo, la Hewlett Packard (HP), el gigante de la
electrónica, adoptó un programa de supervisión de productos en 1992. La
HP examina la actuación ambiental de sus proveedores en todo el mundo y
espera que ellos desarrollen (a) una política de mejoramiento ambiental
continuo y (b) un plan para implementar la política. Por ejemplo, se
espera que los proveedores de la HP encuentren las resinas plásticas
menos perjudiciales y más aptas para volver a usarse.

Algunos vendedores al por menor han comenzado a tomar responsabilidad
por los productos que venden. Por ejemplo, IKEA, el minorista sueco de
mobiliario para el hogar, se niega a vender productos producidos por
prácticas forestales no sustentables o hechos de plástico PVC (cloruro
de polivinilo, por sus siglas en inglés). La B&Q, una importante cadena
británica de artículos deportivos y de 'hágalo Ud. mismo' para el
hogar, asegura que todos sus productos están certificados de haber sido
producidos mediante prácticas forestales sustentables. Para finales de
1999, se esperará que los proveedores de la B&Q conozcan los impactos
claves de cada uno de sus productos a lo largo de la vida de esos
productos, y tengan un programa específico para reducir aquellos
impactos. Por ejemplo, a todos los suplidores de alfombras de la B&Q se
les exige participar en esfuerzos por producir alfombras reciclables, y
a los proveedores de productos para el baño se les exige buscar
alternativas para los plásticos PVC.

Los productos tienen impactos sociales como también ambientales, y la
Red para la Producción Limpia (Clean Production Network) considera
ambas clases igualmente importantes. Por ejemplo, la CITIZEN'S GUIDE TO
CLEAN PRODUCTION describe la campaña internacional Clean Clothes
Campaign (Campaña de la Ropa Limpia) [7], la cual es una alianza de
vendedores al por menor, grupos de consumidores y grupos de solidaridad
nacional en la India, las Filipinas y Bangladesh, más sindicatos,
organizaciones de mujeres e iglesias. La Campaña de la Ropa Limpia hace
responsables a los minoristas y las compañías de la confección por las
malas condiciones de trabajo en la industria del vestido, así como por
el uso intensivo de pesticidas para cultivar el algodón. La Campaña ha
negociado un código de conducta para los minoristas y los compradores
llamado Estatutos del Comercio Justo para el Vestido (Fair Trade
Charter for Garments) [7].

Thorpe resalta otros ejemplos: la Campaña de las Computadoras Limpias
(Clean Computer Campaign) desarrollada por la Coalición de Tóxicos de
Silicon Valley (Silicon Valley Toxics Coalition) en San José,
California, por ejemplo; que está produciendo un "boletín de
calificaciones" para cada fabricante de computadoras y está instando a
que los fabricantes "reciban de nuevo" sus computadoras para volver a
darles uso y las reciclen cuando se vuelvan obsoletas.

La Guía de Thorpe ofrece una lista útil de preguntas que pueden hacerse
a cualquier gerente de fábrica, tienda, restaurante, o incluso de
cafetería escolar respecto a sus esfuerzos por localizar y comprar
bienes lo menos perjudiciales posible.

El punto de Thorpe es que el "libre comercio" está volviendo las
regulaciones del gobierno menos y menos efectivas con el paso del
tiempo, pero las corporaciones pueden seguir siendo presionadas por los
ciudadanos organizados. Como señala Thorpe, en Europa el éxito de la
campaña en contra de los alimentos de ingeniería genética ha demostrado
el poder de los consumidores. (Ver REHW #649).

Otro enfoque es establecer directamente patrones de consumo
alternativos, sin esperar a que las corporaciones cambien su
comportamiento. Por ejemplo, la agricultura mantenida por la comunidad
(CSA, por sus siglas en inglés) les ofrece a las comunidades una manera
de mantener las granjas familiares, proporcionarles alimentos sanos y
con precios razonables, y al mismo tiempo no apoyar a las corporaciones
agroquímicas y las granjas "químicas" que mantienen subyugadas [8].

Una nueva idea, ahora extendiéndose por toda Europa y partes de Asia,
es la llamada "responsabilidad prolongada de los productores" (EPR, por
sus siglas en inglés). Básicamente significa que el fabricante retiene
la responsabilidad --responsabilidad física, responsabilidad económica
y responsabilidad legal-- de un producto durante toda la vida del
producto. Viéndolo desde un punto de vista extremo, el consumidor nunca
es propietario del producto, sino que se lo arrienda al fabricante
quien está obligado a recibirlo cuando su vida útil se acaba. En este
momento se están preparando iniciativas EPR en Austria, Alemania,
Bélgica, Francia, los Países Bajos, Suecia, Japón, Taiwan, Corea y el
Reino Unido. Claramente, este es el momento para una idea así. Sin
embargo, Beverley Thorpe reporta que el gobierno de los E.U.A. está
cabildeando fuertemente para apagar las iniciativas EPR, sobre la base
de que tales leyes representan barreras al libre comercio. El gobierno
de los E.U.A. también argumenta que todos somos responsables por los
productos que los fabricantes nos ofrecen y que por lo tanto es injusto
hacer responsable a los fabricantes por sus acciones.

En su sección "lo que usted puede hacer", Thorpe recomienda que los
activistas hagan que su gobierno local inicie una política de
adquisición "verde", negándose a comprar materiales tóxicos, por
ejemplo. (Ver REHW #602). O que se unan a la campaña, encabezada por la
Silicon Valley Toxics Coalition, para apoyar las iniciativas EPR [9]. O
que cambien su campaña local de reciclaje por una campaña local de
responsabilidad prolongada de los productores. Como señala la Guía de
Thorpe: "Deberíamos reciclar, pero no es la primera cosa que deberíamos
hacer; es la última. Primero [debemos] rediseñar, luego reducir, volver
a usar y finalmente reciclar si no hay otra alternativa".

Otras dos estrategias para cambiarse hacia la producción limpia son la
reforma ecológica de los impuestos y la finalización de los subsidios
del gobierno para las industrias contaminantes.

La reforma ecológica de los impuestos pretende transferir los impuestos
de las actividades generadoras de valores (tales como el trabajo) sobre
las actividades reductoras de valores, como la contaminación del agua y
la tala de bosques antiguos. Como dice un reporte de Sustainable
America a ser publicado pronto, en vez de gravar los salarios e
ingresos, podríamos gravar el carbono (esto es, el uso de combustible
fósil); las principales fuentes de contaminación; los fertilizantes y
pesticidas; las emisiones de los vehículos; la especulación de las
tierras; los sitios contaminados; los desechos; el agua y el
agotamiento de los bosques y las pesquerías [10]. Los impuestos
ambientales usualmente están dirigidos a ser "rentas neutras" --no
cuestan más que los impuestos actuales, pero proporcionan nuevos
incentivos para preservar los vecindarios, los ríos y otros recursos
naturales.

Ponerle fin a los subsidios del gobierno para las corporaciones
contaminantes es una manera obvia de promover la producción limpia --un
tema que trataremos en un ejemplar futuro, aunque no la próxima semana.

--Peter Montague (National Writers Union, UAW Local 1981/AFL-CIO)

=====

[1] Por ejemplo, un encuentro reciente en Detroit, Michigan incluyó a
representantes de Sustainable America [América Sustentable] (Nueva
York, N.Y.); West Harlem Environmental Action [Acción Ambiental de West
Harlem] (Nueva York, N.Y.); Environmental Justice Center at Clark
Atlanta University [Centro de Justicia Ambiental de la Universidad
Clark Atlanta] (Atlanta, Ga.); Deep South Center for Environmental
Justice [Centro de Justicia Ambiental de Deep South], en la Universidad
Xavier (Nueva Orleans, La.); New Mexico Environmental Law Center
[Centro de Legislatura Ambiental de Nuevo México] (Santa Fé, N.M.);
Ecology Center of Ann Arbor [Centro de Ecología de Ann Arbor] (Ann
Arbor, Mi.); Southern Organizing Committee [Comité Sureño de
Organización] (Atlanta, Ga.); Tennessee Citizen Action [Acción
Ciudadana de Tennessee] (Nashville, Tenn.); Detroiters Working for
Environmental Justice [Ciudadanos de Detroit que Trabajan por la
Justicia Ambiental] (Detroit, Mi.); United Auto Workers [Unión de
Trabajadores de Automóviles] (Ann Arbor, Mi.); Ontario Toxic Watch
Research Coalition [Coalición de Investigaciones sobre Observacones
Tóxicas de Ontario] (Kitchener, Ontario); Silicon Valley Toxics
Coalition [Coalición de Tóxicos de Silicon Valley ] (San Jose, Cal.);
Sierra Club Southeast Michigan [Club Sierra del Sureste de Michigan]
(Detroit, Mi.); Natural Resources Defense Council [Consejo por la
Defensa de los Recursos Naturales] (New York, N.Y.); Environmental
Defense Fund [Fondo por la Defensa del Medio Ambiente] (New York,
N.Y.); y otros.

[2] University of Massachusetts at Lowell, Lowell Center for
Sustainable Production, One University Avenue, Lowell, MA 01854-2881.
Contacte a: Joel Tickner. Teléfono (978) 934-2980.
Http://www.uml.edu/centers/LSCP.

[3] Center for Clean Products and Clean Technologies, University of
Tennessee Knoxville, 600 Henley Street, Suite 311, Knoxville, TN 37996-
4134; teléfono (423) 974-8979. El director es Gary Davis. Ver:
http://eerc.ra.utk.edu/divisions/clean/- default.html.

[4] Clean Production Action, 5964 Avenue Notre Dame de Grace, Montreal,
Que, Canada H4A 1N1; tel: +1 (514)484-4207; fax: +1 (514)484-2696. O:
P.O. Box 12201, London SW17 9ZL, United Kingdom; teléfono y fax: (44)
181-672-4354. E-mail: bthorpe@web.net (Canadá); ticknerj@woods.uml.edu
(E.U.A.); iza@cpa-iza.u-net.com (Reino Unido); beckros@ebox.tninet.se
(Suecia); o uugluszy@otzo.most.org.pl (Polonia). Http://-
www.rec.hu/poland/wpa/cpa.htm.

[5] Usted puede pedir copias de la CITIZEN'S GUIDE enviando un cheque o
giro postal por US $10,00 más $3,00 por envío y manejo ($6,00 por
tarifa aérea fuera de Norteamérica) a: The Lowell Center for
Sustainable Production, One University Avenue Lowell, MA USA 01854;
email: lcsp@uml.edu. Los cheques o giros postales deben estar a nombre
de: The Lowell Center for Sustainable Production.

[6] La lista de contactos y bibliografía de Clean Production está
disponible en el sitio web de ANPED en
http://www.antenna.nl/anped/CleanPRL.htm.

[7] Ver www.cleanclothes.org.

[8] Respecto a la agricultura mantenida por la comunidad, ver
http://www.misa.umn.edu/csag.html#csapub.

[9] Contacte a International Campaign for Responsible Technology
[Camapaña Internacional por la Tecnología Responsable], c/o Silicon
Valley Toxics Coalition, 760 N. First St., San Jose, CA 95112; teléfono
(408) 287-6707; E-mail: svtc@igc.org. Http://www.svtc.org.

[10] Ver www.sanetwork.org.

Palabras claves: producción limpia; sustentabilidad; clean production
action; responsabilidad del productor; responsabilidad prolongada de
los productores; hewlett packard; ikea; b&q; clean clothes campaign;
clean computer campaign; silicon valley toxics coalition; impuestos
verdes; reforma impositiva;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (25)