Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#250 - Perros Domésticos se Enferman de Cáncer por Herbicidas, 10-Sep-1991

Los perros domésticos expuestos al herbicida 2,4-D están muriendo de
cáncer a tasas del doble de lo normal, según un estudio recién
publicado en la revista JOURNAL OF THE NATIONAL CANCER INSTITUTE [1].
El estudio muestra que quienes tienen perros y rocían o espolvorean sus
céspedes con herbicidas que contienen 2,4-D están duplicando las
probabilidades de que Fifí se enferme de cáncer. Los perros caminan
sobre céspedes tratados con herbicidas o se revuelcan en estos mismos
céspedes y entonces ingieren químicos tóxicos cuando se lamen la piel o
las patas. Los productos populares para el cuidado de los céspedes que
contienen 2,4-D incluyen el Weedone, el Weed-B-Gone y muchos otros (ver
abajo) [2].

Naturalmente, los niños que juegan sobre céspedes tratados también
entrarán en contacto con el químico; los perros y los niños también
pueden llevar el químico hacia el interior de las casas, en donde
pudiera ocurrir la exposición prolongada de los seres humanos; pero,
que nosotros sepamos, hasta ahora nadie ha estudiado los efectos de los
herbicidas sobre los niños u otros miembros de la familia que habitan
los hogares tratados.

En la década pasada, varios estudios sobre los agricultores y algunos
sobre los trabajadores ferroviarios han mostrado una conexión entre la
exposición al 2,4-D y el aumento en el riesgo de los cánceres humanos.
Este último estudio muestra que los perros se enferman de algunas de
las mismas clases de cáncer como las de los agricultores en Nebraska
[3], Kansas [4] y Saskatchewan [5], todas ellas causadas por los
herbicidas, y de las mismas que se reporta que se enferman de cáncer
los trabajadores de Suecia [6,7,8] por el uso de 2,4-D sobre los
cultivos y para quitar las malezas de las vías férreas. En los seres
humanos los cánceres se conocen como sarcomas de tejidos blandos (STS,
por sus siglas en inglés), linfomas malignos y linfomas no Hodgkin. En
los perros, predominan los linfomas malignos y los linfomas no Hodgkin.
La incidencia de tales cánceres en el pueblo estadounidense ha ido
aumentando de manera lenta pero constante durante varias décadas,
incrementándose al mismo ritmo que la aparición del estilo de vida
moderno en el que el césped libre de dientes de león ha venido a
simbolizar la buena vida [9]. Los linfomas no Hodgkin -la clase que se
reporta que los perros desarrollan con mayor frecuencia por la
exposición al 2,4-D- han sido los segundos cánceres de más rápido
crecimiento en los seres humanos en los E.U.A. durante los pasados 15
años.

No se sabe con exactitud cuáles componentes de los herbicidas son los
responsables de los cánceres. Existen tres posibles orígenes del
problema: (a) el ingrediente activo en el herbicida, (b) los así
llamados ingredientes "inertes" que son usados como transportadores
para los químicos que realmente matan las malezas, y (c) las dioxinas
que contaminan los ingredientes activos durante su producción.

Cada año los propietarios de casas y los agricultores rocían unas 600
millones de libras de 2,4-D sobre la tierra de los E.U.A. -
aproximadamente 60 millones de libras de "ingredientes activos" y unas
540 millones de libras de ingredientes "inertes" que pueden incluir el
tetracloruro de carbono (un carcinógeno), el cloroformo (un
carcinógeno), el cloroetano (un carcinógeno) y 20 otros ingredientes o
más que son llamados "inertes" pero que tienen propiedades tóxicas bien
conocidas [10]. La ley federal de los pesticidas no les exige a las
compañías químicas revelar lo que hay en los ingredientes "inertes" de
sus productos. Más aun, la ley federal le impone una multa de 10.000
dólares a todo empleado del gobierno que revele la composición de los
ingredientes "inertes" de los pesticidas.

El 2,4-D y su primo hermano químico, el 2,4,5-T (que ahora está
prohibido en los E.U.A.), resultan contaminados con dioxinas durante su
producción. Las dioxinas son toxinas extremadamente potentes que tienen
un amplio espectro de efectos en los seres humanos, los animales
silvestres y los animales de laboratorio (ver RHWN #249). Un estudio
reciente llevado a cabo por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud
Ocupacional (National Institutes of Occupational Safety and Health,
NIOSH) reveló 46% de aumento de cáncer entre los trabajadores de las
fábricas que producen estos herbicidas. (Ver RHWN #219). Estudios
previos llevados a cabo por científicos empleados por las compañías que
fabrican herbicidas (BASF y Monsanto) supuestamente mostraban que no
hay efectos en los trabajadores, pero ahora está la creciente
preocupación entre los oficiales del gobierno de que algunos de estos
estudios fueron falsificados [11].

La gente rocía el 2,4-D alrededor de sus casas y jardines para matar
malezas de hojas amplias, "crab grass" y dientes de león. Los
agricultores lo usan sobre los tomates para hacer que todos los frutos
maduren al mismo tiempo para la cosecha automatizada, y para aumentar
el color rojo en las papas. Las compañías de energía eléctrica, los
departamentos de carreteras y las vías férreas lo usan para eliminar
las malezas debajo del cableado eléctrico y a lo largo de las
carreteras y caminos. Se usa mucho sobre el maíz, el sorgo, el arroz y
otros cultivos para mantener las malezas bajo control. Desde 1962 a
1971 durante la guerra de Vietnam, el 2,4-D y su primo químico, el
2,4,5-T mezclados juntos formaron el Agente Naranja; éste fue rociado
por los soldados y pilotos para defoliar la selva en la que vivía el
Vietcong. Miles de soldados de los E.U.A. han introducido demandas
contra el gobierno de los E.U.A. y contra las compañías individuales
que suministraron los componentes del Agente Naranja, tales como
Monsanto, Dow, Uniroyal, Hercules, Diamond Shamrock y otros. Un estudio
reciente en la revista AMERICAN JOURNAL OF PUBLIC HEALTH revela que los
veteranos de Vietnam tienen una probabilidad de más de 70% de tener
hijos con uno o más defectos graves de nacimiento, comparados a los
hombres que no prestaron servicio militar; no está claro si la
exposición al herbicida es la causa más importante [12].

Los nombres comunes para los herbicidas que contienen 2,4-D incluyen
Weedone, Weed-B-Gon, Green Cross Weed No More 80, Lawn-Keep, Salvo, Red
Devil Dry Weed Killer, De-Pester Ded-Weed, Plantgard, Dormon, Dormone,
Brush Killer 64, Weed-Rhap, Bladex-B, Butoxy-D, Dicofur, Ipaner, Moxon,
Netagrone, Pielik, U 46 DP, Verton 38, B-Selektonon, Silvaprop,
Agricorn D, Acme LV 4, Acme LV 6, Coprider, D50, DMA 4, Emulsamine,
Fernesta, Ferxone, Macondray, Pennamine, Tributon, Weedatul, Agroxone,
Spritz-Hormin, Desormone, Decamine, Weedar, R-H Weed Rhap 20 y Scott's
4-XD Weed Control [2].

--Peter Montague

=====

[1] Howard M. Hayes y otros, "Case-Control Study of Canine Malignant
Lymphoma: Positive Association With Dog Owner's Use of 2,4-
Dichlorophenoxyacetic Acid Herbicides," JOURNAL OF THE NATIONAL CANCER
INSTITUTE Vol. 83 (Sept. 4, 1991), págs. 1226-1231.

[2] Los nombres de los productos se obtuvieron buscando el término "2,4-
D" en el Banco de Datos en línea de Sustancias Peligrosas de la
Biblioteca Nacional de Medicina; para conocer más detalles sobre este
sistema en línea, escriba a: National Library of Medicine, 8600
Rockville Pike, Bethesda, MD 20894.

[3] Shelia Hoar Zahm y otros, "A Case-Control Study of Non-Hodgkin's
Lymphoma and the Herbicide 2,4-Dichlorophenoxyacetic Acid (2,4-D) in
Eastern Nebraska," EPIDEMIOLOGY Vol. 1 (September, 1990), págs. 349-256.

[4] Shelia K. Hoar y otros, "Agricultural Herbicide Use and Risk of
Lymphoma and Soft-Tissue Sarcoma," JOURNAL OF THE AMERICAN MEDICAL
ASSOCIATION Vol. 256 (Sept. 5, 1986), págs. 1141-1147; ver RHWN #3.

[5] A. Blair, "Herbicides and non-Hodgkin's lymphoma: New evidence from
a study of Saskatchewan farmers," JOURNAL OF THE NATIONAL CANCER
INSTITUTE Vol. 82 (1990), págs. 544-545.

[6] Olav Axelson y otros, "Herbicide Exposure and Tumor Mortality,"
SCANDINAVIAN JOURNAL OF WORK, ENVIRONMENT, AND HEALTH Vol. 6 (March,
1980), págs. 73-79.

[7] Mikael Eriksson y otros, "Exposure to Dioxins as a Risk Factor for
Soft Tissue Sarcoma: A Population-Based Case-Control Study," JOURNAL OF
THE NATIONAL CANCER INSTITUTE Vol. 82 (March 21, 199), págs. 486-490.

[8] Lennart Hardell y Mikael Eriksson, "The Association Between Soft
Tissue Sarcomas and Exposure to Phenoxyacetic Acids," CANCER Vol. 62
(Aug. 1, 1988), págs. 652-656.

[9] Kenneth P. Cantor y otros, "Distribution of Non-Hodgkin's Lymphomas
in the United States Between 1950 and 1975," CANCER RESEARCH Vol. 40
(August, 1980), págs. 2645-2652.

[10] Los empleados de la Agencia de Protección Ambiental de los E.U.A.
(U.S. Environmental Protection Agency, EPA) calculan que el uso
del "ingrediente activo" del 2,4-D se encuentra entre 57 y 62 millones
de libras por año. La ley federal no permite que los oficiales de la
EPA recojan datos exactos. Ver PESTICIDE INDUSTRY SALES AND USAGE; 1987
MARKET ESTIMATES (Washington, DC: Economic Analysis Branch, Biological
and Economic Analysis Division, Office of Pesticide Programs, [U.S.]
Environmental Protection Agency, September 1988), Tabla 9. Sin embargo,
los "ingredientes activos" constituyen sólo 10% de un herbicida como el
2,4-D; ver Susan Jaffe, Michael Surgan y Timothy P. Urban, THE SECRET
HAZARDS OF PESTICIDES: INERT INGREDIENTS (Albany, NY: Office of the
Attorney General, June, 1991), Tabla 1. Las copias gratis de este
reporte del Fiscal General están disponibles por correo contactando a:
Office of Public Information, NY State Department of Law, 120 Broadway,
NY, NY 10271. Usted puede intentar pedirlas por teléfono al número
(212) 341-2000.

[11] Ver, por ejemplo, Leslie Roberts, "Monsanto Studies Under Fire,"
SCIENCE Vol. 251 (February 8, 1991), pág. 626. Un vocero de relaciones
públicas de Monsanto dice que los estudios de la compañía sobre la
salud de los empleados eran infalibles; sin embargo, Roberts reporta
que la Agencia de Protección Ambiental de los E.U.A. (U.S.
Environmental Protection Agency) recientemente abrió una investigación
criminal para determinar si Monsanto "falsificó" tres estudios
epidemiológicos de sus trabajadores. Para conocer mayores muestras de
preocupación expresadas por oficiales del gobierno, ver RHWN #171.

[12] Ann Aschengrau y Richard R. Monson, "Paternal Military Service in
Vietnam and the Risk of Late Adverse Pregnancy Outcomes," AMERICAN
JOURNAL OF PUBLIC HEALTH Vol. 80 (October, 1990), págs. 1218-1224.

Palabras claves: 2,4-d; cáncer; perros; ingredientes inertes;
herbicidas; pesticidas; cultivos; seguridad y salud ocupacional;
estudios;