Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#690 - Los Costos Ocultos de las Fábricas de Animales, 08-Mar-2000

En vista de que los E.U.A. están desechando sus granjas familiares y en
su lugar están construyendo granjas fábricas, podríamos considerar los
costos. Aquí consideraremos sólo uno de ellos: el daño a la salud
humana por el aumento del uso de los antibióticos en el manejo de
animales de cría en confinamiento, conocido a veces como fábricas de
animales.

Como la mayoría de la gente sabe, en este momento los criaderos
modernos para la producción intensiva de animales en los E.U.A. crían
decenas de miles de pollos, reses y cerdos en el espacio más pequeño
posible. Los animales se encuentran muy cerca entre sí físicamente -
atascados sería una mejor descripción- de manera que un brote de una
enfermedad puede pasar fácilmente de un animal a otro. Para prevenir
que esto suceda -y para promover el crecimiento rápido de los animales-
los mismos son tratados regularmente con antibióticos.

El Instituto de Medicina (Institute of Medicine), una sección de la
Academia Nacional de Ciencias (National Academy of Sciences), comenzó a
cuestionar esta práctica en 1989 [1]. El Instituto identificó un
peligro para la salud humana: la creación de bacterias resistentes a
los antibióticos, las cuales pueden causar serias enfermedades humanas.

La resistencia es un fenómeno bien comprendido. No todas las bacterias
resultan afectadas de la misma manera por los antibióticos -algunas
bacterias son genéticamente capaces de resistir los efectos mortales de
un antibiótico. Como resultado de esto, cuando a un grupo de bacterias
se les administra una dosis de antibiótico, algunas bacterias fuertes
sobreviven. Estas bacterias resistentes se reproducen y la próxima vez
que se les administre el mismo antibiótico, unas cuantas bacterias
fuertes sobrevivirán de nuevo. Eventualmente, las únicas bacterias que
sobrevivan serán inmunes a ese antibiótico en particular. Han
desarrollado "resistencia", y ese antibiótico ha perdido su efectividad
contra esas bacterias. Con el paso del tiempo, algunas bacterias pueden
desarrollar resistencia a múltiples antibióticos y a estas bacterias se
les denomina "cepas resistentes a múltiples drogas". Tales bacterias
resistentes a múltiples drogas son una seria preocupación médica debido
a que pueden causar enfermedades que son difíciles o imposibles de
curar, dijo el Instituto de Medicina en 1992 [2, pág. 92].

Algunos de los costos de las bacterias resistentes a los antibióticos
fueron resumidos por el Instituto de Medicina:

"Algo que contribuye cada vez más con la aparición de amenazas
microbianas a la salud es la resistencia a los fármacos [antibióticos].
Los microbios que una vez fueron fácilmente controlables con los
fármacos antimicrobianos están, cada vez con mayor frecuencia, causando
infecciones que ya no responden al tratamiento con estos fármacos" [2,
pág. 92].

El Instituto continuó subrayando el costo humano de los gérmenes
resistentes a los antibióticos: "El tratamiento de las infecciones
resistentes requiere el uso de fármacos diferentes más caros o más
tóxicos y hospitalizaciones más largas; además, frecuentemente
significa un mayor riesgo de muerte para el paciente que tiene un
patógeno resistente. Los cálculos del costo de la resistencia a los
antibióticos en los Estados Unidos oscilan en los 30 mil millones de
dólares anuales. Incluso con el desarrollo continuo de fármacos nuevos,
la resistencia a los antibióticos es un problema cada vez más
importante en relación a ciertos patógenos bacterianos" [2, pág. 93].

El Instituto responsabilizó directamente a los criaderos para la
producción intensiva de animales: "Los nuevos procedimientos agrícolas
también pueden tener efectos microbiológicos no anticipados. Por
ejemplo, se ha implicado la introducción de comederos e instalaciones
de gran escala para la cría y el procesamiento de aves de corral en el
aumento de la incidencia de patógenos humanos, tales como la
SALMONELLA, en animales domésticos en los pasados 30 años. El uso de
los antibióticos para aumentar el crecimiento de los animales
domésticos y para protegerlos de enfermedades ha sido cuestionado
debido a su potencial papel en el desarrollo y en la diseminación de la
resistencia a los antibióticos. Aproximadamente la mitad del tonelaje
de los antibióticos producidos en los E.U.A. se usa en la cría de
animales para el consumo humano. Por lo tanto, son realistas las
preocupaciones acerca de la selección de cepas de bacterias resistentes
a los antibióticos y su entrada en la población humana como resultado
del uso excesivo de estos antibióticos" [2, pág. 64].

A lo largo de la década de 1990 ha crecido la conciencia respecto a
este problema.

En mayo de 1998, el Centro federal para el Control y la Prevención de
Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) reportó en la
revista NEW ENGLAND JOURNAL OF MEDICINE que en los últimos 5 años
apareció en los E.U.A. una cepa de bacterias de salmonella que es
resistente a 5 antibióticos distintos [3]. Llamada typhimurium DT 104,
esta bacteria que tuvo tan rápida aparición es responsable de unas
68.000 a 340.000 infecciones cada año en los E.U.A. La proporción de
infecciones de salmonella causadas por typhimurium DT 104 aumentó 30
veces en los E.U.A. entre 1980 y 1996.

El Centro para el Control de Enfermedades (Centers for Disease Control)
culpó de la rápida aparición de este agente infeccioso al uso de los
antibióticos en los animales de cría, resumiendo sus recomendaciones de
esta manera: "Son necesarios, tanto el uso más prudente de los agentes
antimicrobianos [antibióticos] en los animales de cría, como también
una prevención más efectiva de las enfermedades en las granjas para
reducir la difusión del typhimurium DT 104 resistente a múltiples
fármacos y para frenar la aparición de la resistencia a otros agentes
en ésta y otras cepas de salmonella" [3].

En marzo de 1999, la Dirección de Alimentos y Medicinas (Food and Drug
Administration, FDA) comenzó un proceso de varios años para regular el
uso de los antibióticos en los animales de cría. El diario NEW YORK
TIMES reportó la acción de la FDA de la siguiente manera en un artículo
de primera plana el 8 de marzo:

"Enfrentados a la creciente evidencia de que el uso rutinario de los
antibióticos en los animales de cría puede reducir el poder de los
fármacos para curar infecciones en la gente, la Dirección de Alimentos
y Medicinas (Food and Drug Administration) ha comenzado una importante
revisión de sus directrices para aprobar nuevos antibióticos para los
animales y para monitorear los efectos de los viejos".

"El objetivo de la revisión es minimizar la aparición de cepas
bacterianas resistentes a los antibióticos, lo que las hace difícil o
hasta imposible de matarlas. Las infecciones resistentes a fármacos,
algunas mortales, han ido aumentando en el pueblo de los Estados Unidos
y muchos científicos atribuyen el problema al uso incorrecto de
antibióticos tanto en los seres humanos como en los animales".

"De particular preocupación para los científicos son los estudios
recientes que muestran la presencia, en los pollos, de bacterias
resistentes a las fluoroquinolonas, la clase de antibióticos aprobada
más recientemente y la que los científicos habían estado esperando que
siguiera siendo efectiva por un largo tiempo" [4].

El diario NEW YORK TIMES describió entonces [4] el estudio de mayo de
1998 llevado a cabo por el Centro federal para el Control de
Enfermedades (Centers for Disease Control, CDC) [3], agregando
información nueva de una entrevista con el Dr. Fred Angulo, uno de los
autores del estudio:

"El pasado mes de mayo, un grupo del Centro reportó en la revista New
England Journal of Medicine que la preponderancia de una cepa de
salmonella resistente a cinco antibióticos distintos aumentó desde 0,6
por ciento de todas las muestras de todo el país evaluadas por el
centro en 1980, a 34 por ciento en 1996".

"De manera similar, la resistencia a los fármacos en las bacterias
campylobacter subió desde cero en 1991 a 13 por ciento en 1997 y a 14
por ciento en 1998, dijo el Dr. Fred Angulo, un epidemiólogo del
Centro, quien trabaja en la sección de diarreas y enfermedades
transportadas por los alimentos. El Dr. Angulo dijo que los
epidemiólogos se habían alarmado por las cifras de la bacteria
campylobacter debido a que la resistencia era hacia las
fluoroquinolonas, los mismos fármacos que la FDA estaba intentando
preservar con gran esfuerzo".

"El Dr. Angulo dijo que él y sus colegas le habían atribuido mucho del
aumento en la resistencia a la fluoroquinolona a la aprobación de la
FDA de los fármacos para el tratamiento de una infección respiratoria
en los pollos en 1995. Fue una aprobación a la cual el CDC se opuso,
debido a que conllevaría a que decenas de miles de aves fueran tratadas
de una vez".

"El Dr. Angulo dijo que pensaba que el aumento de los niveles de
resistencia en las bacterias tomadas de personas enfermas había sido
causado por el gran uso de antibióticos en los animales de cría. 'La
salud pública está de acuerdo en la conclusión', dijo. 'No hay
controversia acerca de dónde viene la resistencia a los antibióticos en
los patógenos transportados por los alimentos'" [4].

Dos meses después, en mayo de 1999, un reporte realizado por el
Departamento de Sanidad de Minnesota (Minnesota Health Department),
publicado en la revista NEW ENGLAND JOURNAL OF MEDICINE, encontró que
las infecciones de bacterias resistentes a los antibióticos aumentaron
casi 8 veces entre 1992 y 1997. Parte del aumento estaba relacionada
con viajes al extranjero y otra parte lo estaba con el uso de
antibióticos en los pollos. Incluso el aumento debido a los viajes al
extranjero pudo haber sido causado por el uso de antibióticos en los
pollos en países tales como México, donde el uso de los antibióticos en
las aves de corral se ha cuadruplicado en años recientes, decía el
reporte [5]. El autor principal del estudio, el Dr. Kirk E. Smith, le
dijo a Associated Press: "Definitivamente hay un problema de salud
pública con el uso de la quinolona [antibiótico] en las aves de corral
y tenemos que fijarnos bien en eso" [6].

En noviembre de 1999 apareció un nuevo reporte en la revista NEW
ENGLAND JOURNAL OF MEDICINE relacionando la aparición de una salmonella
mortal en Dinamarca con el uso de los antibióticos en los cerdos [7].
El NEW YORK TIMES lo reportó así:

"Una epidemia de infecciones severas de salmonella resistentes a los
fármacos en 27 personas en Dinamarca, rastreada hasta la carne de
cerdos infectados, está siendo descrita por los científicos
estadounidenses como una advertencia de lo que puede suceder en los
Estados Unidos, a menos que se den pasos para limitar el uso de los
antibióticos en los animales de cría".

"El episodio en Dinamarca, en el que 11 personas fueron hospitalizadas
y 2 de ellas murieron, es especialmente preocupante debido a que las
bacterias se habían vuelto parcialmente resistentes a una clase de
antibióticos llamados fluoroquinolonas, que los doctores habían
considerado una de sus armas más poderosas contra los casos severos de
salmonella y de otras bacterias que infectan el tracto intestinal. Si
aquellas bacterias invaden el torrente sanguíneo, lo que sucede en 3
por ciento a 10 por ciento de los casos de salmonella, la enfermedad
puede ser fatal".

"'Las fluoroquinolonas se convierten en un fármaco de último recurso
para algunas de estas infecciones', dijo el Dr. Stuart Levy, director
del Centro para la Genética de Adaptación y Resistencia a Drogas, de la
Universidad de Tufts (Center for Adaptation Genetics and Drug
Resistance at Tufts University). 'Si comenzamos a perder estos
fármacos, ¿adónde iremos a parar?'"

"Las fluoroquinolonas son la clase de antibióticos aprobada más
recientemente; en varios años no se espera que haya algo disponible que
se les compare", dijo el Times [8].

Las muertes debidas a las enfermedades infecciosas han aumentado en los
E.U.A. en años recientes. En los años 50 y 60, los especialistas de la
salud pública predecían que las enfermedades infecciosas desaparecerían
como problema. Sin embargo, esta predicción estaba completamente
equivocada. Según un reporte de 1996 en la revista JOURNAL OF THE
AMERICAN MEDICAL ASSOCIATION, entre 1980 y 1992 la mortalidad debida a
las enfermedades infecciosas como la causa subyacente de muerte aumentó
58%, desde 41 a 65 por 100.000 habitantes en los E.U.A. (Ver REHW 528).
Una parte de esto fue debida a un aumento en el SIDA durante este
lapso. Sin embargo, el SIDA es típicamente una enfermedad de la gente
joven. Entre aquellos de 65 años y más, las muertes debidas a las
enfermedades infecciosas aumentaron 25% durante el lapso de 1980-1992
(desde 271 muertes por 100.000 a 338 muertes por 100.000). Así que
parece haber habido un aumento real y substancial en las muertes
debidas a las enfermedades infecciosas en los E.U.A. durante los
pasados 20 años [9].

Resumiendo, las enfermedades infecciosas serias están disfrutando de un
resurgimiento en los E.U.A. Nuestra política nacional de sustituir las
granjas familiares con criaderos para la producción intensiva de
animales en el nombre de la "eficiencia económica" es una de las
razones claves de esto.

--Peter Montague

=====

[1] Institute of Medicine, HUMAN HEALTH RISKS FROM THE SUBTHERAPEUTIC
USE OF PENICILLIN OR TETRACYCLINES IN ANIMAL FEED (Washington, D.C.:
National Academy Press, 1989).

[2] Institute of Medicine, EMERGING INFECTIONS: MICROBIAL THREATS TO
HEALTH IN THE UNITED STATES (Washington, D.C.: National Academy Press,
1992). ISBN 0-309-04741-2.

[3] M. Kathleen Glynn y otros, "Emergence of Multidrug-resistant
SALMONELLA ENTERICA Serotype Typhimurium DT104 Infections in the United
States", NEW ENGLAND JOURNAL OF MEDICINE Vol. 338, No. 19 (May 7,
1998), págs. 1333-1338.

[4] Denise Grady, "A Move to Limit Antibiotic Use in Animal Feed", NEW
YORK TIMES March 8, 1999, pág. A1.

[5] Kirk E. Smith y otros, "Quinolone-Resistant CAMPYLOBACTER JEJUNI
Infections in Minnesota, 1992-1998", NEW ENGLAND JOURNAL OF MEDICINE
Vol. 340, No. 20 (May 20, 1999), págs. 1525-1532.

[6] Associated Press, "U.S. Antibiotics Countered by Foreign Meat,
Study Says", NEW YORK TIMES May 20, 1999, pág. A20.

[7] Kare Molbak y otros, "An Outbreak of Multidrug-Resistant, Quinolone-
Resistant SALMONELLA ENTERICA Serotype Typhimurium DT104", NEW ENGLAND
JOURNAL OF MEDICINE Vol. 341, No. 19 (November 4, 1999), págs. 1420-
1425.

[8] Denise Grady, "Bacteria Cases in Denmark Cause Antibiotic Concerns
in U.S.", NEW YORK TIMES November 4, 1999, pág. A15.

[9] Robert W. Pinner y otros, "Trends in Infectious Diseases Mortality
in the United States", JOURNAL OF THE AMERICAN MEDICAL ASSOCIATION Vol.
275, No. 3 (January 17, 1996), págs. 189-193.

Palabras claves: cría; bienestar de los animales; salud de los
animales; aves de corral; cerdos; antibióticos; enfermedades
infecciosas; resistencia; estadísticas de morbilidad; estadísticas de
mortalidad; manejo de animales de cría en confinamiento; criaderos para
la producción intensiva de animales;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (17)