Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#469 - Muchos Pesticidas, Pocos Conocimientos, 22-Nov-1995

Aproximadamente 85 por ciento de los hogares estadounidenses mantienen
un inventario promedio de 3 ó 4 productos pesticidas entre los que se
incluyen las tiras antiplaga, las cajas con carnada, las bombas contra
insectos, los collares antipulgas, los champús pesticidas para las
mascotas, los aerosoles, los gránulos, los líquidos y los polvos [1].
En unos 70 millones de hogares se aplican pesticidas más de 4 mil
millones de veces por año; un promedio de 57 aplicaciones por hogar por
año. Según la Encuesta Nacional del Uso de los Pesticidas en el Hogar y
en el Jardín, realizada por la Agencia de Protección Ambiental de los
E.U.A. (U.S. Environmental Protection Agency, EPA), casi 39 por ciento
de los hogares usan insecticidas debido a que tienen un grave problema
con los insectos. Sin embargo, 37 por ciento de todos los hogares
estadounidenses aplican insecticidas incluso cuando los insectos no
representan un problema mayor.

En 1994, un estudio sobre las etiquetas de los pesticidas publicado en
la revista JOURNAL OF THE AMERICAN OPTOMETRIC ASSOCIATION encontró que
se requiere un nivel cognoscitivo de lectura correspondiente al 11avo
grado para entender la etiqueta de un pesticida, lo que significa que
40 a 50 por ciento de la población general no puede leer y entender las
instrucciones que aparecen en la etiqueta de un producto pesticida,
incluso si todos los miembros del público tuvieran la agudeza visual
20/20, necesaria para leer las letras pequeñas.

En 1993 se reportaron a los centros de control de envenenamientos de
toda la nación 140.000 exposiciones a pesticidas, 93 por ciento de las
cuales implicaban su uso en los hogares. Aproximadamente 25 por ciento
de estas exposiciones involucraron síntomas de envenenamiento por
pesticidas. Más de la mitad de todas las exposiciones reportadas
involucraron a niños menores de 6 años.

Según el toxicólogo William Pease, de la Escuela de Salud Pública de la
Universidad de California en Berkeley, el uso de productos pesticidas
en los interiores de los hogares constituye la principal fuente de
exposición de los niños a los pesticidas. Además, Pease dice que las
exposiciones debidas al uso de los productos pesticidas en el hogar
exceden (y por supuesto se suman a) aquellas de los residuos de
pesticidas en los alimentos.

Existen más de 20.000 productos pesticidas distintos para ser usados en
el hogar que contienen más de 300 ingredientes activos y hasta 1700
ingredientes inertes. Los pesticidas de uso en el hogar pueden contener
más de 99 por ciento de ingredientes inertes. Los ingredientes activos
son los ingredientes que están enumerados en la etiqueta del producto y
están regulados por la ley. Los ingredientes inertes no están
enumerados en la etiqueta y no se encuentran regulados.

La Sección 2m de la Ley Federal de Insecticidas, Fungicidas y Muricidas
(Federal Insecticide, Fungicide, and Rodenticide Act; FIFRA) -la ley
nacional para el control de los pesticidas- dice: "El
término 'ingrediente inerte' significa que un ingrediente no es
activo". En la práctica, los fabricantes de pesticidas deciden a qué
llamar inerte y qué designar como un ingrediente activo sujeto a la
regulación de la EPA. Esto ha traído una situación en la cual, en
algunos productos pesticidas, los ingredientes considerados activos y
regulados por la EPA no están regulados en otros productos pesticidas;
son ingredientes inertes, que no están en la etiqueta.

En 1991, el Inspector General de la EPA emitió un reporte sobre los
compuestos inertes en los pesticidas de uso en el hogar [U.S. EPA
Office of the Inspector General, INERT INGREDIENTS OF PESTICIDES (audit
report No. E1EPF1-05-0117-1100378, September 27, 1991)]. El reporte
identificó 4 categorías de compuestos inertes:

** 300 compuestos inertes son "reconocidos por todos como seguros".
Esta categoría incluye la dextrosa, el etanol, la harina de pescado, la
manteca, el aceite de oliva, el agua y el aceite vegetal aromático.

** 68 compuestos inertes son "potencialmente tóxicos". Entre los
ejemplos se incluyen los hidrocarburos del petróleo, el tolueno, el
xileno y el bromuro de metilo.

** 56 compuestos inertes son "tóxicos". Estos ingredientes dieron
evidencias de carcinogenicidad, efectos reproductivos adversos,
neurotoxicidad u otros efectos crónicos, o defectos de nacimiento en
animales de laboratorio o en seres humanos. Ejemplos: la anilina, los
asbestos, el benceno, el disulfuro de carbono, el cloroformo, el
formaldehído, el hexacloropeno, el plomo, el cadmio y el oleato de
mercurio.

** 1300 compuestos inertes tienen una "toxicidad desconocida". La
Oficina del Inspector General de la EPA (la policía interna de la EPA)
dice: "La EPA sabe poco o nada acerca de los efectos adversos de la
mayoría de esos ingredientes inertes. Puede que existan algunos datos
para los ingredientes inertes de toxicidad desconocida, pero la EPA
todavía no ha evaluado los datos para determinar los efectos". Entre
los ejemplos se incluyen el sulfato de bario; la resina epoxy; el
copolímero acrílico de estireno; el nitrito de sodio; el timol; el
cloruro de litio; el naftaleno; el terftalato de polietileno; el D & C
Rojo #37; el malatión; el querosén; el alquitrán de carbón; el asfalto;
el Freón 114 y el ácido sulfúrico. En este momento, la recopilación de
información acerca de los efectos de estos compuestos inertes sobre la
salud tiene una prioridad baja en la EPA, recibiendo menos de 1 por
ciento del presupuesto de la Oficina de Programas de Pesticidas.
Además, la EPA no tiene procedimientos específicos o plazos de tiempo
para asegurar que estos compuestos inertes sean revisados, según la
Oficina del Inspector General de la EPA. "Hasta que se completen estas
revisiones, los usuarios no estarán conscientes de la presencia de los
ingredientes inertes potencialmente tóxicos contenidos en ciertos
productos pesticidas. El uso de estos productos pesticidas pudiera
estar poniendo en peligro la salud humana y el medio ambiente", declara
la Oficina del Inspector General de la EPA.

Por ley, los ingredientes inertes no están enumerados en las etiquetas
de los productos pesticidas. Solamente los ingredientes "activos" están
enumerados en las etiquetas. Además, la ley les prohibe a los oficiales
del gobierno revelar los ingredientes inertes en los productos
pesticidas. "Los ingredientes inertes son información confidencial. Si
reveláramos esta información podríamos ser enjuiciados y puestos en
prisión", dice Louise Mehler, médico y directora del Programa de
Vigilancia de Enfermedades de los Trabajadores ocasionadas por los
Pesticidas, de la EPA de California. Mehler dice que algunos
ingredientes inertes "a veces tienen un significado toxicológico real"
mientras que "también podrían ser sólo agua". Aunque los ingredientes
inertes son secretos por ley, muchos creen que las compañías de
pesticidas saben cuáles son los ingredientes inertes de sus
competidores. "Los químicos de aquí dicen que desde la invención del
espectrómetro de masas todo aquel que quiera puede enterarse", dice
Mehler.

La evaluación de los pesticidas por parte del gobierno de los E.U.A. ha
estado dirigida de manera restringida al cáncer y al hecho de que
existen evidencias de que las exposiciones a los pesticidas pueden
causar otros efectos sobre la salud aparte del cáncer. Específicamente,
se sabe que los daños al sistema inmune (que incluyen las reacciones
alérgicas, pero no están limitados a ellas) y al sistema nervioso
central resultan de las exposiciones a los pesticidas. Por ejemplo, se
cita a John Bucher, jefe interino de la sección de toxicológica del
Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental (National
Institute of Environmental Health Sciences), diciendo: "Hemos invertido
una cantidad enorme de tiempo en los pesticidas haciendo las
determinaciones de cáncer. [Pero] podríamos estar perdiendo la
oportunidad respecto a los efectos potenciales sobre el sistema
inmune". Bucher continúa para hacer notar que casi nunca se estudian
los efectos sutiles sobre el sistema nervioso: "Nosotros casi nunca
vemos estudios sobre el aprendizaje, la memoria y los efectos
psicológicos potenciales de las exposiciones", dice Bucher. "Usted no
le puede preguntar a un animal de experimentación la clase de
información que le puede preguntar a una persona. De manera que usted
no puede estudiar adecuadamente algunas de estas cosas con los modelos
animales", dijo.

Según la Dra. Sheila Zahm, del Instituto Nacional del Cáncer (National
Cancer Institute), las criaturas más sensibles son los fetos y bebés
humanos. Zahm recomienda que las mujeres embarazadas eviten la
exposición a todos los pesticidas. El feto, que crece con tanta
rapidez, puede ser especialmente susceptible a la mutagénesis [daños
genéticos], las aberraciones cromosómicas y la carcinogénesis, dice
Zahm. También señala que los bebés que gatean sobre las alfombras
pueden estar expuestos a químicos para el césped traídos al interior y
que tales químicos pueden perdurar mucho más tiempo adentro de lo que
durarían afuera expuestos a la lluvia y al sol.

William Pease, de Berkeley, se pregunta si algunos pesticidas valen los
peligros a que conllevan: "Debido a las dificultades para controlar la
manera en la que el consumidor final usa el producto y sabiendo que por
lo menos algunos se enfermarán, a medida que vemos los efectos adversos
actualmente, en vista de que existen maneras alternativas para tratar
muchas alimañas, la pregunta en nuestra mente es si incluso deberíamos
recomendar algunos de estos productos cuando sabemos que hay otras
alternativas".

Las autoridades federales de los pesticidas tienen mucho camino por
recorrer antes de que hayan evaluado en su totalidad los efectos a la
salud de los productos pesticidas que actualmente están en el mercado y
a los cuales millones de familias estadounidenses, incluyendo los
niños, están expuestos rutinariamente y repetidamente cada año.

La EPA sabe poco o nada acerca de las características tóxicas de la
mayoría de los compuestos 'inertes' que forman el grueso de la mayoría
de los pesticidas de uso en el hogar. Además, a los oficiales del
gobierno se les prohibe -so pena de prisión- revelarle al público lo
que SI saben acerca de los ingredientes inertes. Mientras tanto, este
secreto forzoso acerca de los compuestos inertes no impide que los
competidores de los productores de pesticidas se enteren de cuáles
compuestos inertes están siendo usados. Sólo al público se le prohibe
conocer esta información.

Los pesticidas pueden afectar el sistema inmune, el sistema nervioso
central y también otros sistemas corporales, tales como el sistema
endocrino (hormonal) y los genes. Los daños a los genes pueden ser
heredados por la siguiente generación y luego pasados a las
generaciones subsecuentes. Estos importantes efectos no cancerosos de
los pesticidas han sido estudiados muy poco por las autoridades
gubernamentales de la salud.

Tan poco se sabe acerca de los efectos a la salud que ocasionan los
pesticidas y los compuestos "inertes" que los integran, que no puede
completarse de ninguna manera coherente una determinación total de los
riesgos a la salud que conllevan los pesticidas. A las velocidades de
estudio actuales, tomará siglos o más antes de que se haya recopilado
suficiente información. Por esto, las garantías de seguridad para la
mayoría de las exposiciones a los pesticidas no pueden basarse en
evidencia científica infalible, sino más bien en cómo nos gustaría que
fuera, o en conjeturas.

Aunque el propósito del etiquetamiento es permitirle a los consumidores
que se protejan a sí mismos, este propósito no se cumple por las
actuales prácticas de etiquetamiento debido a que (a) una gran parte
del público no tiene la destreza necesaria para leer la etiqueta de un
producto pesticida; y (b) los así llamados ingredientes 'inertes', que
pueden no ser inertes en el sentido normal de esa palabra y los cuales
pueden constituir 99 por ciento de un producto pesticida, no están
enumerados en la etiqueta.

Francamente, pareciera que el actual programa de pesticidas del
gobierno de los E.U.A. fue diseñado primariamente para proteger otra
cosa que no es la salud ni el bienestar del público.

Muchos pesticidas actualmente en uso sencillamente no se necesitan.
Para las alimañas del hogar, la primera línea de defensa debería ser el
control mecánico de los insectos voladores (con mosquiteros, ventanas,
eliminación de nidos, matamoscas y tiras matamoscas). Para los insectos
que se arrastran (como las cucarachas), las cajas con carnada y las
trampas funcionan bien y pueden reducir la necesidad de rociar áreas
enteras.

Según nuestra manera de pensar, William Pease hizo la pregunta crucial:
en vista de que existen alternativas no tóxicas para controlar muchas
alimañas, ¿debería el gobierno autorizar el uso de químicos tóxicos
para controlar aquellas alimañas, sabiendo que algunos miembros del
público resultarán perjudicados innecesariamente e inevitablemente?
Cuando existen alternativas no tóxicas, ¿deberían las alternativas
tóxicas recibir un sello de aprobación del gobierno? Esta es una
pregunta ética importante.

--Peter Montague

=====

[1] Toda la información que aparece en este número fue tomada de: Joel
Grossman, "Dangers of Household Pesticides," ENVIRONMENTAL HEALTH
PERSPECTIVES, Vol. 103, No. 6 (June 1995), págs. 550-554.

Palabras claves: pesticidas; estadísticas de los usos en el hogar;
etiquetamiento; envenenamiento; ingredientes activos; ingredientes
inertes; fifra; regulaciones; regulación; inspector general epa; niehs;
daños neurológicos; neurotoxicidad; daños al sistema inmune;
inmunotoxicidad; niños; toxicidad en el desarrollo;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (26)