Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#162 - Partículas Finas -- Parte 5: La Incineración Aumenta el Peligro de los Rellenos Sanitarios, 02-Jan-1990

En los E.U.A., ochenta por ciento de los desechos sólidos son
enterrados en rellenos sanitarios -160 millones de toneladas cada año.
Actualmente están funcionando unos 5.500 rellenos sanitarios para
desechos sólidos en los E.U.A.

Luego de que el caso de Love Canal hizo titulares en 1978, los grupos
ciudadanos comenzaron a dirigir su atención hacia los peligros de los
rellenos sanitarios; al aumentar la oposición a nuevos rellenos
sanitarios, algunas agencias del gobierno decidieron que la
incineración era la mejor solución al problema de la basura en la
nación. El razonamiento era el siguiente: los rellenos sanitarios
contaminan las aguas subterráneas y hacen que se caldeen los ánimos de
los ciudadanos; los incineradores reducen la necesidad de los rellenos
sanitarios; por lo tanto tiene sentido usar incineradores en el manejo
de la basura.

Sin embargo, a lo largo de la década de 1980 se acumularon evidencias
que indican que los incineradores empeoran, y no mejoran, el problema
de los rellenos sanitarios.

Los incineradores sí reducen la cantidad de material a ser depositado
en los rellenos sanitarios. Si usted pone 1000 libras de basura cruda
en un incinerador de desechos sólidos, usted termina con unas 250 a 400
libras de ceniza; las otras 600 a 750 libras han sido liberadas al
medio ambiente en forma de gases y hollín por medio del cañón de la
chimenea. La reducción en volumen (a diferencia del peso) es incluso
más dramática; por cada 1000 pies cúbicos de basura que entran en un
incinerador sólo quedan 100 a 300 pies cúbicos de ceniza. Así que un
incinerador reduce la necesidad de espacio (volumen) de relleno
sanitario, lo que inicialmente hace que los incineradores parezcan
beneficiosos. [La reducción del volumen total de los desechos es menor
a la reducción de 70% a 90% indicada aquí debido a que muchos objetos,
como los escombros de la construcción, los refrigeradores viejos, etc.
no son candidatos para la incineración; así que construir un
incinerador no afecta la necesidad de espacio en los rellenos
sanitarios que deben contener estos objetos.]

Los incineradores sí reducen la necesidad de espacio de relleno
sanitario, pero desafortunadamente también aumentan el peligro del
material que entra en el relleno sanitario y por lo tanto empeoran el
problema de la contaminación del agua subterránea. A medida que este
hecho se comprende mejor, los ciudadanos están dirigiendo su oposición
a los rellenos sanitarios que aceptan ceniza de los incineradores,
haciendo de esta manera que los problemas políticos de la eliminación
de los desechos sólidos sean tan graves como lo eran antes de que se
propusiera la incineración, o más graves aún.

La clave aquí es el cambio físico que ocurre en la basura cuando pasa
por el incinerador. Al principio la basura está compuesta de objetos
bastante grandes (cajas de cartón, envoltorios de pan, periódicos,
etc.). Dentro de la cámara de combustión, la basura es descompuesta y
transformada en miles de millones de pequeñas partículas llamadas
ceniza. Nosotros hemos escrito antes (ver RHWN #131, #132, #134, #136)
acerca del importante cambio que ocurre con esta transformación: el
área superficial de la basura aumenta enormemente. Debido a que un
objeto pequeño tiene un área superficial mayor en relación con su
volumen si se compara con el área de un objeto más grande, el efecto de
descomponer la basura en pequeñas partículas es aumentar enormemente su
área superficial.

Por ejemplo, como mostramos en RHWN #131 [revisado], un trozo de basura
de una libra (suponiendo que tiene forma esférica y que pesa igual que
el agua) tiene un área superficial de aproximadamente 44 pulgadas
cuadradas -aproximadamente el tamaño de una postal grande. Sin embargo,

si usted descompone esa libra de basura en partículas pequeñas, usted
aumentará su área superficial a 9900 yardas cuadradas -aproximadamente
el área de dos canchas de fútbol americano.

Esto es importante cuando usted coloca la ceniza de un incinerador en
el suelo, debido a que los objetos en contacto con el agua subterránea
se filtran según su superficie. Mientras mayor es el área superficial,
más rápido se filtran los objetos. Todos sabemos esto por experiencia
propia. Piense en una máquina para colar café. Si usted pone granos de
café en una máquina como ésta sin molerlos y luego vierte agua caliente
sobre ellos, usted obtendrá café demasiado aguado, sin sabor. Sin
embargo, si usted muele los granos de café (incrementando así
enormemente el área superficial de los granos de café, aumentando de
esta manera el contacto del agua con los granos), usted obtendrá café
espeso, fuerte, oscuro. El hecho de moler los granos no ha cambiado su
peso, pero ha expuesto una mayor parte de los granos al agua. Con el
filtrado de un relleno sanitario pasa lo mismo que con el café: "moler"
la basura (convirtiéndola en ceniza) al procesarla dentro de un
incinerador aumenta enormemente el área superficial de la basura y de
esta manera hace que la misma se filtre mucho más rápido. Lo que usted
obtiene no es un filtrado aguado y flojo, sino un filtrado espeso y
fuerte que es más tóxico de lo que hubiese sido si usted hubiera
filtrado basura cruda en vez de ceniza.

¿Cuáles son los componentes tóxicos del filtrado de la ceniza? Los
principales componentes tóxicos son los metales pesados que estaban
presentes en la basura original. Aunque usted haya reducido el peso de
la basura (cada 1000 libras que entran producen sólo 250 a 400 libras
de ceniza), usted todavía tendrá la mayor parte de los metales pesados
de la basura original, sólo que ahora están en la ceniza. Debido a que
el proceso de incineración ha sacado los componentes no metálicos, los
metales pesados ahora representan una proporción mayor de los desechos
de lo que era originalmente (en otras palabras, su concentración ha
aumentado) y ahora se encuentran en una forma mucho más filtrable
debido a que su área superficial ha aumentado enormemente. Así, es
mucho más probable que un relleno sanitario de ceniza asociado con un
incinerador contamine el agua subterránea con metales pesados tóxicos,
comparado con un relleno sanitario que acepta sólo basura cruda.

Hay pocos rellenos sanitarios de ceniza funcionando hoy en día. La
mayoría de la gente que maneja incineradores está arrojando la ceniza
en rellenos sanitarios municipales, o sencillamente está amontonándola
sobre el suelo en algún lugar. La Agencia de Protección Ambiental de
los E.U.A. (U.S. Environmental Protection Agency, EPA) se ha negado a
tomar una posición respecto al punto de si la ceniza de los
incineradores es o no es un "desecho peligroso" como lo define la ley
federal de Conservación y Recuperación de Recursos (Resource
Conservation and Recovery Act).

Sin embargo, hay una gran razón para preocuparse por los peligros de
los metales en la ceniza de los rellenos sanitarios. Estudios de la
Universidad de Rutgers (ver RHWN #92) han demostrado que cada tonelada
de ceniza de los incineradores contiene aproximadamente 5,9 libras de
plomo; 0,12 libras de cadmio; 0,096 libras de cromo y 0,19 libras de
arsénico. Hoy en día, los 100 incineradores de desechos sólidos que
funcionan en la nación están procesando unas 45.000 toneladas de basura
diarias, produciendo quizás 14.600 toneladas de ceniza al día ó 5,3
millones de toneladas de ceniza al año. Aquellas 5,3 millones de
toneladas de ceniza contienen 31 millones de libras de plomo, 640 mil
libras de cadmio, medio millón de libras de cromo y un millón de libras
de arsénico. Enterrar este material en hoyos poco profundos en el suelo
en una forma rápidamente filtrable garantiza esencialmente la creación
de la próxima generación de sitios Superfund.

¿Los rellenos sanitarios de ceniza filtran metales en concentraciones
tóxicas? En su excelente nuevo libro sobre la incineración, WAR ON
WASTE ("GUERRA A LOS DESECHOS"), Louis Blumberg y Robert Gottlieb
reportan sobre un estudio de la EPA de tres rellenos sanitarios de
ceniza (los así llamados "rellenos de ceniza"): "En ocho de nueve
pruebas, la concentración del plomo en el agua potable estaba por
encima del parámetro [permitido]; y en los tres sitios, el valor
promedio del plomo [para el agua potable] era doce veces mayor que el
parámetro [permitido] del mismo". Continúan diciendo: "Otra revisión de
un "relleno de ceniza" en el Estado de Nueva York, observado durante su
primer año de funcionamiento, cuando el filtrado debería ser
considerablemente menor que en los años futuros, encontró que los
niveles de contaminantes en el filtrado ya excedían, en algunos casos
dramáticamente, una cierta cantidad de parámetros de varias sustancias
para el agua potable". (Blumberg & Gottlieb, pág. 114.)

La acidez (o alcalinidad) de la ceniza puede afectar la tasa a la que
los metales se filtran hacia el exterior. Algunas compañías agregan cal
u otros materiales a la ceniza para reducir la tasa a la que se liberan
los metales; esto permite que su ceniza pase la "prueba de toxicidad
mediante el procedimiento de extracción" ("EP toxicity test", por sus
siglas en inglés) de la EPA y así evita su designación como "desecho
peligroso". Esto, sin embargo, solamente demuestra que la prueba de
toxicidad mediante el "procedimiento de extracción" no es la prueba
adecuada para evaluar el peligro de estos desechos. En vista de que se
reconoce universalmente que más tarde o más temprano todos los rellenos
sanitarios filtrarán, y ya que los metales nunca se degradan, a largo
plazo parece seguro que los metales tóxicos en la forma finamente
dividida (esto es, en la forma de pequeñas partículas de ceniza)
enterrados en sitios poco profundos contaminarán el medio ambiente
local.

Adquiera: Louis Blumberg y Robert Gottlieb, WAR ON WASTE (Washington,
DC: Island Press [1718 Connecticut Ave., NW, Suite 300, Washington, DC
20009; teléfono (202) 232-7933], 1989); $19,95.

--Peter Montague

=====

Palabras claves: rellenos sanitarios; filtrados; metales pesados;
incineración; ceniza; plomo; cadmio; tclp; ep toxicity test;
definiciones de desechos peligrosos;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (24)