Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#467 - La Ignorancia es la Fortaleza, 08-Nov-1995

A los científicos no les gusta pensar que la ciencia es un concurso de
quién tiene la mejor idea. Pero realmente es eso mismo [1]. Las únicas
personas que votan en el concurso son los especialistas en un campo de
investigaciones particular, pero los científicos "votan" a favor o en
contra de ideas concretas estando de acuerdo o en desacuerdo con ellas.
Una idea se considera "cierta" cuando la gran mayoría de los
científicos están de acuerdo con ella. En otras palabras: en la
ciencia, la verdad cambia cuando los científicos cambian de opinión.
Esto significa que la "verdad" científica tiene un
componente "político" debido a que los científicos pueden votar a favor
o en contra de una idea basados en algo más que sus propias
observaciones de la naturaleza. Por ejemplo, EN DONDE se publica una
idea puede ser casi tan persuasivo como la misma idea. Por ejemplo, en
el campo de la geología, una idea publicada en la revista JOURNAL OF
GEOPHYSICAL RESEARCH (JGR) se vuelve importante simplemente porque
apareció en JGR.

El debate sobre el calentamiento global no es distinto de otras ideas
científicas. Durante aproximadamente 100 años, los científicos han
estado diciendo que un aumento en el contenido de dióxido de carbono de
la atmósfera (producto de la quema de carbón y petróleo) tarde o
temprano calentará el planeta. El dióxido de carbono permite que la luz
del sol llegue a la tierra, pero atrapa una parte del calor resultante.
Esto no se discute. Tarde o temprano este calor adicional calentará el
planeta, de la misma manera en que un techo de vidrio calienta un
invernadero. Muy pocos científicos discuten esta predicción.

Además, no hay duda de que el contenido de dióxido de carbono de la
atmósfera ha aumentado 30% durante el siglo pasado -un aumento causado
por los seres humanos que queman carbón y petróleo. El aumento ha sido
medido cuidadosamente y no se discute.

Durante los últimos 20 años, los científicos han estado buscando
una "señal" reveladora de que el aumento en el contenido de dióxido de
carbono de la atmósfera realmente está produciendo un efecto de
calentamiento en todo el planeta. El problema es que la temperatura
varía de manera natural (cambios diarios y estacionales, mas
fluctuaciones mayores de década a década y de siglo a siglo, causadas
por fuerzas desconocidas), así que los científicos están tratando
de "ver" la "señal" del calentamiento global sobre el "ruido de fondo"
de las variaciones naturales.

En junio de 1988 -un verano caliente sin precedentes en los E.U.A.- el
Dr. James Hansen, de la Administración Nacional Aeronáutica y Espacial
(National Aeronautics and Space Administration, NASA) testificó ante el
Congreso, diciendo que creía que estaba viendo la señal del
calentamiento global [2]. De esta manera, Hansen votó "por" el
calentamiento global. Muchos de sus colegas se burlaron y dijeron que
nadie podía ver la señal todavía. Un científico con ideas impopulares
puede convertirse en un paria, y el Dr. Hansen recibió ese tratamiento.
La experiencia del Dr. Hansen bien pudo haber silenciado a otros
científicos que estaban de acuerdo con él.

Ahora más y más científicos están votando por la posición que
dice: "estamos viendo la señal". El Dr. Hansen ya no está solo. Existen
evidencias de que los glaciares se están derritiendo, los océanos se
están calentando y el nivel de los mares está aumentando
(principalmente debido a que el agua se expande cuando se calienta).

En octubre, Thomas Karl, de la Administración Nacional Oceánica y
Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration) publicó
un artículo en la revista NATURE que mostraba que los extremos
climáticos en los E.U.A. han aumentado desde 1976 en comparación con
los 65 años previos, lo que concuerda con la teoría del calentamiento
global [3]. Fue una evidencia importante que indicaba que ahora la
señal se está volviendo visible en medio del ruido.

Lo que es incluso más importante; en la primavera de 1996, la Comisión
Intergubernamental del Cambio Climático (Intergovernmental Panel on
Climate Change, IPCC) publicará un nuevo reporte diciendo que el
calentamiento global está sucediendo y que los seres humanos al menos
son responsables en parte. En otras palabras, la IPCC -unos 200 de los
especialistas climatológicos más conocidos del mundo- se han cambiado
al lado del Dr. Hansen en el debate. Después de que se publique el
reporte de la IPCC, sólo unos pocos especialistas climatológicos
permanecerán del lado "no convencido".

En un artículo de primera plana el 10 de septiembre, el diario NEW YORK
TIMES anunció el nuevo reporte de la IPCC de esta manera: "En un
importante cambio de juicio científico, los expertos que asesoran a los
gobiernos del mundo respecto al cambio climático están diciendo por
primera vez que la actividad humana es una causa probable del
calentamiento de la atmósfera" [4]. El TIMES continuó enumerando los
efectos del calentamiento global, como los describe la IPCC: "...muchos
efectos adversos. Estos incluyen tiempo meteorológico más extremo
[calor, frío, inundaciones, sequías] y posiblemente tormentas
tropicales más intensas [huracanes, tifones], destrucción de algunas
comunidades por el aumento del nivel de los mares, daños a y pérdidas
de ecosistemas naturales que no se pueden adaptar suficientemente
rápido [por ejemplo: arrecifes de coral; manglares; pantanos costeros;
bosques del norte], disminución de la producción agrícola en algunos
lugares [el interior de los continentes, por ejemplo], y el aumento en
algunas enfermedades tropicales" [malaria, fiebre amarilla, dengue,
esquistosomiasis; ver REHW #466].

Una semana después el TIMES continuó con un segundo artículo de primera
plana, que comenzaba: "La tierra ha entrado en un período de cambios
climáticos que probablemente causen dislocaciones económicas, sociales
y ambientales generalizadas durante el próximo siglo si no se reducen
las emisiones de los gases que atrapan el calor; según los expertos que
asesoran a los gobiernos mundiales" [5].

Para disminuir los gases que atrapan el calor se requiere dejar de usar
el carbón y el petróleo y usar energía solar. (Usar energía solar
simplemente significa extraer trabajo útil a partir del flujo de luz
solar que de todos modos llega al planeta; no se crea ni se libera
calor adicional, evitando así la amenaza del calentamiento global).

De manera que el debate científico está llegando a su fin a medida que
los expertos mundiales comienzan a estar de acuerdo diciendo: "estamos
viendo la señal". Sin embargo, el consenso científico solo no evitará
la dislocación generalizada que la IPCC dice que probablemente traerá
el calentamiento global. Para evitar el sufrimiento, el consenso
científico tiene que ser traducido a programas públicos y privados para
lograr el cambio desde el carbón y el petróleo hacia la energía solar
(probablemente utilizando hidrógeno para el almacenamiento). Las
tecnologías necesarias para esto ya existen (ver REHW #252). La
determinación de adoptarlas es lo que falta.

Así que ahora entramos en una época de luchas políticas importantes. De
un lado están los científicos tratando de decirle al público que es
probable que quemar carbón y petróleo cause grandes trastornos en la
vida como la conocemos -destrozando la obra del Creador de maneras que
sólo podemos entender escasamente. Del otro lado, las compañías del
carbón y del petróleo estarán tratando de mantener vivas las dudas,
diciendo que realmente no sabemos si vale la pena evitar el
calentamiento global.

Las compañías del carbón y del petróleo están entre las corporaciones
más poderosas del planeta. Muchas de ellas tienen ventas anuales más
grandes que el valor anual de los bienes y servicios totales producidos
por muchos países. Por ejemplo, Exxon ($103,5 millardos) es más grande
que Finlandia ($93,9 millardos) y más grande que Israel ($69,8
millardos). Mobil Oil ($57,4 millardos) es más grande que Irlanda
($43,3 millardos) y más grande que Nueva Zelanda ($41,3 millardos).
Chevron Oil ($37,5 millardos) es más grande que Argelia ($35,7
millardos), más grande que Hungría ($35,2 millardos), más grande que
Egipto ($33,6 millardos), más grande que Marruecos ($28,4 millardos) y
más grande que Perú ($22,1 millardos) [6].

Mientras algunos cientos de científicos escriben acerca de los peligros
del calentamiento global en revistas como NATURE, SCIENCE y THE LANCET,
la compañía Mobil Oil coloca anuncios publicitarios frente al editorial
del diario NEW YORK TIMES presionando simultáneamente tanto a la élite
educada y, en el otro extremo de la balanza, al Congreso, exhortando a
la 'no acción' en referencia al calentamiento global. Por ejemplo, el
25 de febrero de 1993, un anuncio de Mobil reconoció que "si las
tendencias actuales continúan, los niveles de dióxido de carbono se
duplicarán durante los próximos 50 a 100 años". Esta es la posición de
la IPCC. Pero el anuncio continúa diciendo que esto puede no tener
ningún efecto en lo absoluto o incluso puede ser beneficioso.

Como fuente de opinión científica, el anuncio de Mobil cita un libro
publicado por la organización Pacific Research Institute; un comité
asesor en San Francisco, el cual se describe a sí mismo (aunque no en
el anuncio de Mobil) como "una organización educativa sin fines de
lucro, dirigida a promover la libertad individual a través del libre
mercado, a proteger los derechos de propiedad privada y a abogar por un
gobierno limitado". El anuncio de Mobil cita el libro diciendo: "...el
muy promocionado desastre invernadero es muy improbable". Mobil cita
entonces a S. Fred Singer. Durante años, Singer fue profesor de la
Universidad de Virginia, donde estuvo financiado por compañías de la
energía para sacar panfletos lustrosos en los que se burlaba del cambio
climático. (Ver REHW 355). Singer no ha publicado investigaciones
originales sobre el cambio climático en 20 años, y ahora es un
asesor "independiente", que se pasa el tiempo escribiéndole cartas al
editor y testificando ante el Congreso, alegando que la disminución del
ozono y el calentamiento global no son problemas reales. En el anuncio
de Mobil se cita a Singer diciendo "el impacto neto [de un
calentamiento modesto] bien puede ser beneficioso". El anuncio de Mobil
recapitula: "Parecería que el fenómeno [del calentamiento global] -y su
impacto en la economía- son lo suficientemente importantes como para
requerir muchas investigaciones más antes de proponer acciones de las
que luego nos podamos arrepentir. Quizá el cielo no se esté cayendo,
después de todo".

Esta clase de desinformación corporativa tiene el efecto que busca. El
representante Dana Rohrabacher (Republicano de California), que dirige
el subcomité de energía y medio ambiente de la Cámara de Diputados,
dijo recientemente: "En ningún lugar es más evidente la tontería
científica, que en los programas sobre el calentamiento global que
están regados a lo largo del presupuesto del año actual". Pero los
estadounidenses no tienen que preocuparse, nos aseguró, ya que "hay un
nuevo grupo en el barrio... Nuestro presupuesto para el año 96 no se
basa en la suposición de que el calentamiento global sea un fenómeno
probado. De hecho, en el mejor de los casos se supone que no está
probado y en el peor de los casos se supone que son paparruchas
liberales que están de moda, pero que pronto estarán fuera de moda en
nuestro Congreso 'Newt'" [7]. Por lo menos 10% de los $180.000 de la
campaña de reelección de Rohrabacher en 1994 fue financiado por las
corporaciones de energía y transporte [8].

Las palabras de Rohrabacher han sido respaldadas por hechos en este
Congreso: el 12 de octubre, la Cámara de Diputados aprobó un programa
de ciencia de $21,5 millardos, el cual le prohibe explícitamente a la
Agencia de Protección Ambiental de los E.U.A. (U.S. Environmental
Protection Agency) llevar a cabo CUALQUIER investigación sobre el
calentamiento global.

La ciencia es un concurso de popularidad de diferentes ideas. Pero
incluso cuando los científicos llegan a un consenso, su verdad puede no
tener efecto en la política pública. Opuestos al consenso científico,
unos cuantos críticos descontentos; sus pequeñas voces amplificadas por
una corporación de miles de millones de dólares pueden hacer polémicas
infinitas de que la guerra es la paz, la libertad es la esclavitud, la
ignorancia es la fortaleza y el calentamiento global puede ser bueno
para usted.

--Peter Montague

=====

[1] Thomas S. Kuhn, THE STRUCTURE OF SCIENTIFIC REVOLUTIONS Second
Edition, Enlarged (Chicago: University of Chicago Press, 1970). La
ciencia no sólo es un concurso de popularidad de diferentes ideas, sino
que algunos científicos se siguen aferrando a las ideas durante mucho
tiempo después de que los datos disponibles han mostrado que son
insostenibles. De hecho, dice Kuhn, la manera en que las ideas
científicas cambian por completo no es de ninguna manera que los
científicos cambien de opinión; es que los científicos más viejos que
conservan las ideas desacreditadas mueren, y entonces las únicas
personas que quedan son aquellas que sostienen las ideas más nuevas.

[2] "Greenhouse Warming Said to Begin," FACTS ON FILE WORLD NEWS DIGEST
July 1, 1988, pág. 476A2.

[3] Thomas R. Karl y otros, "Trends in high-frequency climate
variability in the twentieth century," NATURE Vol. 377 No. 6546
(September 21, 1995), pág. 217.

[4] William K. Stevens, "Experts Confirm Human Role in Global Warming,"
NEW YORK TIMES September 10, 1995, págs. 1, 8.

[5] William K. Stevens, "Scientists Say Earth's Warming Could Set Off
Wide Disruptions," NEW YORK TIMES September 18, 1995, págs. 1, 8.

[6] Datos corporativos tomados de: "The Fortune 500 Largest U.S.
Industrial Corporations," FORTUNE April 19, 1993. Datos de los países
tomados de: The World Bank, WORLD DEVELOPMENT REPORT, 1994 (New York:
Oxford University Press, 1994). Gracias a Les Leopold de la
organización Labor Institute, en NYC, por estos datos.

[7] Michael Hershaft, "House bill cuts spending on science by $3
billion; During debate, Rohrabacher blasts global warming theory,"
ORANGE COUNTY REGISTER Oct. 13, 1995, pág. C5. Gracias a Michael
Zimmerman, Office of the Dean, College of Arts and Letters, University
of Wisconsin Oshkosh, Oshkosh, Wis. 54901, por la cita completa de
Rohrabacher.

[8] Larry Makinson, THE PRICE OF ADMISSION; CAMPAIGN SPENDING IN THE
1994 ELECTIONS (Washington, D.C. Center for Responsive Politics, 1995),
pág. 61.

Palabras claves: ciencia; calentamiento global; dióxido de carbono;
efecto invernadero; james hansen; thomas karl; ipcc; océanos;
glaciares; petróleo; carbón; exxon; mobil; chevron; pacific research
institute; s fred singer; fred singer; dana rohrabacher; dinero en
política;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (29)