Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#236 - Emisiones al Medio Ambiente Local Desde un Incinerador de Desechos Peligrosos, 04-Jun-1991

La producción de desechos peligrosos en los E.U.A. continúa aumentando
a un ritmo de 5,5% por año, duplicándose así cada 12 ó 13 años. Esto
significa que, durante la vida de una persona nacida hoy, la cantidad
de desechos peligrosos producidos anualmente se multiplicará por 45.
Por cada tonelada de desechos peligrosos producidos hoy en los E.U.A.,
se producirán 45 toneladas en 70 años a partir de este momento si
continúa el ritmo de crecimiento actual.

La Agencia de Protección Ambiental de los E.U.A. (U.S. Environmental
Protection Agency, EPA) ha respondido a esta situación de dos maneras.
Primero, la EPA ha declarado que una tecnología puede solucionar todos
los problemas de los desechos: la incineración. "Un incinerador que
funcione adecuadamente puede destruir los desechos peligrosos de manera
segura", dice la EPA rotundamente [1]. Obviamente si esto es cierto, el
problema de los desechos peligrosos ha sido resuelto, suponiendo que
pueden encontrarse unas pocas personas honestas y competentes para que
operen los incineradores adecuadamente.

En segundo lugar y de manera contradictoria, la EPA dice: "Los
programas ambientales que se centren en el final de la tubería o en la
punta de la chimenea, o en limpiar luego de que ya sucedió el daño, ya
no son adecuados. Necesitamos nuevas políticas, nuevas tecnologías y
nuevos procesos que eviten o minimicen la contaminación -que impidan
que se produzca en primer lugar" [2]. Así que, muy adentro en sus
entrañas, la EPA parece reconocer la necesidad de la reducción de los
desechos y la prevención de la contaminación.

Desafortunadamente, en la lucha entre esos dos puntos de vista dentro
de la EPA, a la prevención de la contaminación no le está yendo bien.
El "proyecto de la estrategia global para la prevención de la
contaminación" de la EPA depende por completo de los esfuerzos
voluntarios de la industria. El programa de la industria para aumentar
la incineración de desechos, por el otro lado, está siendo llevado a
cabo con un apoyo activo y entusiasta por parte de la EPA. La
colaboración entre la EPA y la comunidad regulada es tan estrecha que
se ha acuñado una frase que la describe -"complejo regulador-
industrial"- una alianza abierta entre los reguladores y los regulados
para promocionar la quema de desechos en hornos de cemento, calderas
industriales e incineradores de desechos peligrosos, siempre que sea
posible. La EPA está tan deseosa de promocionar esta tecnología que la
agencia ha amenazado con cortarle todo el dinero para la limpieza de
los sitios "Superfund" a aquellos estados que se nieguen a instalar
suficiente capacidad de incineración para quemar todos los desechos que
pudieran producirse en los próximos 20 años. En lugar de exhortar a los
estados a que inicien programas obligatorios de reducción de desechos
que controlarían el aumento de los desechos durante los próximos 20
años, la EPA está obligando a los estados a construir incineradores.
(Ver RHWN #142.) Evidentemente, la EPA se encuentra en un conflicto de
intereses; por un lado como un proponente entusiasta de los
incineradores, y por el otro, siendo la única agencia de la nación con
responsabilidad para controlar los efectos de los incineradores sobre
la salud pública.

Más de 57 mil millones de libras de desechos peligrosos se queman cada
año en los incineradores, hornos de cemento y calderas industriales de
los E.U.A. [3]. Irónicamente, menos de 5 por ciento de estos desechos
son quemados en "incineradores de desechos peligrosos" que tienen un
permiso oficial -más de 95 por ciento son mezclados con combustible y
quemados como combustible en hornos y calderas donde no están
siendo "eliminados", sino que están siendo "reciclados" a los ojos de
la EPA.

Según la mejor información disponible sobre la incineración de desechos
peligrosos [4], un incinerador de tamaño promedio (que quema 35.000
toneladas de desechos cada año) libera las siguientes cantidades de
desechos peligrosos al medio ambiente local:

Desechos no quemados: una cierta cantidad de desechos orgánicos pasa
directamente a través de un incinerador de desechos peligrosos y es
emitida por la chimenea sin ser quemada. Por ley, un incinerador de
desechos peligrosos está diseñado para destruir 99,99 por ciento de los
desechos orgánicos; otra manera de decir esto es que, por ley, un
incinerador de desechos peligrosos está diseñado para liberar 0,01 por
ciento de sus desechos orgánicos por la chimenea. Esto significa que,
por diseño, 7000 libras de desechos no quemados son emitidas por la
chimenea de un incinerador de tamaño promedio (que quema 35.000
toneladas anuales). El cálculo de 7000 libras está basado en la
suposición de que el incinerador trabaja perfectamente durante cada
minuto de su funcionamiento, que abarca más de 20 años. Las mediciones
confirmadas indican que, en el mundo real, es más probable que los
incineradores que están en funcionamiento emitan 70.000 libras o quizás
tanto como 700.000 libras de desechos no quemados al medio ambiente
local cada año.

De acuerdo con el Consejo Científico Asesor de la EPA (EPA's Science
Advisory Board), puede esperarse que los derrames y las filtraciones
liberen 7.000 libras adicionales de desechos no quemados directamente
al medio ambiente local [5].

Además, se calcula que unas 63.000 libras de desechos no quemados serán
liberadas al medio ambiente con el efluente de desecho del dispositivo
para el control de la contaminación (agua de lavado) [6].

De manera que el total aproximado de desechos no quemados que llega al
medio ambiente local cada año es 77.000 libras.

Metales pesados emitidos por el cañón de la chimenea: el contenido
promedio de metales que tienen los desechos peligrosos en los E.U.A. es
1,5 por ciento; así que un incinerador promedio que quema 35.000
toneladas anuales quemará 1.050.000 libras de metales cada año. Muchos
de estos metales son tóxicos, tales como el plomo, el cadmio, el cromo,
el níquel, el arsénico, el talio, el mercurio, el berilio, el antimonio
y otros 8 metales encontrados comúnmente en los desechos peligrosos.
Los metales no son destruidos en un incinerador; aproximadamente 19% de
ellos (204.000 libras) subirán por el cañón de la chimenea, 171.000
libras adicionales serán desechadas con el agua de lavado y 672.000
libras serán desechadas con las 6,3 millones de libras de ceniza
producidas cada año. Al igual que los desechos no quemados, los metales
que suben por la chimenea serán distribuidos inmediatamente en el medio
ambiente local, volviéndose disponibles para entrar en las cadenas
alimentarias. El agua de lavado y la ceniza también irán eventualmente
al medio ambiente, dondequiera que sean desechados.

Productos de la combustión incompleta (PICS, por sus siglas en inglés):
en condiciones ideales de combustión, un desecho peligroso orgánico
será convertido en dióxido de carbono, agua y una sal relativamente
inofensiva. En un laboratorio, es posible crear condiciones casi
ideales para quemar un químico puro y así "destruirlo" por completo.
Desafortunadamente, es la naturaleza de los desechos que no sean
químicos puros; los desechos incluyen muchos químicos mezclados (si no
estuviesen mezclados no serían desechos en absoluto -serían productos
valiosos). Como cada químico tiene condiciones ideales y únicas para
arder, es imposible lograr las condiciones ideales de combustión para
todos los componentes de una mezcla de desechos. Por ejemplo, aumentar
la temperatura para destruir un químico en realidad puede hacer que sea
más difícil destruir otro químico y puede forzar más metales fuera del
cañón de la chimenea. Debido a esto, quemar desechos siempre origina
químicos parcialmente quemados que pueden entonces convertirse en
químicos nuevos dentro de la cámara de combustión.

Piense en un trozo de masa de pan. Déjelo en un horno caliente y
comenzará a ponerse marrón. Déjelo por más tiempo y partes de él se
volverán negras. Examine aquellas partes negras y encontrará químicos
que no existían en absoluto en la masa original. Estos químicos nuevos
son PICS, o productos de la combustión incompleta. En el caso del pan,
los PICS tienen mal sabor. En el caso de la incineración de desechos
peligrosos, los PICS pueden ser mucho más tóxicos que los químicos
originales de los cuales se derivaron. La cantidad de PICS emitida por
la chimenea de un incinerador está justo por debajo de 1% del peso de
los desechos que entran -o aproximadamente 693.000 libras en el caso de
un incinerador que quema 35.000 toneladas anuales. Cantidades
desconocidas -pero substanciales- de PICS adicionales serán desechadas
con la ceniza.

--Peter Montague

=====

[1] U.S. Environmental Protection Agency, PERMITTING HAZARDOUS WASTE
INCINERATORS [EPA/530-SW-88-024] (Washington, DC: U.S. EPA, Office of
Solid waste, April, 1988), pág. 1.

[2] U.S. Environmental Protection Agency, "Environmental Protection
Agency Pollution Prevention Strategy," FEDERAL REGISTER Vol. 56 No. 37
(Feb. 26, 1991), pág. 7849. Disponible de manera gratuita llamando a la
EPA al número: (202) 382-2736 en Washington, DC.

[3] "US hazwaste market to double by 1995?" HAZNEWS No. 37 (April,
1991), págs. 12-13. [Haznews es una publicación de la industria,
originaria de Londres, Inglaterra.]

[4] Pat Costner y Joe Thornton, PLAYING WITH FIRE; HAZARDOUS WASTE
INCINERATION (Washington, DC: Greenpeace, 1991). Disponible para los
activistas por $10 y para la industria por $100 a través de Greenpeace,
1436 U St., NW, Washington, DC 20009.

[5] EPA citada en Costner y Thornton, citada arriba, pág. 21.

[6] Calculado en Costner y Thornton, citado arriba, pág. 20.

Palabras claves: materiales peligrosos; incineración; epa; programa
voluntario de reducción de emisiones; monitoreo; regulación; hornos de
cemento; pics; derrames; filtraciones; metales pesados; substancias
tóxicas; estropajos; prevención de la contaminación; evitar los
desechos;