Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#351 - El Wall Street Journal Previene a sus Lectores: Los Incineradores son Desastres Financieros, 18-Aug-1993

El 11 de agosto de 1993, el diario WALL STREET JOURNAL les advirtió a
sus lectores que los incineradores de basura municipal son desastres
financieros para los gobiernos locales [1]. En un largo artículo de
primera página y en otro artículo aparte en la segunda página, el
JOURNAL advirtió que los incineradores son exageradamente costosos si
se comparan con otras maneras de manejar la basura, y que el panorama
financiero de la incineración probablemente empeorará en el futuro.

El JOURNAL dijo: "A diferentes grados, los oficiales ambientales
estatales y federales fomentaron la construcción excesiva de
incineradores durante la década de 1980, con 142 plantas quemando
actualmente unas 30 millones de toneladas al año, ó 16% de la basura de
la nación".

"Pero los oficiales prestaron poca atención a la economía de la quema
de la basura. Simplemente, la economía actual es terrible, exige que
los clientes residenciales y comerciales -como también los
contribuyentes- paguen cientos de millones de dólares al año por encima
de la tarifa actual del mercado para deshacerse de la basura. La tarifa
promedio de los incineradores es de $56 por tonelada de basura, el
doble del promedio de $28 en los basureros, reporta SOLID WASTE PRICE
DIGEST, una revista comercial".

El problema básico es este: a principios de la década de 1980, las
ciudades y los condados fueron empujados a pensar que a la nación se le
estaba acabando el espacio en los rellenos sanitarios y que la
incineración era la única alternativa. Las compañías de incineradores
insistían en los contratos de "poner o pagar", exigiendo que el
gobierno le proporcionara al incinerador una cantidad fija de basura
cada año o pagara una multa en efectivo. Los contratos de "poner o
pagar" exigen que el gobierno proporcione desechos (o pague una multa)
durante la vida del incinerador -20 años o más.

Pero ahora las grandes compañías de la basura -como Waste Management,
Inc. (la cual ahora se autodenomina WMX Technologies) y Browning-Ferris
Industries (BFI)- se han introducido en docenas de comunidades, creando
y expandiendo basureros a pesar de la oposición ciudadana. Como
resultado de esto, hay un exceso de capacidad en cuanto a los
basureros, y ahora tirar la basura es mucho más barato que quemarla.
Los gobiernos que adquirieron participaciones en incineradores ahora
deben tomar basura de otras jurisdicciones, a precios rebajados, para
alimentar sus incineradores.

La crisis de la basura fue fabricada

"La crisis de la basura, si bien apeló perfectamente al sentimiento
colectivo de culpa de la nación respecto a tirar tantas cosas a la
basura, fue más ficción que realidad", dice el JOURNAL. Las empresas
WMX y BFI y las municipalidades han "generado una capacidad inmensa
respecto a los basureros en años recientes" y esto ha creado
una "superabundancia de espacio" que ha llevado a una "feroz reducción
en los precios cuando los propietarios de basureros e incineradores
compiten por la basura".

Las grandes compañías de la basura continúan usando la "mítica" crisis
de la basura como una herramienta de mercadeo, dice el JOURNAL [2]. Un
folleto de WMX advierte que "a esta nación se le está acabando
rápidamente el espacio para deshacerse de la basura". El reporte anual
de Ogden Corp. -el mayor fabricante de incineradores de basura-
ve "desaparecer el espacio disponible para los rellenos sanitarios".
Estas son afirmaciones falsas.

Las ciudades que no pueden "poner" tienen que pagar

"Los incineradores tienen que funcionar a toda su capacidad para
producir la mayor cantidad de electricidad, lo que también trae
ingresos, y para pagar las deudas de tanto como 300 millones de dólares
por planta. Por lo tanto las ciudades han sido obligadas a hacer

ofertas por la basura en el mercado abierto, frecuentemente a tarifas
que están muy por debajo de lo que sus propios residentes deben pagar",
dice el JOURNAL.

Riesgos públicos, ganancias privadas

"En retrospectiva, el sector público recibió la mayoría de los riesgos
y el sector privado la mayoría de las ganancias en la construcción de
instalaciones para la producción de energía a partir de la basura.
Típicamente, la municipalidad proporcionaba el financiamiento; la
compañía garantizaba su funcionamiento y la municipalidad garantizaba
una cierta cantidad de basura a un precio determinado", dice el JOURNAL.

"Entonces cayó el precio del mercado para deshacerse de la basura. Así
que Broward County, Fla., quema basura por $55 la tonelada en sus dos
grandes incineradores, pero la basura de cualquier otro lugar se acepta
por tan sólo $42. En Montgomery County, Pa., los habitantes de la zona
pagan $63,50 mientras que las personas de afuera pueden tirar basura
por $41. 'Se suponía que iba a ser al revés', dice Donald Silverson,
jefe del aseo urbano del Condado de Montgomery. 'Es un tema delicado'".

El futuro se ve incluso más sombrío

Las cosas podrían ir de mal en peor para la economía de la
incineración. El JOURNAL da cuatro razones del por qué el futuro se ve
gris:

(1) Las ciudades están enfrentando inmensos costos para ajustar todas
las plantas (menos las más nuevas) con sistemas modernos para el
control de la contaminación del aire.

Los incineradores son grandes contaminadores. Básicamente, un
incinerador es una máquina que produce contaminación tóxica del aire a
partir de materiales crudos relativamente benignos.

Hacer que la mayoría de los incineradores cumplan con la Ley del Aire
Limpio (Clean Air Act) de 1990 será costoso.

El Condado de Pinellas, Fla., espera que modernizar los controles de
contaminación del aire de su incinerador de basura de 3000 toneladas
diarias costará entre 100 millones de dólares y 200 millones de
dólares, incluyendo las pérdidas de los ingresos por la electricidad y
las tarifas para deshacerse de la basura mientras la planta está
cerrada. Eso podría obligar al condado a duplicar el costo de $37,50 la
tonelada para deshacerse de la basura, le dijo al JOURNAL el jefe del
aseo urbano del condado, Bob Van Deman.

(2) Las compañías eléctricas están luchando contra una ley federal que
les exige que les compren electricidad a los incineradores a precios
que están por encima de los del mercado.

Ahora se les exige a las empresas de servicios públicos que compren
electricidad de Generadores Eléctricos de Producción Secundaria (Non-
Utility Generators, o NUGs) a precios que frecuentemente están basados
en proyecciones de la década de 1980, que decían que los precios del
petróleo iban a dispararse. Así que hoy, mientras las empresas de
servicios públicos compran y venden electricidad entre ellas a un costo
de 1 a 3 centavos por kilovatio/hora, algunos incineradores reciben
tanto como 11 centavos por kilovatio/hora. (Quemar una tonelada de
basura produce unos 600 kilovatios/hora, así que 2 centavos producen
$12 por tonelada, 4 centavos producen $24 por tonelada, etcétera.)

A la empresa Niagara Mohawk Power Corp. se le obliga a comprar
electricidad NUG a un costo de 6 centavos por kilovatio/hora, que
entonces revende por 1 a 2 centavos -teniendo una pérdida de 400
millones de dólares cada año. La compañía Southern California Edison
gasta 750 millones de dólares cada año por encima del precio del
mercado para comprar energía NUG, le dijo un vocero al JOURNAL. "Es por
eso que nuestras tarifas son tan altas".

Las empresas de servicios públicos están cabildeando fuertemente para
que se les deje de exigir que paguen altos precios por electricidad
NUG. Si tienen éxito, los incineradores perderán un importante subsidio.

(3 y 4) La Corte Suprema de los E.U.A. tiene 2 casos pendientes que
podrían tener un impacto devastador sobre las municipalidades que
tienen participaciones en la incineración, y sobre los titulares de
bonos, los contribuyentes y las compañías propietarias de incineradores.

Primero, la corte decidirá si la ceniza de los incineradores es
legalmente un desecho peligroso. Una corte federal de apelaciones en
Chicago dice que es un desecho peligroso, mientras que una corte
federal de apelaciones en Nueva York dice que no lo es.

El debate no es sobre las características físicas de la ceniza de los
incineradores. No hay duda de que contiene grandes cantidades de
metales tóxicos tales como el plomo, el cadmio y el arsénico,
estableciendo claramente que es un desecho peligroso. (Ver RHWN #22,
#92 y #189.) Sin embargo, para engrasar el mecanismo de la introducción
de los incineradores en los años 80, muchos estados declararon los
desechos de los incineradores "legalmente no peligrosos". Esto fue
simplemente una manera de hacer que los contribuyentes subsidiaran la
industria de los incineradores a expensas del daño ambiental, debido a
que si la ceniza de los incineradores es etiquetada como un desecho
peligroso, deshacerse de la ceniza costará 10 veces más de lo que
cuesta hoy en día, sumando 3,5 mil millones de dólares al costo anual
de funcionamiento de los 142 incineradores que trabajan
actualmente. "Eso podría obligar a los incineradores a triplicar la
tarifa que aplican para deshacerse de la basura a más de $150 por
tonelada, dicen las municipalidades. Muchos [incineradores]
sencillamente cerrarían, lo que conllevaría a un incuplimiento de miles
de millones de dólares en los bonos", dice el JOURNAL.

En otras palabras, sin importar lo que decida la corte, los
INCINERADORES NO TIENEN EL DINERO PARA MANEJAR SU CENIZA TOXICA
RESPONSABLEMENTE.

Segundo, la Corte Suprema decidirá un debate sobre el "control de
flujo" que también podría matar el negocio de los incineradores.

El "control de flujo" es una práctica que le permite a una
municipalidad apropiarse de toda la basura dentro de sus límites y
enviarla a un lugar favorecido para deshacerse de los desechos. El
control de flujo es otro subsidio de los contribuyentes a la industria
de los incineradores. Con el control de flujo, un condado o
municipalidad puede ordenar que toda la basura local sea enviada a un
incinerador costoso, en lugar de a un basurero más barato. El
contribuyente paga la cuenta y el incinerador recibe el beneficio.
Debido a que muchos incineradores cobran precios mucho mayores que los
basureros cercanos, "sólo con el control de flujo [estos incineradores]
se mantienen viables", dice el JOURNAL.

Varias decisiones de tribunales inferiores han dicho que el control de
flujo es una restricción ilegal al comercio interestatal.

Una decisión de la Corte Suprema contra el control de flujo podría
desencadenar una guerra general de precios en el negocio de cómo
deshacerse de la basura. Los basureros, con costos fijos relativamente
bajos, podría sobrellevar una guerra de precios. Muchos incineradores
sedientos de efectivo no pudieron, dice el JOURNAL.

Ayuda a expensas del contribuyente

Para sobrevivir sin el control de flujo legal, algunas municipalidades
están recurriendo en su lugar al "control económico de flujo".
Básicamente, estas municipalidades determinan la tarifa para deshacerse
de la basura en su incinerador a un precio suficientemente bajo como
para atraer la basura y después completan el resto de los costos
aumentando los impuestos.

Así es como Montgomerey County, Maryland, planea pagar por su
incinerador de 325 millones de dólares, que quema 1800 toneladas
diarias: los impuestos para deshacerse de la basura en el condado
aumentarán desde $146 por año hasta $246 por año para 1999, dice el
JOURNAL.

Los contribuyentes en Columbus, Oh., han subsidiado el incinerador de
la ciudad con 100 millones de dólares a lo largo de la última década,
dice el JOURNAL.

Culpando a la EPA

Los operadores de incineradores culpan a la Agencia de Protección
Ambiental de los E.U.A. (U.S. Environmental Protection Agency, EPA) por
ser demasiado suave con los basureros, pero el director de la división
de desechos sólidos industriales y municipales de la EPA, Bruce Weddle,
le dijo al JOURNAL: "Lo que sube por la chimenea [del incinerador]
afecta a más personas que el [agua de la basura] que va al agua
subterránea".

Respuestas creativas

LaCrosse County, Wisconsin, demandó a sus asesores por sobrestimar el
volumen de basura del área y ganó 2,6 millones de dólares, según el
JOURNAL.

Ahora muchos de nuestros lectores pueden decir: "¡Se los dijimos!"

--Peter Montague

=====

[1] Jeff Bailey, "Fading Garbage Crisis Leaves Incinerators Competing
for Trash", WALL STREET JOURNAL (August 11, 1993), págs. A1, A2.

[2] Jeff Bailey, "Poor Economics and Trash Shortage Force Incineration
Industry Changes", WALL STREET JOURNAL (August 11, 1993), pág. A2.

Palabras claves: incineración; msw; wall street journal; economía;
ceniza; wmx; bfi; ogden martin; broward county, fl; fl; contaminación
del aire; pinellas county, fl; niagara mohawk power co; southern
california edison; corte suprema; desechos peligrosos; plomo; cadmio;
arsénico; control de flujo; montgomery county, md; columbus, oh; oh;
lacrosse county, wi; wi; jeff bailey;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (28)