Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#707 - Protección Ambiental Moderna -- Parte 4, 06-Sep-2000

Un reporte reciente de la Sociedad Real Británica confirma que algunos
químicos industriales comunes liberados en el medio ambiente pueden
interferir con las hormonas de los seres vivos, teniendo un efecto
devastador [1]. Tales químicos son "causa de gran preocupación", dice
el reporte. La Sociedad Real es la academia nacional de ciencias del
Reino Unido, fundada en 1660.

En los seres humanos y en otros animales, las hormonas actúan como
mensajeros químicos que controlan una gran parte de la vida. El sistema
de control hormonal se conoce como el "sistema endocrino". Un reporte
reciente de la Agencia de Protección Ambiental de los E.U.A. (U.S.
Environmental Protection Agency, EPA) [2] describe al sistema endocrino
de esta manera: "El sistema endocrino se encuentra en casi todos los
animales, incluyendo los mamíferos, los vertebrados no mamíferos (por
ejemplo: peces, anfibios, reptiles y aves) y los invertebrados (por
ejemplo, caracoles, langostas, insectos y otras especies). El sistema
endocrino consiste de glándulas y de las hormonas que ellas producen,
que dirigen el desarrollo, el crecimiento, la reproducción y el
comportamiento de los seres humanos y de los animales... La
perturbación de este sistema complejo puede suceder de varias maneras.
Por ejemplo, algunos químicos pudieran imitar un hormona
natural, 'engañando' al cuerpo para que responda exageradamente a los
estímulos o para que responda en momentos inapropiados. Otros químicos
pudieran bloquear los efectos de una hormona en partes del cuerpo que
normalmente son sensibles a ella" [2].

A las sustancias que interfieren con el sistema endocrino se les
denomina "químicos bloqueadores endocrinos" (o EDC, por sus siglas en
inglés). El reporte de la Sociedad Real dice que deberíamos tomar los
EDC en serio debido a que existen evidencias irrefutables de que
algunos EDC han tenido efectos devastadores sobre los animales
silvestres, y el sistema endocrino de los seres humanos se parece al de
los animales silvestres. El reporte menciona dos ejemplos de EDC que
perjudican a los animales silvestres:

1. El tributil estaño (TBT, por sus siglas en inglés) es una forma
altamente tóxica del conocido metal, estaño. El TBT fue introducido a
mediados de la década de 1960 en las pinturas protectoras marinas, para
prevenir el crecimiento de crustáceos (por ejemplo, los percebes) en
los cascos de los barcos. Para 1970, los biólogos que estudiaban la
costa de Inglaterra reportaron que mariscos hembras ("dog whelks")
estaban desarrollando órganos sexuales masculinos. Poco después, los
biólogos que estudian la costa de Connecticut encontraron caracoles
hembras que estaban desarrollando penes. Para 1981, esta condición -
conocida como "imposex"- fue rastreada hasta la contaminación por botes
y barcos. Experimentos de laboratorio confirmaron que, de hecho, el TBT
podía hacer que los moluscos hembras desarrollen órganos sexuales
masculinos.

Los efectos imposex del tributil estaño ahora se han reportado en todo
el mundo -en el Reino Unido, Nueva Zelandia, Japón y Alaska. Más de 100
especies de moluscos han sido afectadas de manera adversa por el
tributil estaño y en algunos casos los efectos imposex han llevado a la
disminución en la población e incluso a la extinción de especies. La
Sociedad Real saca lecciones importantes del caso del TBT:

"El ejemplo del 'caso del TBT' muestra que los efectos del TBT fueron
completamente inesperados e impredecibles a pesar de la legislación que
rige los químicos nuevos; nadie previó que el TBT causaría el bloqueo
endocrino en los moluscos". La Sociedad dice: "...Los efectos fueron
descubiertos por primera vez de manera accidental por biólogos de
campo. Esto sugiere que, hasta que mejoren considerablemente nuestros
conocimientos de cuáles químicos causan bloqueo endocrino y de qué
manera, es probable que comiencen a verse otros casos inesperados de
esta clase de bloqueo en animales silvestres. Este ejemplo también
resalta la dificultad para predecir cuáles efectos tendrá un químico en
el medio ambiente extenso, donde puede mezclarse con otros químicos,
ser degradado o entrar en contacto con una variedad de especies de
animales y plantas", dice la Sociedad Real.

2. La Sociedad Real cuenta entonces el descubrimiento de que algunos
peces en todos los ríos y corrientes del Reino Unido ahora
son "intersexuales" -tienen características tanto de machos como de
hembras. Todo comenzó hace casi 20 años con el descubrimiento casual de
que 5% de los "roach" (una especie de pez) que vivían en dos lagunas de
aguas servidas eran "extremadamente intersexuales". Un análisis en toda
la nación reveló que todos los efluentes de aguas servidas tenían la
capacidad de feminizar a los peces.

Eventualmente, los científicos se dieron cuenta de que el problema se
originó por seres humanos individuales que vertieron estrógenos
naturales y estrógenos sintéticos que se encuentran en las píldoras
anticonceptivas, directamente en las aguas servidas. La Sociedad Real
nota que los estrógenos estaban presentes en los efluentes de las aguas
servidas a "concentraciones extremadamente bajas [de "partes por
trillón" (en los E.U.A.: 1 trillón=1 billón. NdT.)]" -pero estos
niveles extremadamente bajos fueron suficientes para feminizar a los
peces machos. La Sociedad Real continúa diciendo: "Estudios en
poblaciones de peces silvestres de río han demostrado que los peces
intersexuales están presentes en la mayoría de los ríos. En algunos de
los ríos más perjudicados, los cuales reciben grandes cantidades de
efluentes de STW [plantas de tratamiento de aguas servidas, por sus
siglas en inglés], todos los peces machos eran intersexuales en varios
grados. Lo que es interesante, los ríos que contienen los peces más
severamente afectados también reciben aportes significativos de
efluentes industriales, y de ahí que no haya sido posible excluir por
completo la contribución de los químicos industriales en al menos
algunos casos de intersexualidad en peces... Es probable que muchos
químicos en el medio ambiente, posiblemente interaccionando entre sí,
causen esta condición en los peces", dice la Sociedad Real.

La Sociedad Real discute entonces las regulaciones para controlar los
EDC: "Hasta la fecha, esencialmente todas las investigaciones sobre EDC
han sido manejadas por sus efectos (o sus supuestos efectos) muchos de
los cuales han causado preocupación pública y han originado historias
sensacionalistas en los medios de comunicación. Así, por ejemplo, la
posible disminución en la cuenta espermática [humana] influyó mucho
para resaltar los problemas humanos, mientras que los peces
intersexuales ayudaron a resaltar los aspectos de los animales
silvestres en el tema de los EDC. Esta es una manera extremadamente
lenta (y costosa) de ocuparse de las cosas; cuando se observa un
efecto, se llevan a cabo investigaciones para determinar su causa.
Debido a que nuestro entendimiento del medio ambiente es muy
incompleto, siempre habrá muchos problemas que se enfocarán de esta
manera. Sin embargo, sería más lógico comenzar con un químico y
realizar una evaluación de cuáles efectos, si hay alguno, inducirá.
Este es el objetivo de las evaluaciones de toxicidad", dice la Sociedad
Real.

Sin embargo, la Sociedad reconoce que hay problemas con el enfoque
de "químico por químico": "El problema de comenzar con un químico es
que hay más de 80.000 químicos de uso diario fabricados por el ser
humano (sin contar los naturales). A su vez, estos se van a descomponer
en el medio ambiente en incluso un mayor número de químicos. Nuestros
conocimientos sobre los procesos de degradación (en el medio ambiente,
pero también dentro de los seres humanos y los animales silvestres)
frecuentemente son muy pobres..."

Entonces, en una frase clave, la Sociedad dice: "Para poder desarrollar
una política y una legislación que proteja a los seres humanos y al
medio ambiente de los EDC es necesario primero determinar el riesgo de
peligro para la salud humana y para el medio ambiente". La Sociedad
Real sugiere entonces lo que se requiere para completar las
evaluaciones de los riesgos:

(a) Identificar los químicos que tienen propiedades bloqueadoras
endocrinas. Debido a que las evaluaciones actuales no pueden
identificar confiablemente los químicos bloqueadores endocrinos, deben
desarrollarse nuevas evaluaciones.

(b) Con nuevas evaluaciones en las manos, tenemos entonces que examinar
cada químico por separado Y la "interacción entre químicos que no
tienen efectos bloqueadores endocrinos individualmente, pero que
pudieran tenerlos cuando están combinados". Evaluar las combinaciones
de químicos es esencial, dice la Sociedad, ya que, "en realidad, los
seres humanos están expuestos, no a un sólo bloqueador endocrino, sino
a un 'coctel' de tales químicos, y la posibilidad de que tales químicos
tengan efectos aditivos o reforzadores (por ejemplo, la combinación de
un compuesto estrogénico con un compuesto antiandrogénico) tiene que
ser considerada seriamente".

(c) Después debemos examinar durante cuánto tiempo permanecen en el
medio ambiente estos químicos, dice la Sociedad.

(d) Después debemos analizar los subproductos de la descomposición de
estos químicos, dice la Sociedad.

(e) Después debemos determinar los niveles de exposición a estos
químicos por parte de los seres humanos y de los animales silvestres,
dice la Sociedad;

(f) Y por último debemos determinar los niveles a los cuales es
probable que estos químicos causen efectos adversos, dice la Sociedad.

Ahí la tiene. Una solución perfectamente racional al problema de los
EDC, basada en la mejor ciencia existente. ¿Quién podría decir algo en
contra de un programa así?

Pero espere. Mientras se hacen estas evaluaciones, los mismos químicos
serán escupidos al medio ambiente, debido a que la actual filosofía
de "protección ambiental" dice que los químicos no pueden ser
controlados antes de que se hayan completado las evaluaciones de los
riesgos. Suponiendo que esto sea cierto, ¿cuánto tiempo pasará antes de
que podamos protegernos a nosotros mismos y a los animales silvestres
contra los EDC?

Para calcular el tiempo asociado, veamos qué tanto tomaría evaluar las
combinaciones de químicos para ver si, juntos, causan bloqueos
endocrinos. Existen ejemplos documentados de químicos que se comportan
exactamente de esta manera [REHW #384 ], así que la Sociedad Real ha
identificado una meta importante. Supongamos que queremos evaluar sólo
10% de los químicos comerciales, u 8000 químicos, en combinaciones de
tres. ¿Cuántas combinaciones de tres químicos pueden hacerse con 8000
químicos? La respuesta es 85 mil millones. Supongamos que pudiéramos
evaluar un millón de combinaciones distintas cada año -ciertamente una
exageración absurda de la capacidad científica humana. Entonces tomaría
85.000 años completar las evaluaciones. En otras palabras, el programa
racional de la Sociedad Real, basado en la mejor ciencia existente,
NUNCA protegerá a los animales silvestres, a los seres humanos o al
medio ambiente contra los daños.

Pareciera como si el Programa de Investigación de los Bloqueadores
Endocrinos (Endocrine Disruptor Screening Program, EDSP) de la U.S. EPA
estuviese cortado con la misma tijera: el programa desarrolla nuevas
evaluaciones para examinar 15.000 químicos para diferenciar los EDC de
los no EDC y luego exige evaluaciones de los riesgos para cada uno de
los EDC por separado [2]. A pesar de que el programa de la EPA parece
ambicioso, deja fuera mucho más de lo que incluye; por ejemplo, la EPA
dice que hay 50 hormonas importantes en los seres humanos, pero el EDSP
sólo está evaluando tres de las 50 [2]. El EDSP está ignorando los
subproductos y los productos de la descomposición de los 15.000
químicos. Además, el EDSP está ignorando las combinaciones de químicos.
Este programa de la EPA utilizará un ejército de científicos por una
década -y probablemente por mucho más tiempo. Este programa
generará "una inmensa cantidad de datos", pero "la dificultad estará en
interpretar estos datos", señala la Sociedad Real. Los fabricantes de
químicos tendrán una interpretación de los datos y los especialistas de
la salud pública tendrán una interpretación diferente. En última
instancia, ellos solucionarán sus diferencias en la corte. ¿Quién
tendrá la ventaja en esta competencia? Si la EPA alguna vez llega a
prohibir con éxito más de 2 ó 3 químicos en los próximos 30 años basada
en este programa, estaremos muy sorprendidos.

Hay algo de esperanza en el reporte de la Sociedad Real. Después de
revisar evidencias conflictivas que relacionan a los EDC con el cáncer
de testículo, los penes anormales, el cáncer de seno y otras
enfermedades humanas, la Sociedad dice: "A pesar de la incertidumbre,
es prudente minimizar la exposición de los seres humanos, especialmente
de las mujeres embarazadas, a los EDC". Esto es acción preventiva.

¿Cómo funcionaría la acción preventiva? Comenzaría por colocar la carga
de las pruebas sobre los proveedores de químicos. Como sugirió Joe
Thornton (REHW #704), a los fabricantes de químicos se les debería dar
varios años para que demuestren razonablemente la inocuidad de cada uno
de sus químicos (incluyendo sus subproductos y productos de
descomposición relacionados), para demostrar que cada uno de ellos ni
es persistente ni se bioacumula, ni es carcinógeno, ni mutagénico, ni
bloquea las señales intracelulares (de hormonas, neurotransmisores,
factores de crecimiento, citoquinas, etc.), ni es tóxico a dosis bajas
para el desarrollo, la reproducción, la inmunidad o la función
neurológica. Las evaluaciones deberían suceder en múltiples
generaciones de especies de animales sensibles, a menos que las
evaluaciones realizadas en tejidos de animales puedan dar resultados
equivalentemente útiles y confiables. Estas son las clases de
evaluaciones requeridas para las medicinas nuevas.

Cualquier químico que no pase estas evaluaciones sería automáticamente
retirado del uso comercial en una década aproximadamente. A los
trabajadores desplazados se les ofrecerían fondos para volverlos a
entrenar en otro oficio.

El reporte de la Sociedad Real -aunque evidentemente sin intención-
muestra de manera elocuente que el enfoque actual de la protección
ambiental no puede proteger a nada ni a nadie excepto a la industria
química. Tenemos que adoptar un enfoque preventivo moderno.

--Peter Montague

=====

[1] Patrick Bateson y otros, ENDOCRINE DISRUPTING CHEMICALS (EDCs)
(London: The Royal Society, June 2000). Para encontrar una versión PDF
del reporte en la red www, vaya a
http://www.royalsoc.ac.uk/policy/index.html, seleccione "reports and
statements" y luego busque "endocrine disrupters".

[2] U.S. Environmental Protection Agency, ENDOCRINE DISRUPTER SCREENING
PROGRAM REPORT TO CONGRESS (Washington, D.C.: U.S. Environmental
Protection Agency, August 2000). Disponible en la red www en:
http://www.epa.gov/scipoly/oscpendo/reporttocongress0800.pdf.

[3] Joe Thornton, PANDORA'S POISON; CHLORINE, HEALTH, AND A NEW
ENVIRONMENTAL STRATEGY (Cambridge, Mass.: MIT Press, 2000), pág. 359.
ISBN: 0262201240.