Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#501 - Los Químicos y el Cerebro -- Parte 2, 03-Jul-1996

(Continuación de SALUD Y MEDIO AMBIENTE #499.)

Continuamos nuestra presentación de la Declaración Erice, una
declaración consenso emitida el 30 de mayo de 1996 por un grupo
internacional de científicos y médicos, incluyendo científicos del
gobierno de los E.U.A. (Los firmantes fueron enumerados e identificados
en SALUD Y MEDIO AMBIENTE #499.) La declaración expresa gran
preocupación respecto a los efectos de los químicos bloqueadores de
hormonas sobre el cerebro y el sistema nervioso central. La Declaración
Erice fue el resultado de un taller llevado a cabo del 5 al 10 de
noviembre de 1995 en Erice, Italia.

Las hormonas son mensajeros químicos que viajan por el torrente
circulatorio, encendiendo y apagando funciones corporales críticas para
mantener la salud y el bienestar. Las hormonas controlan el
crecimiento, el desarrollo y la conducta en aves, peces, reptiles,
anfibios y mamíferos, incluyendo los seres humanos. En los seres
humanos se han identificado 100 hormonas distintas. El sistema
endocrino está formado por los tejidos y órganos que producen las
hormonas y responden a ellas. En 1991, un grupo internacional de 23
científicos emitió una declaración consenso expresando gran
preocupación porque muchos químicos industriales sintéticos (creados
por el ser humano) pueden afectar las hormonas en los animales
silvestres y los seres humanos. (Ver SALUD Y MEDIO AMBIENTE #263,
#264.) La declaración de 1991 se concentró en la capacidad de los
químicos industriales para afectar el desarrollo sexual y la conducta
en los animales silvestres y los seres humanos. La Declaración Erice,
emitida el mes pasado, concentra su atención en los químicos
industriales que pueden afectar el desarrollo del cerebro y otras
partes del sistema nervioso central. La declaración no es fácil de
leer, pero es importante, de manera que la presentamos al pie de la
letra, con nuestras explicaciones dentro de corchetes [].

DECLARACION CONSENSO (continuación de SALUD Y MEDIO AMBIENTE #499)

2. Estimamos con seguridad que:

** Todas las mujeres embarazadas en el mundo tienen en su cuerpo
bloqueadores endocrinos que se transfieren a los fetos. También tienen
en su leche concentraciones medibles de bloqueadores endocrinos que se
transfieren a los bebés.

** Puede que no haya umbrales definibles para las respuestas a los
bloqueadores endocrinos [en otras palabras, cualquier cantidad puede
causar algún efecto]. Además, para las hormonas que se encuentran
naturalmente, demasiada cantidad puede ser un problema tan grave como
demasiado poco. Por consiguiente, las curvas simples (monótonas) dosis-
respuesta para la toxicidad no se aplican necesariamente a los efectos
de los bloqueadores endocrinos. [Ver REHW #490.]

** Debido a que se sabe que ciertos PCB y dioxinas afectan la función
tiroidea normal, sospechamos que ellos contribuyen con los problemas de
aprendizaje, incluyendo el síndrome de inatención e hiperactividad y
quizás otras anomalías neurológicas. Además, muchos pesticidas afectan
la función tiroidea y, por lo tanto, pueden tener consecuencias
similares.

** Algunos bloqueadores endocrinos o sus productos de descomposición
son casi igual de potentes que las hormonas naturales. Incluso los
bloqueadores endocrinos débiles pueden ejercer efectos potentes, debido
a que pueden eludir la protección natural de las proteínas sanguíneas
que enlazan las hormonas endógenas [naturales]. Algunos bloqueadores
endocrinos también tienen una vida media biológica substancialmente más
larga que las hormonas producidas naturalmente debido a que no se
metabolizan con facilidad, y como resultado de esto se almacenan en el
cuerpo y se acumulan a concentraciones preocupantes. Algunos químicos
creados por el hombre que parecen ser no tóxicos son convertidos por el
hígado en compuestos más tóxicos. Además, los compuestos que no son
tóxicos para la madre pueden ser tóxicos para el embrión y el feto que
se desarrollan o el recién nacido. La intrincada vulnerabilidad del
cerebro del feto al metilmercurio y al plomo son excelentes ejemplos de
este principio.

** Las deficiencias funcionales no son tan fácilmente medibles como las
anomalías físicas o las enfermedades clínicas, en parte debido a que se
expresan típicamente como mediciones continuas, tales como el
coeficiente intelectual, más que como el número de casos en una
población. Por consiguiente, las mediciones convencionales de una
población pueden pasar por alto el alcance de tales deficiencias.
Además, debido a que tales mediciones tienden a expresar los hallazgos
como cambios en los valores medios [promedio] incluso cuando se basan
en mediciones apropiadas, dichas mediciones tienden a confundir los
efectos sobre los miembros más susceptibles de la población.

** Grandes cantidades de químicos creados por el hombre capaces de
bloquear los sistemas endocrino y nervioso son vendidos a, o producidos
y usados en, países del tercer mundo que carecen de los recursos o la
tecnología para seguir y controlar adecuadamente los niveles de
exposición. El entrenamiento insuficiente e impropio en el manejo de
los químicos y la ignorancia respecto a sus efectos sobre la salud y a
las estrategias de seguimiento lleva a la probabilidad de que haya
niveles de exposición muy altos.

3. Tenemos muchas incertidumbres debido a que:

** Nadie está libre de las exposiciones, lo que confunde los estudios
para determinar lo que es normal. Todos están expuestos en todo momento
y durante toda la vida, a muchos químicos creados por el hombre. Se han
identificado relativamente pocos de los químicos creados por el hombre
encontrados en los tejidos humanos. La carencia de fondos ha
restringido seriamente la evaluación de estos químicos respecto a su
potencial para bloquear los sistemas naturales.

** Tienen que investigarse los parámetros de sensibilidad, incluyendo
las anomalías neurológicas, los desórdenes neuropsiquiátricos y de
comportamiento y los resultados neuroanatómicos, neuroquímicos y
neurofisiológicos. Lo que es más importante, los criterios al nivel de
la población tienen que incluir los costos sociales y económicos de los
daños, debido a que los verdaderos costos de tales problemas para la
sociedad pueden ser significativos; por ejemplo, los costos de la
pérdida de 5 puntos de coeficiente intelectual en una población. La
investigación de la toxicidad potencial incluye típicamente estudios de
laboratorio, de poblaciones y de campo, reportes clínicos y reportes de
accidentes. Sin embargo, los neurotóxicos del desarrollo producen un
espectro de efectos que típicamente no son evaluados, tales como la
progresión y la latencia de cambios neurológicos y de comportamiento.
Además, las disfunciones cognoscitiva, neurológica y del comportamiento
pueden ocurrir por la alteración de otros sistemas; por ejemplo, por
las enfermedades de otros sistemas de órganos que influencian el
cerebro; los medicamentos que no son para el CNS [sistema nervioso
central, por sus siglas en inglés]; otras substancias extrañas tales
como los contaminantes del aire y las relaciones del sistema inmune que
alteran el comportamiento.

** Las leyes comerciales secretas le ofrecen confidencialidad a la
industria, privando al consumidor y a las autoridades de la salud
pública del derecho a saber los componentes de los productos
comerciales para que puedan ser evaluados.

4. Nuestra opinión es la siguiente:

** Los beneficios de la reducción en los costos de la asistencia médica
podrían ser substanciales si se redujera la exposición a los químicos
bloqueadores endocrinos.

** Se dedica una cantidad trivial de los recursos gubernamentales para
hacerles un seguimiento a los químicos ambientales y sus efectos sobre
la salud. El público ignora esto y cree que se encuentra adecuadamente
protegido. El mensaje de que los bloqueadores endocrinos están
presentes en el medio ambiente y tienen el potencial de afectar a
muchas personas a lo largo de su vida no ha llegado efectivamente al
público general, a la comunidad científica, a los reguladores ni a
quienes formulan las políticas. Aunque este mensaje es difícil de
reducir a simples afirmaciones sin sobrestimar ni subestimar el
problema, los riesgos potenciales para la salud humana están tan
extendidos y son de tan largo alcance que toda política basada en la
ignorancia continua de los hechos sería inescrupulosa.

** Los resultados de las exposiciones se tratan de manera inadecuada
cuando se basan sólo en los promedios de la población. En su lugar, el
riesgo debería basarse en la gama de respuestas dentro de una
población -esto es, en la distribución total. La magnitud del problema
puede determinarse mejor sabiendo la distribución de respuestas a los
bloqueadores endocrinos que dan los individuos dentro de los subgrupos
de la población que están en mayor riesgo, tales como las mujeres
embarazadas, los embriones y los fetos en desarrollo, y los recién
nacidos, los adolescentes, los ancianos, los enfermos o aquellos con
desórdenes endocrinos preexistentes. La magnitud de los riesgos también
depende del resultado [efecto sobre la salud] en consideración. Por
ejemplo, cuando se evalúa la función neurológica, hay que considerar
una variedad de funciones motoras, sensoriales, de comportamiento y
cognoscitivas; efectos que son más sensibles que el cáncer. Esto es
cierto para los animales silvestres y los animales domésticos, así como
también para las poblaciones humanas.

** Los animales silvestres han sido modelos efectivos para entender el
bloqueo endocrino a los niveles molecular, celular, del individuo, de
la población y del ecosistema. Deben ampliarse y apoyarse adecuadamente
las futuras investigaciones para examinar las diversas especies de
animales silvestres a todos los niveles de organización biológica.

** Los responsables de producir químicos creados por el hombre tienen
que asegurar la seguridad del producto más allá de cualquier duda
razonable. [Ver REHW #491.] Se les debería exigir a los productores que
hagan públicos los nombres de todos los químicos usados en sus
productos, con la evidencia adecuada de que dichos productos no
representan peligros para el desarrollo.

** Las comisiones actuales de científicos que determinan la
distribución de los fondos públicos para investigaciones frecuentemente
tienen poca pericia y por lo tanto están poco preparados para revisar
la clase de investigaciones interdisciplinarias que son necesarias en
este campo. Las instituciones que dan el financiamiento deberían ser
estimuladas para que aumenten el alcance de representación en las
comisiones de revisión y para que desarrollen mecanismos de revisión
interdisciplinaria más apropiados. Las agencias gubernamentales también
deberían aumentar los fondos para los proyectos de extensión
multidisciplinarios para vigilar los animales silvestres y las
poblaciones humanas donde se sospechen daños neurológicos y seguir
cualquier pista con investigaciones de laboratorio. Además, las
poblaciones de animales que consumen los alimentos contaminados que
también consumen los seres humanos deberían ser estudiadas respecto a
los efectos sobre el desarrollo. Es importante observar una variedad de
especies de vertebrados a lo largo de estudios de varias generaciones.

** Se necesitan estrategias para aumentar la comunicación
interdisciplinaria y las colaboraciones para optimizar los recursos y
las investigaciones futuras. Los estudios deberían diseñarse más
económicamente, tomando en cuenta que se comparte material entre muchos
colaboradores. Los equipos interdisciplinarios deberían explorar los
daños neurológicos y de otras clases en todos los niveles de
organización biológica, desde el nivel molecular hasta el bioquímico,
el fisiológico y el de comportamiento.

** Debería emprenderse un esfuerzo concertado para hacer llegar esta
declaración consenso al público, a las personas claves en la toma de
decisiones y a los medios de comunicación social. Además, deberían
desarrollarse mensajes diseñados especialmente para los médicos
familiares y para otros responsables de la salud pública que
frecuentemente ignoran el posible papel de los químicos contaminantes
ocupacionales y ambientales como agentes subyacentes o constituyentes
de factores de riesgo para las enfermedades humanas "primarias". A los
médicos debe entrenárseles en la escuela de medicina respecto a los
efectos frecuentemente latentes de los contaminantes sobre la salud y
el desarrollo humanos. Actualmente este entrenamiento es inadecuado.
Deberían establecerse una agencia coordinada de oradores y sistemas en
línea tales como un sitio en la red World Wide Web para los
bloqueadores endocrinos. [Fin de la declaración consenso.]

La declaración consenso redactada en Erice ha sido prácticamente
bloqueada por los medios de comunicación de los E.U.A. Los diarios LOS
ANGELES TIMES y SACRAMENTO (CAL.) BEE reportaron sobre ella el 31 de
mayo, pero otros diarios la ignoraron por completo. Quizás la
declaración cuestiona demasiadas de nuestras suposiciones favoritas
acerca de la seguridad de nuestros niños en este mundo alterado
químicamente.

--Peter Montague(National Writers Union, UAW Local 1981/AFL-CIO)

=====

Palabras claves: declaración erice; bloqueadores hormonales; hormonas;
cerebro; sistema nervioso central; dosis-respuesta; pcbs; dioxina;
síndrome de inatención; déficit de atención; tiroides; desarrollo;
metilmercurio; mercurio; plomo; coeficiente intelectual; tercer mundo;
países en desarrollo; secretos comerciales; evaluación de los riesgos;
animales silvestres; carga de las pruebas; derecho a saber;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (19)