Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#273 - Para Saber Si Los Productos Químicos Son Peligrosos, Pregunte De Qué Mueren Los Profesionales De La Química, 18-Feb-1992

Se ha puesto de moda afirmar que los químicos sintéticos modernos
representan poco o ningún peligro para los seres humanos. Lo dicen los
estudiosos como el Dr. Bruce Ames, de la Universidad de Berkeley [1], y
otros no tan conocidos. Su mensaje es consistente: ellos dicen que los
químicos que se encuentran naturalmente, tales como la mantequilla de
maní, son más peligrosos para los seres humanos que los miles de
millones de toneladas de químicos tóxicos que son vertidos en el
ambiente cada año por las compañías Dow, DuPont, Monsanto, Union
Carbide y sus competidores de la industria química.

Los argumentos son muy técnicos y obscuros. ¿Los daños causados a un
ratón de laboratorio por una dosis alta significan peligros para un ser
humano por una dosis baja? ¿Deberían evaluarse los químicos por
separado, o de la manera en que las personas realmente se los
tropiezan, es decir, mezclados? La persona promedio tiene problemas
para entender estos debates.

Sin embargo, sí parece haber una pregunta que podemos hacer que nos
ayudará a entender si los productos químicos representan un peligro
para los seres humanos: podemos preguntar ¿de qué mueren los
profesionales de la química?

En 1969, un estudio [2] de las causas de muerte de 3637 miembros de la
Sociedad Estadounidense de Química (American Chemical Society, ACS) que
murieron desde 1948 hasta 1967, reveló que la mortalidad de los
profesionales químicos por cáncer de páncreas y cánceres del sistema
linfático (linfomas malignos) era excepcionalmente alta. Este estudio
también proporcionó las primeras evidencias de que los profesionales
químicos tendían a suicidarse. Las mujeres químicas (las cuales eran
sólo 115 de los 3637 miembros estudiados de la ACS) tenían un riesgo
elevado de padecer de cáncer de seno. El estudio reveló un número de
muertes excesivamente alto en los jóvenes profesionales químicos
hombres (de 20 a 64 años) en comparación con los profesionales no
químicos de la misma edad (444 muertes observadas, 354 esperadas) y 41
muertes del excedente de 90 fueron por cáncer de páncreas. Los
profesionales químicos mayores de 65 años tenían índices
excepcionalmente altos de linfomas malignos y cáncer de páncreas, pero
también de leucemias (cánceres de las células que forman la sangre).

Una serie de reportes en la década de 1970 confirmó que los químicos
suecos mueren de linfomas malignos y cánceres relacionados con la
sangre, pero también de tumores cerebrales [3]. Un reporte corto
también reveló que los químicos británicos tienden a sufrir de altos
niveles de linfomas malignos [4]. Este estudio británico, de los
certificados de defunción de 1332 miembros del Instituto Real de
Química (Royal Institute of Chemistry) que murieron desde 1965 hasta
1975 inclusive, reveló una proporción de cánceres mayor que la
esperada, predominando un exceso de linfomas.

Una interesante información adicional de estos estudios fue la
revelación de que los profesionales químicos tienen un índice de
suicidio que excede el promedio nacional. Un estudio [5] de 347 mujeres
caucásicas miembros de la ACS que murieron entre 1925 y 1979 reveló un
aumento en los cánceres de seno, ovario, estómago, páncreas y sistemas
linfático y hematopoyético [que forma la sangre]. El suicidio tenía una
preponderancia 5 veces mayor en las mujeres químicas en comparación con
todas las mujeres caucásicas de los E.U.A.

Un estudio [6] de 3686 hombres químicos que trabajaron para DuPont y
que murieron durante el lapso de 1964 a 1977 reveló un riesgo
desmesurado de cánceres de colon (intestino grueso), piel (melanoma) y
próstata. El índice total de cáncer para estos profesionales químicos
estaba por debajo del promedio de los E.U.A para los hombres
caucásicos, como podría esperarse ya que los profesionales químicos
generalmente tienen dinero y las personas enfermas generalmente no
están empleadas -un fenómeno conocido como el "efecto del trabajador
sano", y ésta es la razón por la que casi siempre se encuentra que los
trabajadores tienen menos padecimientos que el público general. Es de
hacer notar que las 75 mujeres químicas en DuPont tenían una mortalidad
mayor de la esperada para todas las causas de muerte sumadas y para el
suicidio.

Un estudio posterior [7] de los mismos trabajadores de DuPont mostró un
ligero aumento en reclamos de discapacidad por desordenes mentales
(neurosis, depresión y alcoholismo), comparados a los trabajadores no
químicos; tal vez valga la pena notar que los empleados químicos en el
departamento de investigación y desarrollo químico de DuPont tenían un
aumento del triple en reclamos de discapacidad por desordenes mentales.
Este estudio también reveló un índice de suicidio excesivamente alto en
los profesionales químicos que ya no estaban activamente empleados en
DuPont.

Un estudio [8] de los empleados de una compañía farmacéutica grande
[826 empleados de producción caucásicos y 249 vendedores hombres
caucásicos] que murieron entre 1954 y 1976 reveló un aumento en la
incidencia de varias clases de cánceres (pulmón, piel [melanoma] y
cerebro en los hombres, y leucemia, seno e intestino grueso en las
mujeres) en los trabajadores de producción, así como también un aumento
estadístico del índice de suicidio tanto en los trabajadores de
producción hombres como en las mujeres.

¿Por qué los químicos se suicidan más que otras personas? Nadie lo
sabe. Tal vez es sólo porque tienen fácil acceso a sustancias químicas
mortales y aprovechan ese hecho. Quizás el contacto con las sustancias
químicas tiende a reducir su estabilidad mental. Tal vez sea porque se
enferman más de cáncer que otras personas en otros oficios y, siendo
particularmente cultos, saben lo que le depara el futuro a alguien
diagnosticado con cáncer.

Cualquiera que sea la razón, parece haber pocas dudas de que los
profesionales químicos tiendan a suicidarse, y a enfermarse de cáncer,
más que otros profesionales, y más que el público general.

Un estudio reciente [9] de los empleados de Exxon revela un aumento en
el riesgo de padecer leucemia y cánceres linfáticos en los científicos,
ingenieros y técnicos de laboratorio, comparados con los empleados
directivos de Exxon, que tenían el menor potencial de exposición
química en el trabajo.

Un estudio [10] de 644 hombres empleados que trabajaron durante por lo
menos un mes en el lapso de 1942 a 1979 en una fábrica química sueca
encontró un aumento estadísticamente significativo en linfomas malignos
y mielomatosis (mielomas múltiples) y un pequeño aumento en cáncer de
bronquios.

Un estudio [11] de 8171 empleados de Dow Chemical encontró un efecto
del trabajador sano, pero también encontró aumentos significativos en
cánceres (no especificados) en los mecánicos de planta, los
maquinistas, los mecánicos de máquinas, soldadores y el personal de
producción de químicos orgánicos.

Parece haber pocas dudas de que trabajar con químicos traiga consigo un
riesgo de padecer cáncer, incluso en aquellas personas que están
concientizadas, quienes presumiblemente tienen un sano respeto por los
peligros de su lugar de trabajo y cuyos empleadores son compañías ricas
que pueden pagar los costos de tomar todas las precauciones contra la
exposición excesiva.

--Peter Montague

=====

[1] Bruce Ames y otros, "Ranking Possible Carcinogenic Hazards",
SCIENCE Vol. 236 (April 17, 1987), págs. 236-271.

[2] Frederick P. Li y otros, "Cancer Mortality Among Chemists", JOURNAL
OF THE NATIONAL CANCER INSTITUTE Vol. 43 (1969), págs. 1159-1164.

[3] G. Robert Olin, "The hazards of a chemical laboratory environment--
a study of the mortality in two cohorts of Swedish chemists". AMERICAN
INDUSTRIAL HYGIENE ASSOCIATION JOURNAL Vol. 39 (July 1978), págs. 557-
562. Y ver: G. Robert Olin y Anders Ahlbom, "The Cancer Mortality among
Swedish Chemists Graduated During Three decades", ENVIRONMENTAL
RESEARCH Vol. 22 (1980), págs. 154-161.

[4] C.E. Searle y otros, "Epidemiological Study of the Mortality of
British Chemists", BRITISH JOURNAL OF CANCER Vol. 38 (1978), págs. 192-
193 [resumen].

[5] Judy Walrath y otros, "Causes of Death Among Female Chemists",
AMERICAN JOURNAL OF PUBLIC HEALTH (August 1985), págs. 883-885.

[6] Shelia K. Hoar y Sidney Pell, "A Retrospective Cohort Study of
Mortality and Cancer Incidence Among Chemists". JOURNAL OF OCCUPATIONAL
MEDICINE Vol. 23 (July 1981), págs. 485-494.

[7] Shelia K. Hoar y Sidney Pell, "A Retrospective Cohort Study of
Disability Among Chemists", JOURNAL OF OCCUPATIONAL MEDICINE Vol. 23
(July 1981), págs. 495-501.

[8] Terry L. Thomas y Pierre Decoufle, "Mortality Among Workers
Employed in the Pharmaceutical Industry: A Preliminary Investigation",
JOURNAL OF OCCUPATIONAL MEDICINE Vol. 21 (September 1979), págs. 619-
623.

[9] Bengt B. Arnetz, "Mortality among Petrochemical Science and
Engineering Employees", ARCHIVES OF ENVIRONMENTAL HEALTH Vol. 46
(July/Aug. 1991), págs. 237-248.

[10] Lars Hagmar y otros, "Mortality and cancer morbidity among workers
in a chemical factory", SCANDINAVIAN JOURNAL OF WORK, ENVIRONMENT AND
HEALTH Vol. 12 (1986), págs. 545-551.

[11] M. Gerald Ott y otros, "Determinants of Mortality in an Industrial
Population", JOURNAL OF OCCUPATIONAL MEDICINE Vol. 18 (March 1976),
págs. 171-177.

Palabras claves: químicos; american chemical society; muerte de los
trabajadores químicos; linfoma; cáncer de páncreas; cáncer; suicidio;
dow chemical; carcinógenos; seguridad y salud ocupacional;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (28)