Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#363 - Quitándole la Manivela Al Surtidor de Cloro, 10-Nov-1993

El 27 de octubre de 1993, la Asociación Estadounidense de la Salud
Pública (American Public Health Association, APHA) aprobó unánimemente
una resolución en la que se insta a la industria estadounidense a que
deje de usar el químico cloro [1]. La APHA es una sociedad profesional
fundada en 1872 que representa todas las disciplinas y especialidades
de la salud pública. La aprobación de la "resolución sobre el cloro"
por la APHA es un duro golpe para el Instituto del Cloro (Chlorine
Institute) -una asociación comercial de productores de cloro- y para
los principales consumidores de cloro, tales como la industria del
papel, la industria de los pesticidas y los productores de químicos
orgánicos clorados.

Durante el año pasado, los miembros de la APHA discutieron y debatieron
los méritos de la "resolución sobre el cloro", con los representantes
industriales trabajando por detrás para arruinar la resolución y los
defensores de la salud ambiental exhortando a su aprobación.

He aquí la resolución, en la cual hemos omitido las referencias a pie
de página:
RECONOCIENDO Y TRATANDO LOS PROBLEMAS AMBIENTALES Y DE SALUD
OCUPACIONAL PLANTEADOS POR LOS QUIMICOS ORGANICOS CLORADOS.

La Asociación Estadounidense de la Salud Pública,

** Recordando el compromiso que durante largo tiempo ha tenido respecto
a la importancia primordial de la prevención como parte de la reducción
de la contaminación ambiental, expresada recientemente en la Resolución
8912: Public Health Control of Hazardous Pollutants ("Control Sanitario
de los Contaminantes Peligrosos"), que afirma que la APHA: "apoyará
activamente la legislación que establezca la prevención como la promesa
principal de controlar y manejar las emisiones peligrosas al aire, y
que reduzca de manera expedita las emisiones, para las fuentes nuevas y
existentes, de todas las substancias que de manera razonable se prevea
que representen peligros para la salud humana y para el medio ambiente";

** Recordando la interpretación de la APHA, de que clases [enteras] de
compuestos frecuentemente deben ser consideradas como un grupo para
propósitos sanitarios/de prevención, recientemente expresada en la
Resolución 8709: Depletion of Stratospheric Ozone Layer ("Disminución
de la Capa de Ozono de la Estratósfera"), la cual apoyaba "una política
global que llame a la prohibición de los propelentes CFC
(clorofluorocarbonos) de aerosoles, y dejar de producir en un lapso de
10 años, las substancias conocidas que disminuyen el ozono";

** Notando que los químicos orgánicos clorados -que incluyen los PCB,
los pesticidas, las dibenzodioxinas y los dibenzofuranos, y muchos
otros productos o subproductos de procesos industriales basados en el
cloro- representan la mayoría de las substancias xenobióticas
persistentes identificadas -cuyas vidas medias o las de sus
subproductos tóxicos son de 8 semanas o más- en el medio ambiente y en
los tejidos y fluidos humanos y que también son la causa principal de
la disminución del ozono en la estratósfera;

** Notando que virtualmente todos los compuestos orgánicos clorados que
han sido estudiados exhiben por lo menos un efecto tóxico serio de una
amplia gama, tales como disfunción endocrina, problemas de desarrollo,
defectos de nacimiento, disfunción reproductora e infertilidad,
inmunosupresión y cáncer, frecuentemente a dosis extremadamente bajas,
y que muchos compuestos orgánicos clorados, tales como el cloruro de
metileno y el tricloroetileno, son reconocidos como peligros
significativos en el lugar de trabajo;

** Comprendiendo que se espera que la disminución del ozono en la
estratósfera, causada por una gama relativamente amplia de compuestos
halogenados incluyendo los compuestos clorados, cause millones de casos
más de cáncer de la piel, cataratas e inmunosupresión humanos, así como
también importantes efectos sobre las cadenas alimenticias acuáticas y
terrestres;

** Comprendiendo que en los Grandes Lagos -un extenso ecosistema bien
estudiado, el cual proporciona un centinela de advertencia temprana
respecto a los efectos sobre la salud inducidos por los químicos
xenobióticos- la contaminación por un amplio espectro de químicos
orgánicos clorados ha causado una extensa gama de efectos de
disfunciones reproductoras, del desarrollo y de la conducta en 14
especies del tope de la cadena alimenticia, incluyendo los seres
humanos;

** Reconociendo los efectos discretos y extendidos sobre la salud
humana y de los animales silvestres atribuidos a la exposición a
químicos orgánicos clorados y a nuestra actual incapacidad para
identificar, predecir o controlar la liberación de estos compuestos de
los procesos de producción, la Junta Científica Asesora binacional de
la Comisión Mixta Internacional sobre los Grandes Lagos (Science
Advisory Board of the International Joint Commission on the Great
Lakes) concluyó por el peso de las evidencias científicas que la
exposición a todos los organoclorados debería suponer que representan
un problema sanitario y que las políticas para proteger la salud
pública deberían estar dirigidas hacia eventualmente lograr la no
exposición a los químicos orgánicos clorados como una clase, en lugar
de continuar enfocándose en una serie de químicos individuales aislados;

** Comprendiendo, como lo ha hecho la Comisión Mixta Internacional
sobre los Grandes Lagos (International Joint Commission on the Great
Lakes, IJC), que el único enfoque factible y prudente para eliminar la
liberación y descarga de los químicos orgánicos clorados y la
consecuente exposición es evitar el uso del cloro y sus compuestos en
los procesos de producción;

** Comprendiendo claramente que la implementación de un objetivo como
ése, en general, debería proceder inicialmente mediante la
investigación de la posibilidad de dejar de producir cloro y químicos
orgánicos clorados por categoría industrial;

** Sin embargo, reconociendo que los plazos específicos para dejar de
producir [los químicos clorados] son apropiados en las categorías
industriales en las que ya se han desarrollado procesos alternativos,
tales como aquellos para el blanqueamiento en la industria de la pulpa
y el papel, y el desgrase en la fabricación como ha sido adoptado por
IBM, GE y otros;

** Pero reconociendo también que algunos usos del cloro, en particular
su uso en la desinfección residual del agua potable y en fármacos, no
tienen alternativas actualmente disponibles;

** Además, estando conscientes de que una de las razones principales
para el cierre de 5 plantas de cloro durante los pasados dos años,
resultando en despidos substanciales, ha sido dejar de usar en la
materia prima químicos clorados que disminuyen el ozono;

** Pronosticando que aún más restricciones al uso del cloro, o la
producción de compuestos clorados, tendrá como resultado más pérdidas
de empleos;

** Reconociendo que el desempleo conlleva a aumentos en enfermedades
físicas y mentales, muerte y crimen, [se] requiere de políticas de
protección ambiental que contengan disposiciones para la transición que
aseguren que los trabajadores desplazados no carguen con costos
sociales injustos a través de la pérdida de ingresos, beneficios o
empleos como ha sido el caso en el pasado;

** Comprendiendo que la Ley Para el Entrenamiento Laboral (Job Training
Partnership Act) sirve sólo a 4% de todos los trabajadores que reúnen
los requisitos y que estos trabajadores, en promedio, reúnen los
requisitos para trabajos que pagan cerca o por debajo del nivel de
pobreza familiar, y que la propuesta del Sindicato de Trabajadores de
las Industrias Atómica y Petroquímica (The Oil Chemical and Atomic
Workers Union) de una política basada en el proyecto de ley GI Bill de
1944 les permitiría a los trabajadores mantener su estándar de vida
familiar a la vez que mantendría y aseguraría empleos en industrias no
contaminantes;

1. Reconoce que se encuentra que los compuestos orgánicos que contienen
cloro representan riesgos para la salud pública que involucran el lugar
de trabajo, los productos de consumo y el medio ambiente general;

2. Reconoce que la eliminación del cloro y/o de los compuestos
orgánicos clorados de ciertos procesos de producción, productos y usos
pudiera ser la manera más efectiva respecto al costo y protectora de la
salud para reducir las exposiciones, ambientales y para la salud, a los
compuestos orgánicos clorados;

3. Reconoce que la industria tiene la capacidad y creatividad para
emprender la transformación tecnológica de los procesos químicos de
producción, los productos y los usos para reducir o eliminar estos
riesgos;

4. Concluye que debería haber una presunción refutable [una presunción
que pudiera ser refutada por otras evidencias] de que los químicos
orgánicos que contienen cloro representan un riesgo significativo; por
lo tanto, antes de introducir nuevos químicos en el comercio, usar los
químicos existentes en nuevas aplicaciones o continuar el uso de estos
químicos en los procesos de producción o los productos más allá de
alguna fecha futura, la industria debería:

a. Demostrar que el riesgo que presenta un compuesto, uso o proceso de
fabricación en particular no es significativo, o

b. Demostrar que no hay substituciones, reformulaciones del producto o
cambios en los procesos de producción que resultarán en un menor riesgo,

c. Además, la industria debería asegurar que los substitutos para los
productos existentes o para los cambios en los procesos de producción
resultarán en un menor riesgo,

5. Apoyar legislación que ayudará a los trabajadores que sean
desplazados por los cambios tecnológicos resultantes en la industria
del cloro; y

6. Por último, pedir la reducción apreciable y progresiva hacia la
eliminación del uso de los blanqueadores con base de cloro en la
industria de la pulpa y el papel y de los químicos orgánicos clorados
que reducen la cantidad de ozono. [FIN.]

Comentario editorial de Rachel

En 1848-49, mucho antes de que la gente supiera que las bacterias
causaban enfermedades, hubo una epidemia de cólera en Londres. El
cólera produce vómitos y diarrea severa que conllevan rápidamente a la
deshidratación, al shock y a la muerte.

Un médico joven, John Snow, hizo un mapa de la ciudad y sobre él marcó
los casos de cólera. El estudio epidemiológico rudimentario de Snow
reveló que 500 casos de cólera estaban agrupados cerca de una bomba de
agua pública en la esquina de las calles Broad y Cambridge. Snow quitó
la manivela de la bomba de la calle Broad, y la epidemia de cólera en
ese vecindario decreció [2]. La bacteria que causa el cólera no fue
identificada sino hasta 1884.

La "resolución sobre el cloro" de 1993 de la APHA nos exhorta a
quitarle la manivela al surtidor de cloro. No comprendemos todos los
mecanismos por los cuales el cloro está perjudicando los ecosistemas,
los animales silvestres y los seres humanos. Por lo que se sabe, parece
claro que, si esperamos por pruebas científicas concluyentes, la
destrucción, que ya es enorme, bien puede volverse irreversible.

De este modo, la APHA ha definido dos principios para un enfoque
verdaderamente moderno de la contaminación química: (a) considerar los
químicos como dañinos hasta que se pruebe que son seguros; (b) no
tratar de controlar los químicos uno por uno usando la evaluación de
los riesgos; en su lugar, evitar daños irreversibles tomando acciones
preventivas para prohibir o dejar de producir clases enteras de
químicos tan pronto como haya evidencia de daños, sin esperar por
pruebas científicas concluyentes.

--Peter Montague (National Writers Union, UAW Local 1981/AFL-CIO)

=====

[1] Para obtener una copia de la resolución completa con las notas a
pie de página, contacte a American Public Health Association, 1015
Fifteenth St., N.W., Washington, D.C. 20005; teléfono (202) 789-5600.

[2] Richard Gallagher, DISEASES THAT PLAGUE MODERN MAN (Dobbs Ferry,
N.Y.: Oceana Publications, 1969), pág. 23.

Palabras claves: american public health association; cloro; prevención;
medicina preventiva; acción preventiva; chlorine institute; cáncer de
la piel; cataratas; inmunosupresión; disminución del ozono; atmósfera;
cfc; pcb; pesticidas; dioxina; pcdf; toxicidad; hidrocarburos clorados;
cloruro de metileno; tricloroetileno; grandes lagos; animales
silvestres; ijc; industria de la pulpa y el papel; blanqueadores;
desgrasantes; ibm; ge; agua potable; fármacos; empleos; pérdida de
empleo; trabajadores; economía; job training partnership act; ocaw;
regulación; carga de las pruebas; principio de la precaución;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (17)