Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#364 - Dioxina y PCB Relacionados Con La Endometriosis, 18-Nov-1993

La endometriosis es una misteriosa y dolorosa enfermedad que afecta de
6 a 9 millones de mujeres estadounidenses, según los cálculos de la
Clínica Mayo [1]. La endometriosis se produce exclusivamente en
especies que menstrúan (seres humanos y primates no humanos). La
enfermedad aparece cuando fragmentos de endometrio (el tejido que forra
las paredes del útero) de alguna manera escapan del útero y resultan
implantados en otros órganos pélvicos. Por lo general, los implantes
suceden sobre el exterior de los ovarios, las trompas de Falopio, el
útero o los músculos que lo sostienen.

Las células que se implantan en estos sitos equivocados imitan el ciclo
menstrual, primero engrosándose y luego sangrando cuando comienza la
menstruación. Debido a que los implantes están incrustados en otros
tejidos, la sangre no tiene adónde ir. Se forman ampollas de sangre que
irritan los tejidos circundantes, lo cual puede originar un quiste
(también llamado a veces nódulo, tumor, lesión, implante o crecimiento)
que encapsula la ampolla. El quiste, a su vez, puede convertirse en una
cicatriz o en una adherencia (tejido anormal que une diferentes
órganos). Las cicatrices o adherencias sobre los ovarios o las trompas
de Falopio pueden impedir el embarazo.

Los síntomas típicos de la endometriosis incluyen dolor crónico,
especialmente dolor pélvico; dolor menstrual severo; dolor durante el
acto sexual; esterilidad; evacuación dolorosa durante la menstruación;
excreción dolorosa u otros problemas urinarios durante la menstruación
y en otros momentos; fatiga crónica; sensibilidad a químicos y/o muchas
alergias y otras enfermedades alérgicas; y, a veces, enfermedades
autoinmunes, incluyendo la tiroiditis de Hashimoto y el lupus.

La endometriosis puede estar en la familia; generalmente afecta a
mujeres entre 25 y 49 años, pero puede comenzar incluso a los 11 años.
Generalmente termina con la menopausia, aunque la terapia de
sustitución del estrógeno puede reactivar la enfermedad.

Aunque se han publicado más de 4500 artículos de investigaciones sobre
la endometriosis, la causa de la enfermedad continúa siendo un misterio.

Ahora, debido a investigaciones que relacionan la exposición a la
dioxina con la endometriosis en los monos rhesus, están apareciendo
ideas nuevas respecto a la enfermedad. En los monos rhesus, la
endometriosis se desarrolla de manera espontánea y se parece a la
enfermedad humana, tanto en el aspecto anatómico como clínico. En los
monos rhesus, las manifestaciones de la enfermedad incluyen el
crecimiento de quistes y adherencias que involucran a los ovarios, el
uréter, el colon y la vejiga; igual que en los seres humanos.

El reconocimiento de la dioxina como un factor que contribuye a la
enfermedad en los monos rhesus es considerado como un gran avance por
los científicos que han estudiando la enfermedad durante dos décadas o
más sin tener éxito al buscar la causa.

La nueva investigación revela una clara relación dosis-respuesta entre
los niveles de dioxina bajos en la dieta y el desarrollo de la
endometriosis en monos rhesus. A más dioxina, peor la endometriosis,
según experimentos realizados en la Universidad de Wisconsin y
publicados este mes por Sherry E. Rier y colaboradores en la revista
FUNDAMENTAL AND APPLIED TOXICOLOGY [2].

En 1977 se tomó una colonia de 24 monos rhesus hembras silvestres
[asilvestradas] que tenían entre 6 y 10 años de edad. Desde 1977 hasta
1983, los animales se mantuvieron en el Laboratorio Animal de la
Universidad de Wisconsin; desde 1983 hasta el presente, los animales
han sido mantenidos en el Laboratorio Harlow para Primates en Madison,
Wisc. En 1977, los monos fueron separados al azar en 3 grupos de 8
animales cada uno. Los animales controles no fueron expuestos a la
dioxina, los animales en el grupo de dosis bajas fueron expuestos a
5 "partes por trillón", ppt (en los E.U.A.: 1 'trillón'=1 billón) en su
dieta y los monos en el grupo de dosis altas fueron expuestos a 25 ppt.
La dioxina fue administrada en el alimento de los animales durante 5
años, desde 1977 hasta 1982. El objetivo de la investigación original
era ver si dosis bajas de dioxina en la dieta interferían en la
reproducción en la colonia de monos rhesus.

La relación de la dioxina con la endometriosis fue descubierta casi por
accidente. Como escribieron los mismos investigadores: "Este estudio se
emprendió hace 15 años para investigar los efectos, a largo plazo, de
la exposición a la dioxina sobre la reproducción de los monos rhesus.
Doce años después del inicio de este trabajo, [en 1989], un animal
expuesto a la dioxina murió y se observó en la autopsia que exhibía
endometriosis generalizada. En 1990 y 1992, otros dos animales tratados
con dioxina murieron de endometriosis infiltrante severa. Durante este
tiempo, nos dimos cuenta de que estos animales y otros en la colonia
exhibían síntomas parecidos a la enfermedad humana con la aparición de
la menstruación, incluyendo anorexia [disminución del apetito; aversión
a los alimentos] y comportamiento consistente con el dolor. En vista de
estos hallazgos, el presente estudio fue realizado para documentar la
endometriosis en esta colonia de monos en particular y para determinar
si la severidad de la enfermedad estaba correlacionada con la
exposición a la dioxina".

Este nuevo estudio describe los 17 monos vivos que actualmente quedan
en la colonia, más los 3 monos que murieron de endometriosis
generalizada y fueron evaluados mediante autopsias.

Los 17 monos vivos fueron sometidos a laparoscopia en 1992. La
laparoscopia es una clase de cirugía que se lleva a cabo con anestesia
general. Se hace una pequeña incisión en el abdomen y se inserta un
fino tubo óptico, de manera que los órganos internos del animal pueden
ser observados y fotografiados. En los seres humanos, al igual que en
los monos, la laparoscopia es la única manera segura de diagnosticar la
endometriosis, ya que algunas formas de cáncer producen los mismos
síntomas.

Entre los 20 monos, se determinó la presencia y severidad de la
endometriosis de acuerdo con los criterios humanos usando el sistema
revisado de la Sociedad Estadounidense de Fertilidad (American
Fertility Society, rAFS), el cual es aceptado universalmente. El
sistema rAFS clasifica la severidad de la endometriosis de acuerdo con
la cantidad, el tamaño y la localización de los implantes del
endometrio y la presencia de adherencias. Existen 4 fases de la
enfermedad: mínima, leve, moderada y severa.

Entre los monos rhesus, la incidencia de la enfermedad se
correlacionaba directamente con la exposición a la dioxina. La
endometriosis estaba presente en 71% de los animales tratados con 5 ppt
de dioxina y en 86% de los animales tratados con 25 ppt, a diferencia
de 33% de los animales que exhibieron la enfermedad en el grupo control.

La severidad de la enfermedad también estaba correlacionada con la
dosis de dioxina. De acuerdo con el sistema de clasificación de la
severidad, los animales controles no expuestos a la dioxina no
exhibieron la enfermedad (4 de 6 animales) o exhibieron la fase mínima
(2 de 6 animales). Los animales tratados con 5 ppt de dioxina no
presentaron la enfermedad (2 de 7 animales), mostraron enfermedad leve
(1 de 7 animales) o enfermedad moderada a severa (3 de 7 animales).
Entre los animales dosificados con 25 ppt de dioxina, 5 de 7 animales
exhibieron enfermedad moderada a severa y sólo uno no desarrolló la
enfermedad.

Los autores concluyen: "Los resultados de estos estudios demuestran que
la exposición crónica al químico tóxico dioxina está correlacionada
directamente con un aumento en la incidencia de la endometriosis en los
monos rhesus. Como se pudo determinar por sistemas de puntaje
[estandarizados], las fases II [leve], III [moderada] y IV [severa] de
la enfermedad se encontraron exclusivamente en los animales expuestos
bien sea a 5 ó 25 ppt de dioxina. Además, la severidad de la
enfermedad, como queda reflejada por el puntaje [estandarizado de
severidad], estaba correlacionada positivamente con las dosis de
dioxina diarias y acumuladas".

La historia reproductora de estos monos en particular había sido
reportada previamente. La función reproductora de las madres expuestas
a 5 ppt no fue significativamente distinta del grupo control. Siete de
ocho hembras cruzadas después de 7 meses de exposición a 5 ppt de
dioxina pudieron concebir; 6 de estas hembras parieron crías viables y
una parió una cría muerta. A diferencia de esto, entre los monos
dosificados con 25 ppt, sólo 5 pudieron concebir y de estos sólo uno
parió una cría viable; hubo 3 abortos espontáneos y una cría murió poco
después de nacer.

Estos datos sugieren que la exposición materna a la dioxina antes y
durante el embarazo puede tener como resultado la mortalidad fetal sin
que se manifiesten efectos tóxicos en la madre. Actualmente las
personas en los países industrializados consumen un promedio de 133
picogramos [billonésima parte de un gramo] de dioxinas al día, 90 por
ciento de ellas en el pescado, la carne y los productos lácteos, según
la Organización Mundial de la Salud [3].

Un estudio alemán de 1992 reveló que, en los seres humanos, la
endometriosis está correlacionada con la presencia de PCB [4],
confirmando así los hallazgos reportados por primera vez en 1985 que
relacionan los PCB con la endometriosis en los monos rhesus [5]. Los
PCB y la dioxina interfieren en los sistemas inmune y endocrino (el
sistema de control químico del cuerpo, formado por las glándulas
endocrinas, las cuales producen hormonas). Los investigadores han
sospechado por algún tiempo que la endometriosis es causada de alguna
manera por el mal funcionamiento tanto del sistema inmune como del
endocrino.

La Dra. Audrey Cummings, de la U.S. Environmental Protection Agency,
actualmente está realizando investigaciones de laboratorio para ver si
la exposición a la dioxina causa cambios parecidos a la endometriosis
en ratas.

La dioxina y los PCB no son los únicos culpables potenciales. Como el
Dr. Theo Colborn ha mostrado recientemente, ahora se piensa que por lo
menos 45 químicos ampliamente distribuidos en el medio ambiente,
incluyendo 35 pesticidas y 10 químicos industriales, dañan o perjudican
los sistemas endocrinos de peces, aves y mamíferos, incluyendo los
seres humanos [6].

Para más información sobre la endometriosis, contacte a: The
Endometriosis Association, 8585 North 76th Place, Milwaukee, WI 53223.
Fax: (414) 355-6065. Las familias afectadas por la enfermedad pueden
llamar a la Asociación por su línea gratuita: 1-800-992-3636 para
solicitar un paquete gratuito con información.

--Peter Montague (National Writers Union, UAW Local 1981/AFL-CIO)

=====

[1] David E. Larson, editor, MAYO CLINIC FAMILY HEALTH BOOK (N.Y.:
William Morrow, 1990), págs. 1101-1102.

[2] Sherry E. Rier y otros, "Endometriosis in Rhesus Monkeys (MACACA
MULATTA) Following Chronic Exposure to 2,3,7,8-Tetrachlorodibenzo-P-
dioxin", FUNDAMENTAL AND APPLIED TOXICOLOGY Vol. 21 (1993), págs. 433-
441.

[3] World Health Organization, SUMMARY REPORT; CONSULTATION ON
TOLERABLE DAILY INTAKE FROM FOOD OF PCDDS AND PCDFS [REPORT NO.
EUR/ICP/PCS 030(S) 0369N] (Geneva, Switzerland: World Health
Organization, 1990).

[4] I. Gerhard y B. Runnebaum, "Grenzen der Hormonsubstitution bei
Schadstoffbelastung und Fertilitatsstorungen", ZENTRALBLATT FUR
GYNAKOLOGIE", Vol. 114 (1992), págs. 593-602.

[5] J.S. Campbell y otros, "Is simian endometriosis an effect of
immunotoxicity?" Presented at the Ontario Association of Pathologists
48th Annual (1985) Meeting, London, Ontario, citado en Sherry Rier,
nota 2, arriba.

[6] Theo Colborn y otros, "Developmental Effects of Endocrine-
Disrupting Chemicals in Wildlife and Humans", ENVIRONMENTAL HEALTH
PERSPECTIVES Vol. 101 No. 5 (October 1993), págs. 378-384.

Palabras claves: endometriosis; mcs; sistema inmune; sistema endocrino;
alergias; lupus; tiroiditis de hashimoto; monos rhesus; estudios;
investigaciones de laboratorio; university of wisconsin biotron; harlow
primate lab; laparoscopia; audrey cummings; epa; theo colborn;
pesticidas;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (27)