Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#329 - Cómo Llegamos Hasta Aquí -- Parte 2: Quién Asumirá La Responsabilidad Por Los PCB, 17-Mar-1993

La historia de los PCB es un drama alegórico de nuestros tiempos sobre
la moral.

Los PCB (bifenilos policlorados) se descubrieron durante el siglo 19,
cuando el petróleo todavía era más una curiosidad que una base
reconocida para la civilización más poderosa del mundo. A medida que se
extendía el uso del automóvil en este siglo (Henry Ford inventó la
cadena de ensamblaje alrededor de 1910), creció la demanda de gasolina.
Al extraerse la gasolina del petróleo crudo sobraban grandes cantidades
de otros químicos, como el benceno. Los profesionales de la química
comenzaron a jugar con estos químicos, para ver si podía fabricarse
algo útil a partir de los subproductos apestosos como el benceno.

Si usted calienta benceno en las condiciones adecuadas, usted
puede 'pegar' dos anillos bencénicos, creando difenilo. Si entonces
usted expone el difenilo al gas cloro en las condiciones adecuadas,
usted puede crear difenilos (o bifenilos, como los llamamos hoy en día)
clorados. Agregando más o menos cloro se producen compuestos con
diferentes propiedades, y así aparecieron los PCB (bifenilos
policlorados, una familia de 75 compuestos). Los bifenilos policlorados
no son solubles en agua, no se queman, no conducen electricidad, no se
descomponen durante su uso y conducen el calor muy bien -¡voilá! Un
excelente candidato para una variedad de usos en los florecientes
campos de los equipos de energía eléctrica y de la electrónica.

Para 1914 ya se habían escapado suficientes PCB al ambiente como para
dejar cantidades medibles en las plumas de las aves que se encuentran
hoy en día en los museos [1].

Como vimos anteriormente (REHN #327), para mediados de la década de
1930 Monsanto estaba produciendo PCB comercialmente y los PCB habían
creado un problema de salud pública suficientemente grande como para
atraer a los investigadores académicos, al Servicio de Salud Pública de
los E.U.A. (U.S. Public Health Service) y a varios grandes productores
y consumidores industriales de PCB.

En 1936, un oficial superior del Servicio de Salud Pública de los
E.U.A. (U.S. Public Health Service) describió a una mujer y su hijo,
los cuales habían desarrollado cloracné (una combinación de puntos
negros y "pústulas") simplemente por el contacto con las ropas de un
trabajador. El mismo oficial escribió: "además de estas lesiones de la
piel, entre los trabajadores que inhalan estos gases han aparecido
síntomas de envenenamiento sistémico" [2].

Para 1947 E.C. Barnes, del departamento médico de Westinghouse escribió
en un memorándum interno de la compañía, que la exposición prolongada a
gases de PCB "puede producir daños dentro del cuerpo, los cuales pueden
ser discapacitantes o podrían ser mortales" [3].

Para 1959, el subdirector del Departamento Médico de Monsanto le
escribiría al Administrador de Higiene Industrial de Westinghouse
diciendo: "...suficiente exposición, bien sea por inhalación de vapores
o por contacto con la piel, puede resultar en cloracné, lo que pienso
podemos suponer es un indicio de un daño más sistémico si se permitiera
que continuara la exposición" [4].

En 1968, cuando 1300 residentes de Kyushu, Japón, se enfermaron después
de comer arroz contaminado con PCB, el "establishment" mundial de la
salud pública despertó de un largo sueño y comenzó a examinar los PCB,
que para ese momento estaban en todas partes.

A finales de 1971, un grupo de empleados de Westinghouse se reunió para
discutir los PCB y se dieron cuenta de que los mismos se concentran en
la cadena alimentaria. Un memorándum que resumía la reunión decía: "De
manera general se concluyó que...existen suficientes evidencias de que
los PCB pueden ser perjudiciales para la salud de la vida animal y
humana y que los riesgos de ignorar las evidencias que existen eran
[sic] inapropiados para Westinghouse" [5]. Sin embargo, el memorándum
de 1971 recomendaba que se continuaran usando los PCB.

Casi 20 años después, a finales de la década de 1980, investigadores
comenzaron a encontrar que los trabajadores expuestos a los PCB estaban
muriendo de cáncer de la piel y, quizás, de cáncer del cerebro.
Westinghouse y Monsanto mantienen que ellos siempre les informaron a
sus trabajadores todo acerca de los peligros de los PCB; pero en la
década de 1990 los trabajadores han comenzado a demandar por daños,
diciendo que las compañías los habían engañado.

Recientemente en una corte en Travis County, Texas, Westinghouse emitió
un memorándum de 22 páginas que no lleva fecha, pero del cual los
oficiales de la compañía dicen que fue escrito por un abogado empleado
de la Westinghouse en 1987 ó 1988 [6]. En el memorándum, el abogado de
Westinghouse describe vastos registros en papel y microfilm mantenidos
por el Departamento de Higiene Industrial de Westinghouse: "La mayoría
de los documentos en los archivos de Higiene Industrial son potenciales
evidencias irrefutables", dice el memorándum. El memorándum
continúa: "Los archivos están llenos de documentación que critica,
desde la perspectiva de la higiene industrial, las operaciones de
producción y los procedimientos que no tienen que ver con la producción
de Westinghouse. Esta documentación frecuentemente señala deficiencias
en las operaciones de Westinghouse y sugiere recomendaciones para
corregir estas deficiencias. Los archivos de Higiene Industrial
contienen información que detalla las diferentes sustancias químicas
usadas en las plantas de Westinghouse a lo largo de los años y
frecuentemente lo inadecuado en el uso y en el manejo de las sustancias
por Westinghouse. Los archivos contienen muchos años de resultados de
exámenes [médicos] a los empleados, algunos de ellos desfavorables",
dice el memorándum [7].

El memorándum dice que los ejecutivos de Westinghouse deben hacer
ciertas preguntas antes de decidir mantener o destruir los registros
que tienen las evidencias irrefutables. La primera pregunta
es: "¿Cuáles son las probabilidades de litigio? ¿[Los litigios] están
pendientes o son inminentes?" La segunda pregunta es: "En caso de
litigio, ¿cuál de las partes llevaría la carga de las pruebas?"

El memorándum dice entonces: "Nosotros recomendamos que todos aquellos
archivos generados antes de 1974 sean desechados... En nuestra opinión,
los riesgos de mantener estos archivos en general exceden
substancialmente las ventajas de mantenerlos..."

Los oficiales de Westinghouse niegan que el memorándum haya sido
cumplido. Ellos dicen que todos los registros de la compañía todavía
están intactos. Sin embargo, en una demanda de Nevada Power and Light
(NP&L) contra Westinghouse, Westinghouse no mostró documentos, tales
como correspondencia entre Westinghouse y Monsanto, solicitada por NP&L
en un procedimiento de "revelación". Monsanto, por el otro lado, mostró
correspondencia con oficiales de Westinghouse [4]. NP&L está demandando
a Westinghouse, GE y Monsanto por $48,5 millones en indemnización por
costos en los que la compañía eléctrica dice que incurrió debido a los
PCB en los equipos de energía eléctrica.

Además, en testimonio jurado en el caso NP&L, tres empleados o antiguos
empleados de Westinghouse describieron de qué manera los archivos que
ellos habían mantenido sobre los PCB les fueron quitados por empleados
del departamento legal de Westinghouse en la década de 1980 y nunca les
fueron devueltos.

No está claro por qué Westinghouse le entregó el memorándum con
evidencias irrefutables al abogado opositor en la demanda de Texas. En
cualquier caso, los abogados de Westinghouse intentaron que el
documento fuese declarado "con inmunidad", de manera que se mantuviera
en secreto. El 9 de febrero de 1993, el Juez Paul R. Davis de Texas
falló en contra de Westinghouse, diciendo que el memorándum "cae dentro
de la exención de crimen/fraude para documentos con inmunidad" según la
ley de Texas debido a que, el Juez dijo, el memorándum fue "preparado y
describe un plan para cometer fraude en las cortes de esta nación".
Westinghouse niega la intención de fraude, pero destruir documentos que
pudieran necesitarse en litigios inmediatos está prohibido según la ley
de los E.U.A.

Westinghouse tendrá muchas oportunidades para rescatar su buen nombre
en los próximos años. Si los oficiales de la compañía todavía tienen
todos los registros que datan hasta la década de 1930, serán capaces de
mostrar documentos relevantes durante los procedimientos
de "revelación" en docenas de demandas ahora inminentes o que ya han
sido introducidas. Más de mil individuos ya han introducido demandas
contra Westinghouse, buscando compensación por presuntos daños por las
exposiciones en el lugar de trabajo.

Durante esta década de 1990, el drama alegórico de los PCB sobre la
moral pasará por las cortes, donde la única salida para los proveedores
de los PCB puede que sea el Capítulo 11 de la bancarrota.

Puede que algunos vean en esta historia las maquinaciones malévolas de
criminales corporativos. Pero puede que otros encuentren en esta
historia individuos con buenas intenciones atrapados en circunstancias
que ellos piensan los obligaron a tomar decisiones que ellos, como
individuos, nunca podrían aprobar.

En SYMA #327 escuchamos a F.R. Kaimer, de General Electric, describir
la reacción HUMANA de los ejecutivos de GE respecto al desfiguramiento
y al dolor de los trabajadores de GE expuestos a los PCB: "Tuvimos
otros 50 hombres en muy mala condición en lo que respecta al acné. La
primera reacción que tuvieron varios de nuestros ejecutivos fue
tirarlo -sacarlo de nuestra planta. Ellos no querían tratar los cables
con algo así. Pero eso era fácil decirlo pero no era tan fácil de
hacer. De la misma manera hubiéramos podido echar nuestra empresa por
la borda y decir 'cerraremos', porque no había un substituto y no hay
ninguno hoy en día a pesar de todos los esfuerzos que hemos hecho por
encontrar uno a través de todos nuestros laboratorios de
investigaciones" [7].

Al final, no importa qué fue lo que motivó a los actores de nuestra
historia de los PCB. Bien fuese que estaban motivados por el bien o el
mal, el remedio necesario es el mismo.

Como sociedad y como especie no podemos sobrevivir al lanzamiento de
muchas familias más de químicos como los PCB o los CFC. Sin embargo, la
forma de organización corporativa protege a quienes lanzan tales
químicos, evitando que ellos COMO INDIVIDUOS sientan las consecuencias
de sus acciones. La salida a este enredo es devolverle la
responsabilidad a todos los individuos, eliminar el escudo corporativo
que evita que los individuos sientan las consecuencias de sus propias
acciones. A través de la reforma de los estatutos corporativos,
podremos devolverles a todos su humanidad esencial, su responsabilidad
por las decisiones que tomen en sus propias vidas.

--Peter Montague

=====

[1] Robert Risebrough y Virginia Brodine, "More Letters in theWind", en
Sheldon Novick y Dorothy Cottrell, editores, OUR WORLD IN PERIL: AN
ENVIRONMENT REVIEW (Greenwich, Conn.: Fawcett,1971), págs. 243-255.

[2] E.C. Barnes citado en Michael Schroeder, "Did Westinghouse Keep Mum
on PCBs?" BUSINESS WEEK August 12, 1991, págs. 68-70.

[3] Carta de Elmer P. Wheeler de Monsanto para H. Wilbur Speicher de
Westinghouse, 23 de octubre de 1959.

[4] Memorándum de G.W. Wiener, Director de Investigaciones, Power
Systems, Westinghouse, titulado "Minutes of pcb status", fechado 28 de
diciembre de 1971.

[5] Stuart Mieher, "Westinghouse Lawyer Urged in '88 Note That Toxic-
Safety Records Be Destroyed". WALL STREET JOURNAL February 26, 1993,
pág. A-4.

[6] Memorándum con evidencias irrefutables, sin fecha, por el abogado
de Westinghouse Jeffrey Bair y C.W. Bickerstaff, entonces Gerente de
Higiene Industrial Corporativa de Westinghouse.

[7] Cecil K. Drinker y otros, "The Problem of Possible Systemic Effects
From Certain Chlorinated Hydrocarbons", THE JOURNAL OF INDUSTRIAL
HYGIENE AND TOXICOLOGY Vol. 19 (September,1937), págs. 283-311.

Palabras claves: pcb; benceno; monsanto; phs; westinghouse; cloracné;
kyushu, japón; japón; tx; nevada power & light; fraude; ge; petróleo;
hidrocarburos clorados;

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (25)