Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#763 - De regreso en Nueva Jersey, 19-Feb-2003

Hace seis meses nos mudamos nuevamente a Nueva Jersey, y es bueno estar
de regreso. La mudanza afectó un poco nuestro programa de publicación,
pero pronto nos pondremos al día.

A mi manera de ver, la zona de la salida 9 de la autopista Turnpike es
un pedacito de cielo. Nueva Jersey es el Estado Jardín, donde los
activistas crecen como flores. Es un estado en el que usted puede ver
camisetas que proclaman "¡Soy del sindicato y con orgullo!" -y debido a
aquellos sindicatos, los sueldos en Nueva Jersey sobrepasan el promedio
nacional. Como resultado de esto, muchas personas tienen un respiro
para preocuparse por sus vecindarios y por la salud de sus hijos, e
incluso para escudriñar a su gobierno. (Sí señores, los sindicatos son
esenciales para el éxito de toda democracia. Los sindicatos también son
la piedra basal de la salud pública: la desigualdad es con mucho
nuestra principal enfermedad mortal [1] y los sindicatos son nuestra
mejor defensa contra la desigualdad. Cuando los sindicatos se
debilitan, las corporaciones le arrastran por el suelo y se salen con
la suya. Échele un vistazo. Pero estoy divagando.)

Nueva Jersey es un estado con una creciente Alianza por la Justicia
Ambiental (Environmental Justice Alliance), una Federación Ambiental
(Environmental Federation) estatal con 80 organizaciones miembros, y un
Consejo por el Medio Ambiente del Trabajo (Work Environment Council)
con 60 organizaciones miembros donde los trabajadores, la comunidad y
los activistas por el medio ambiente desarrollan estrategias juntos.
Ver http://www.njwec.org. Para completar, Nueva Jersey luce un servicio
de información único que mantiene a todos al tanto: el boletín Garden
State Environews reproduce fundamentalmente todo artículo sobre el
medio ambiente que aparezca en cualquiera de los periódicos estatales,
día tras día, semana a semana. ¡Qué dedicación tan fenomenal, y qué
recurso tan fenomenal! Ver http://www.gsenet.org. Ahora sólo
necesitamos un servicio parecido para las noticias sobre los
trabajadores, para que haya una mayor circulación por el puente entre
los trabajadores y el medio ambiente.

Pero por supuesto que hay una razón para toda esta energía, activismo y
dedicación. Todas las personas en Nueva Jersey viven a 10 millas o
menos de un vertedero de desechos tóxicos [2]. Hay por lo menos 12.648
sitios activos contaminados en el estado, y en este mismo momento se
están creando más [3]. Sí, aquí hay problemas reales. Dos informes
publicados recientemente revelaron que los ríos y el agua potable en
gran parte de Nueva Jersey están contaminados con metales tóxicos,
pesticidas, antibióticos, sustancias para retardar la combustión,
desodorantes, colorantes artificiales, cafeína, benceno, medicinas
contra el dolor, perfumes y fragancias, aditivos de gasolina como el
MTBE, antidepresivos, medicinas para la presión, píldoras
anticonceptivas, insulina, protectores solares, gasolina y hormonas que
fueron inyectadas en vacas pero que pronto filtraron al río más cercano
[4]. Un brebaje tóxico de bajo nivel, por cierto. ¡Bébaselo todo!

Mucho ha cambiado desde que dejamos Nueva Jersey en 1990 para ir a
trabajar para Greenpeace -una temporada que duró sólo 2 años pero que
nos alejó de Nueva Jersey por 12. Desafortunadamente, una cosa no ha
cambiado: Nueva Jersey (al igual que los otros 49 estados) continúa
enredada en una mentalidad de "evaluación de los riesgos".

Hasta que esa mentalidad de evaluación de los riesgos cambie, Nueva
Jersey nunca podrá proteger su medio ambiente o sus comunidades, nunca
podrá lograr justicia ambiental y continuará enfermando y matando a sus
trabajadores a un ritmo vergonzoso. Peor aún, el gobierno estatal
fingirá defender la justicia y la salud pública a la vez que hace
exactamente lo opuesto, socavando así la confianza de la gente en el
gobierno y eventualmente en los demás. Cuando se socava la confianza y
nos encontramos "jugando solos", no podemos mantener a las
corporaciones bajo control [5]. Por eso la mentalidad de evaluación de
los riesgos es la mejor amiga de las corporaciones.

¿Cómo se manifiesta la "mentalidad de evaluación de los riesgos"? De
estas formas:

Por ejemplo: cuando los científicos de la universidad publicaron su
espeluznante informe en el que enumeraban 600 químicos industriales en
las aguas del estado, un reportero quiso saber qué significaba todo
aquello. El científico investigador en jefe respondió la pregunta de
esta manera: "La pregunta es: '¿Es esto algo con lo que el cuerpo se
enfrenta a niveles bajos, lo metaboliza y no hay problema? ¿O es algo
que se acumula en el cuerpo? Para ser honesto, sólo estamos comenzando
a ocuparnos de esta pregunta". En otras palabras, lo que todo esto
quiere decir es "incertidumbre científica"; pero créannos, nosotros
podemos "ocuparnos de esa pregunta" eventualmente. Hasta entonces, hay
que esperar.

El mensaje fue claro: los científicos tienen que determinar los efectos
combinados de todos estos químicos sobre los seres humanos y los
animales silvestres antes de que podamos concluir que hay un problema
que deba solucionarse. Necesitamos pruebas científicas de los daños
antes de que podamos justificar alguna acción para protegernos. Ésa es
la esencia de un enfoque de evaluación de los riesgos, y es endémica en
toda Nueva Jersey (y en los otros 49 estados). Es el principal
principio operativo del Departamento de Protección Ambiental de Nueva
Jersey, e incluso de muchos ambientalistas bien intencionados. No es de
extrañar que Nueva Jersey sea un lodazal tóxico y continúe empeorando
[6].

Estudiemos por un momento el enfoque de la universidad basado en los
riesgos. Ahora los científicos saben que algunos químicos individuales
actúan biológicamente sobre los seres humanos a niveles muy bajos -
particularmente sobre los seres humanos en el útero. Algunos químicos
afectan a las hormonas a niveles que se miden en "partes por trillón"
(en los EE.UU.: 1 'trillón'=1 billón), otros en cantidades bajas
de "partes por billón" (en los EE.UU.: 1 'billón'=mil millones) [7].
Además, ahora unos cuantos estudios han mostrado que niveles
inofensivos de varios químicos individuales pueden sumarse produciendo
daños [8]. Pero realizar las pruebas para medir los efectos de mezclas
de químicos es extremadamente costoso y consume mucho tiempo -así que
probar las mezclas seguirá siendo una curiosidad científica pero
probablemente nunca se convertirá en una rutina. Nunca podremos
determinar los efectos precisos sobre los hijos de una mujer embarazada
que bebe (y respira) un brebaje tóxico de mercurio, PCB, manganeso,
líquido de lavado al seco, benceno, píldoras anticonceptivas y quién
sabe qué más. Por último, si estamos bebiendo (o respirando) estos
químicos todos los días, no importa si se acumulan o no en nuestros
cuerpos. Incluso si los excretásemos todos cada día, recibiremos una
nueva carga todos los días, de manera que nuestros cuerpos están
continuamente inundados de tóxicos industriales exóticos. ¿Puede esto
ser bueno para los bebés? ¿Es esto lo que queremos para nuestros bebés?
¿En verdad necesitamos a los científicos para que respondan estas
preguntas por nosotros? Pregúntele a cualquier mamá.

No, el enfoque basado en los riesgos estudiaría un problema como el de
las aguas (y el aire) contaminadas de Nueva Jersey por 100 años y aún
así nunca alcanzaría consenso científico respecto a la naturaleza del
peligro. Las corporaciones, por supuesto, adoran este enfoque basado en
los riesgos debido a que les permite hacer sus cosas en nuestra agua
sin siquiera asumir ninguna responsabilidad por los peligros que
ocasionan. A ellas nunca se les piden cuentas ni se les llama la
atención debido a que el problema siempre debe estudiarse más.

Un enfoque mucho más inteligente dice: "toda esta porquería en nuestro
medio ambiente probablemente no sea buena para los bebés, o para los
peces, y podríamos determinar metas específicas para limpiar nuestras
aguas y entonces dar verdaderos pasos para alcanzar nuestras metas.
Podríamos medir nuestro progreso cada año. Podríamos seguir estudiando
los daños de los químicos individuales y divulgar ese conocimiento a lo
largo y ancho para que la gente sepa exactamente cómo se está gastando
el dinero de sus impuestos y por qué. Sí necesitamos la mejor
información científica posible. Pero retrasar la acción hasta que
tengamos un consenso científico acerca de los peligros que representan
las combinaciones de 600 venenos industriales es una fórmula para caer
en problemas interminables". Algunos llamarían esto "acción
preventiva". Otros lo llamarían sentido común. Pero no es la forma en
que piensa el Departamento de Protección Ambiental de Nueva Jersey, y
francamente muchos ambientalistas fuertes (y periodistas) aún no
piensan de esta manera tampoco.

He aquí un artículo reciente del boletín GARDEN STATE ENVIRONEWS del 27
de diciembre de 2002:

"Once organizaciones, incluyendo grupos de pesca y ambientalistas,
enviaron una carta al Comisionado Campbell del Departamento de
Protección Ambiental de Nueva Jersey (N.J. Department of Environmental
Protection, NJDEP) instando al estado a que ponga la salud pública por
delante cuando actualice los avisos sobre el consumo de PCB para
ciertas especies de agua salada (róbalo rayado, pez azul, anguila,
langosta y cangrejos azules) pescados en las aguas de N.J. Aunque el
Estado se está moviendo en dirección a proteger más la salud humana,
existe un debate acerca de cuán protectores deberían ser los avisos y
cómo presentarle los riesgos de cáncer al público.

Los grupos le recomendaron al estado emitir los avisos de salud pública
basados en un riesgo de cáncer de 1 en un millón (un menor riesgo de
contraer cáncer), y dijeron que los avisos basados en 1 en 100.000 (un
riesgo moderado de contraer cáncer) son el mínimo absoluto. Los avisos
actuales están basados en un riesgo de cáncer de 1 en 1000 (un mayor
riesgo de contraer cáncer)".

Este artículo da la impresión de que los PCB son los únicos químicos de
interés en el pescado de N.J. y el cáncer es la única enfermedad por la
cual preocuparse. Sin embargo, si cualquiera se toma el tiempo de
buscar, encontrará docenas -quizás muchas docenas- de venenos
industriales en el pescado de Nueva Jersey. Los efectos sumados de
aquellos venenos en quienes comen pescado nunca podrán establecerse con
una certeza científica. Como mínimo sabemos que casi todos los peces en
Nueva Jersey tienen mercurio [9] además de PCB (más muchos de los
químicos industriales enumerados antes) -así que cualquiera que coma lo
que pesque en Nueva Jersey estará jugando a la ruleta rusa con cáncer,
daños cerebrales ligeros, problemas reproductores, sistemas inmunes
perjudicados y daños a sus hormonas- más el gran peligro de pasarle
estos problemas a la próxima generación. ¿Va de pesca en Nueva Jersey?
Cómo no, pero tiene que ser pesca con devolución o "catch and release".
Seamos francos: sólo un loco se comería un pescado tan contaminado. Y
sólo un sinvergüenza le escondería estos peligros al público fingiendo
que los únicos contaminantes de los cuales hay que preocuparse son los
PCB y el único peligro es el cáncer. Este es el enfoque basado en los
riesgos en su peor forma, debido a que indudablemente perjudica a
algunas personas al fingir protegerlas.

He aquí otro ejemplo:

El otro día me encontré en una reunión a Jane Nogaki, una de las
activistas más maravillosas de Nueva Jersey, una ambientalista y líder
comunitaria quien nos hace al resto de nosotros sentirnos culpables con
sus más de 25 años de servicio dedicado y su sonrisa paciente mientras
hunde el cuchillo en los contaminadores corporativos. Por dar un
ejemplo de la destreza de Jane: en el tiempo en que Christie Todd
Whitman fue la gobernadora de Nueva Jersey y las protecciones
ambientales y de los trabajadores quedaron permanentemente estancadas
al nivel estatal, Jane fue de pueblo en pueblo y convenció a 87
comunidades individuales para que adoptaran una ordenanza preventiva
del pesticida menos tóxico para proteger a los estudiantes y los
empleados en sus escuelas. Poco después de que Christie Whitman huyera
de Nueva Jersey (dejando como legado un déficit de $5 mil millones)
para aplicar su filosofía de "cumplimiento voluntario" como directora
de la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. (U.S. Environmental
Protection Agency, EPA), el enfoque preventivo de Jane Nogaki respecto
a los pesticidas en las escuelas se convirtió silenciosamente en una
ley estatal de Nueva Jersey.

Bueno, me dice Jane, "Nueva York ha aprobado una ley que prohibe el uso
de arsénico en los equipos nuevos de juegos de patio para niños. ¿No
crees que a N.J. le sería útil una ley como ésa?" Comienzo a responder
cuando se mete un caballero que está parado cerca. Creo que su trabajo
está financiado en parte por el Departamento de Agricultura de los
EE.UU., una agencia maderera y además obsoleta. Inmediatamente, el
hombre lleva la conversación al territorio conocido de la evaluación de
los riesgos:

Caballero: "Yo he estado viendo esto, y el único sitio en el que
pudiera esperarse encontrar arsénico es en la tierra que está
inmediatamente alrededor de los postes que sostienen la estructura de
juego. Allí no perjudicará a nadie", dice en el clásico estilo de los
evaluadores de riesgos.

Jane, sonriendo: "De hecho, están encontrando arsénico por todas las
estructuras de juego, donde les puede caer en las manos a los niños. El
arsénico produce cáncer y es un peligro para los niños".

Caballero: "Por lo que he leído, es sólo la madera recién tratada la
que tiene arsénico en la superficie. A medida que pasa el tiempo, el
arsénico ya no puede medirse, así que hay poco o ningún peligro", dice,
en el mejor estilo de los evaluadores de riesgos.

"De hecho", dice Jane, sonriendo, "Yo he estado leyendo justamente lo
contrario. Son los equipos más viejos los que tienen la mayor cantidad
de arsénico sobre la madera". El caballero se queda callado. Jane lo ha
atrapado [10].

Hablo por primera vez. "Esta es una conversación de evaluación de los
riesgos", digo. "Quizás ayudaría un enfoque preventivo. Un enfoque
preventivo preguntaría: ¿cuáles son nuestras alternativas?, ¿de qué
otras maneras se les puede proporcionar equipos de juego a los niños?"

Jane muestra una gran sonrisa. "Sí, hay preservativos sin arsénico para
la madera, hay diferentes tipos de madera que no requieren
preservativos, hay plásticos y hay equipos de juego de metal", dice.

Caballero: "Las maderas exóticas cuestan por lo menos 20% más que el
pino amarillo tratado con arsénico y no son lo suficientemente
fuertes". Un maderero hasta el final.

Yo digo: "Las instalaciones de juego de mi primera escuela pudieran
fácilmente estar en uso hoy en día, 50 años después. Estaban hechas de
metal sólido".

En ese momento iba a empezar la reunión y nuestra conversación terminó.
Reflexiono sobre el hecho de que el caballero ha estado usando un
enfoque basado en los riesgos para defender el statu quo, haciendo lo
que podía para evitar que personas como Jane y yo formulen las
preguntas preventivas más básicas: (a) ¿Cuáles son nuestros objetivos
para nuestros hijos y para la calidad de nuestro medio ambiente? (b)
¿Cuáles son nuestras opciones para lograrlos? (c) ¿Cómo podemos
prevenir los problemas antes de que comiencen? (d) ¿No deberían las
corporaciones probar sus productos antes de que se les permita
comercializarlos?

Aquellas preguntas son fundamentalmente diferentes de: "¿cuánta madera
tratada con arsénico es segura para los niños que juegan? o ¿cuánto
pescado contaminado con PCB, mercurio y Viagra puede comer una mujer
embarazada sin dañar el cerebro de su hijo que aún no ha nacido?"

Las verdaderas respuestas a las preguntas preventivas pueden obtenerse
a través de un proceso de debate democrático. Por el otro lado, las
verdaderas respuestas a las preguntas de los riesgos siempre serán
desconocidas, sujetas a la interminable incertidumbre científica.
Mientras permitamos que la incertidumbre nos paralice mientras buscamos
el santo grial del consenso científico, las corporaciones mandarán y
nuestros hijos se enfermarán: cáncer, asma, coeficientes intelectuales
reducidos, déficit de atención; todas las cosas que en este momento
aquejan a los niños de Nueva Jersey y que están empeorando.

Fue el pensamiento de evaluación de los riesgos el que creó a Nueva
Jersey como lo que es hoy en día: peligrosamente contaminada por
decisiones corporativas irresponsables, asistidas por los gobiernos y
los científicos evaluadores de riesgos. La mejor posibilidad para
voltear las cosas es comenzar a pensar y hablar de manera preventiva.
Podemos hacerlo. Está comenzando a suceder. Mientras sigamos teniendo
la libertad de palabra, esta oleada es algo que los violadores de Enron-
Halliburton-Monsanto sencillamente no pueden detener.

--Peter Montague

===============

[1] Ver Rachel's #497, #584 y #654 y ver Richard Wilkinson, UNHEALTHY
SOCIETIES: THE AFFLICTIONS OF INEQUALITY (New York: Routledge, 1997;
ISBN: 0415092353); y ver la bibliografía en D. Raphael, INEQUALITY IS
BAD FOR OUR HEARTS: WHY LOW INCOME AND SOCIAL EXCLUSION ARE MAJOR
CAUSES OF HEART DISEASE IN CANADA (Toronto: North York Heart Health
Network, 2001). Y ver, por ejemplo: Ana V. Diez Roux y
otros, "Neighborhood of Residence and Incidence of Coronary Heart
Disease", NEW ENGLAND JOURNAL OF MEDICINE Vol. 345, No. 2 (July 12,
2001), págs. 99-106. Y: Michael Marmot, "Inequalities in Health", NEW
ENGLAND JOURNAL OF MEDICINE Vol. 345, No. 2 (July 12, 2001), págs. 134-
136. Y ver las extensas bibliografías en: M. G. Marmot y Richard G.
Wilkinson, editores, SOCIAL DETERMINANTS OF HEALTH (Oxford and New
York: Oxford University Press, 1999; ISBN 0192630695); David A. Leon,
editor y otros, POVERTY, INEQUALITY AND HEALTH: AN INTERNATIONAL
PERSPECTIVE (Oxford and New York: Oxford University Press, 2001; ISBN
0192631969); Norman Daniels y otros, IS INEQUALITY BAD FOR OUR HEALTH?
(Boston: Beacon Press, 2000; ISBN: 0807004472); Ichiro Kawachi, y
otros, THE SOCIETY AND POPULATION HEALTH READER: INCOME INEQUALITY AND
HEALTH (New York: New Press, 1999; ISBN: 1565845714); Alvin R. Tarlov,
editor, THE SOCIETY AND POPULATION HEALTH READER, VOLUME 2: A STATE
PERSPECTIVE (New York: New Press, 2000; ISBN 1565845579).

[2] "Greening the Garden State [Editorial]", New York Times November
16, 2002, pág. A16.

[3] Evan van Hook, Comisionado Asistente para la Restauración de los
Sitios, Departamento de Protección Ambiental de N.J., participando en
una "Mesa redonda sobre los 'Brownfields'" en la oficina del Consejo
por el Medio Ambiente del Trabajo en Trenton el 10 de enero de 2003. La
lista de 1200 páginas de los sitios contaminados activos de Nueva
Jersey está disponible en http://www.nj.gov/dep/srp/kcs-nj/.

[4] Alex Nussbaum, "NJ Water Contains Traces of Daily Life", Bergen
Record 5 de marzo de 2003. Y ver Peter Hall, "Of 923 Private Wells
Tested in New Jersey, 84 Percent Fail to Meet Standards", [Easton, Pa.]
Express-Times January 26, 2003. Y ver Chris Gosier, "Water Detectives
Search for Poisons", [Parsippany, NJ] Daily Record March 3, 2003. Y
ver "Analyzing the Ignored Environmental Contaminants", Environmental
Science and Technology [ES&T] April 1, 2002, págs. 140A-145A.

[5] Robert D. Putnam, Bowling Alone; The Collapse and Revival of
American Community (New York: Simon and Schuster, 2000; ISBN 0-684-
83283-6).

[6] Cualquiera que crea que esta caracterización del Estado Jardín es
imprecisa o injusta debe leer los ocho artículos sobre la contaminación
de las aguas subterráneas de Matthew Brown y Jan Barry publicados en el
diario Bergen Record del 22, 23 y 24 de septiembre de 2002.

[7] Ver por ejemplo Frederick vom Saal y otros, "A Physiologically
Based Approach to the Study of Bisphenol A and Other Estrogenic
Chemicals on the Size of Reproductive Organs, Daily Sperm Production,
and Behavior", Toxicology and Industrial Health Vol. 14, Nos. 1 y 2
(1002), págs. 239-260.

[8] David O. Carpenter y otros, "Understanding the Human Health Effects
of Chemical Mixtures", Environmental Health Perspectives Vol. 110
Supplement 1 (February 2002) págs. 25-42.

[9] Jonathan Schuppe, "Poison-Fish Delays Have DEP on Hook", Newark
Star-Ledger August 13, 2002.

[10] Ver Renee Sharp, Paul Bogart y otros, THE POISONWOOD RIVALS
(Washington, D.C.: Environmental Working Group, 2001). Y ver Sean Gray
y Jane Houlihan, ALL HANDS ON DECK (Washington, D.C.: Environmental
Working Group, 2002). Ambos disponibles en
http://www.ewg.org/issues/home.php?i=7.

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (17)